Frases Deseo

Citas Deseo


El peón adelantado tiene alma, como el hombre, deseos que yacen en él inexpresivos y temores cuya subsistencia apenas él mismo barrunta.

Los Deseos y las Creencias tan solo son pensamientos y pensamientos.

No tienes por que usar tus palabras. Tan solo tienes que sentirlo en tu interior. Esa chispa de deseo.

Quiero esto. Deseo esto. Me encanta esto. Lo abrazo. Lo aprecio…Este deseo es el principio de toda Atracción. El deseo es lo que lleva a la Eternidad a lo Eterno.

Cuando tu vibración coincida con su deseo, todas las cosas en su costumbre gravitaran para cumplir con esa coincidencia cada vez.

¿Pide y se te dará?. Tu pides con tus deseos. Eso que llamas deseo, eso es lo que pides.

Los deseos, etc. centrados en la mente, son objetos (del conocimiento). Es necesario meditar sobre la consciencia citt como Testigo de tales modificaciones mentales. Este estado se llama savikalpa-samadhi asociado con un objeto (del conocimiento).

Cuando las cadenas del deseo y la ilusión han sido despedazadas, todas las dudas disipadas, y los diversos tipos de karma disueltos, se realizan Aquel que, al mismo tiempo esta arriba y abajo. Aquel que, a la vez, es trascendente e inmanente.

La Consciencia ilumina al deseo, a la decisión y a la inseguridad, a la fe y a la incredulidad, ala perseverancia y a la inconstancia, a la humildad, la comprensión, el temor, etc. porque (Ella) es una unidad.

El deseo del universo de despertarse a si mismo es lo que sientes como tu deseo personal de despertar.

El deseo que se desprecia por la única razón de no poder satisfacerlo es uno de los mayores enemigos del hombre.

El deseo de paz de la humanidad solo puede convertirse en realidad mediante la creación de un gobierno mundial.

Ahora que las guerras están llegando a su fin, deseo que ustedes sean capaces de prosperar en paz.

No me siento feliz por esta victoria. Estaría alegre, hermano, si la obtuviera estando parado al lado suyo, puesto que nos une la misma sangre, la misma lengua y deseos.

Sus antepasados vinieron a Macedonia y al resto de Grecia y nos hicieron gran daño, aunque no le habíamos agredido. Me han designado líder de los griegos, y el deseo de castigar a los persas lo he tomado de usted.

Toda incertidumbre es fructífera… siempre que vaya acompañada del deseo de comprender.

El deseo de no molestar a nadie, de no dañar a nadie, puede ser una señal de una ansiosa declaración.

¿Donde puedo encontrar un hombre gobernado por la razón y no por los hábitos y los deseos?

Nuestro deseo desprecia y abandona lo que tenemos para correr detrás de lo que no tenemos.

Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.

Ese es el grave problema de esta sociedad: esta llena de deseos de consumir y de aparentar, pero hay muy pocas ganas de ser.

La vida no esta ahí para satisfacer los deseos del primer perezoso que se presente. La vida no te corresponde sino en la medida en que te entregas a ella y te esfuerzas en superar tu egocentrismo.

No satisfacer los deseos no es sufrimiento, porque el prodigio es tener deseos.

A veces el deseo se disfraza de ironía.

¿Como decir este deseo de alma? Un deseo divino me devora; pretendo hablar, pero se rompe y llora esto que llevo adentro y no se calma.

Todo el trabajo apunta a que resuene en ti el deseo de ser consciente, lo que muchos llamamos despertar al testigo.

Si saltas dentro de tu mente empezaran a aparecer los problemas. Observa lo que arrastra: dolores, heridas, deseos… Siéntate y espera hasta que se aclare.

Sed como un niño que nunca crece: la única razón de que el estado infantil no perdure es el ‘deseo’.

El deseo intenso de la experiencia de Dios es en si mismo el camino para alcanzarlo.

Los obstáculos son la mente critica, las agitaciones y distracciones desagradables, el sueño o la falta de energía, la irritación y los deseos o fantasías.

Entonces, si hay algo que deseo, la idea no es salir y obtenerlo, sino expandir mi propia conciencia para permitir que la energía universal lo traiga a mi realidad aquí.

En el amor no puede haber ningún deseo para si.

En el amor no puede haber ningún deseo para si. Todo aquello que contiene tal deseo no es el amor. El amor es el fundamento del universo es la luz del alma.

Necedades vacío de cerebro que nunca han tratado de pensar, que toman su credo como toman sus modas, hablan de ateísmo como el resultado de la vida y la falta deseos viciosos.

Es mas valiente quien supera el deseo a quien supera al enemigo.

Solo hay una fuerza motriz: el deseo.

Considero mas valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria mas dura es la victoria sobre uno mismo.

Todas las acciones humanas tienen una o mas de estas siete causas: azar, naturaleza, compulsiones, habito, razón, pasión, deseo.

La pasión sexual es la causa del conflicto y el fin de la paz, es el fundamento de lo que es serio y, en consecuencia, la concentración de todo deseo.

Es difícil, sino imposible, definir el limite de nuestros deseos raciónales respecto de las posesiones.

En el jardín de tu corazón no plantes sino la rosa del amor, y no liberes al ruiseñor del afecto y del deseo. Aférrate a la compañía de los justos y elude toda asociación con los impíos.

Eres como una espada de excelente temple, oculta en la oscuridad de la vaina, y cuyo valor es desconocido para el artífice. Por tanto, sal de la vaina del yo y del deseo, para que tu valor se haga manifiesto y resplandeciente ante todo el mundo.

Aquel que es Vuestro Señor, el Todo misericordioso, abriga el deseo en Su corazón de contemplar a toda la raza humana como a una sola alma y un solo cuerpo.

El derecho natural de cada hombre no se determina, pues, por la sana razón, sino por el deseo y el poder.

Los hombres se creen libres porque ellos son conscientes de sus voluntades y deseos, pero son ignorantes de las causas por las cuales ellos son llevados al deseo y a la esperanza.

El deseo es la esencia mima del hombre, en cuanto se concibe determinada a actuar sobre algo, merced a cualquier afección dada a la propia esencia.

La energía contraída sanaras si tienes unos frecuentes e irreprimibles deseos de sonreír con los ojos del corazón.

Samsara es el mundo material en si mismo, y se refiere al deslumbramiento de deseos y poder que produce en el hombre.

[1/9]