LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

 
   NOVEDADES

NOVEDADES MÁS RECIENTES

F. DOBLES F. DESPERTAR F. FAMOSAS F. HUMOR F. AUTORES CUENTOS ZEN

FRASES VICTOR MARIE HUGO

CITAS Y PENSAMIENTOS VICTOR MARIE HUGO

Frases de Victor Marie Hugo sobre la preguntas y la conocimiento

| BUSCAR | DOBLES | FAMOSAS | HUMOR |
|
FILÓSOFOS | CONCIENCIA |

VICTOR MARIE HUGO

| FRASES | ESCRITOS |

Es un error cuando dicen que la esclavitud ha desaparecido de la civilización europea. Todavía existe, sólo que ahora pesa nada más que sobre la mujer y recibe el nombre de prostitución. Los miserables, Capítulo VIII, Chistus nos lieveratit.

Ciertas personas son malas únicamente por necesidad de hablar. Su palabra, conversación en los salones, en la antecámara, son como esas chimeneas que consumen pronto las leñas; no necesitan mucho combustible; y el combustible es el prójimo.

Feliz hasta en las angustias aquel a quien Dios concedió un alma digna del amor y de la desgracia. Quien no haya visto las cosas de este mundo, no ha visto ni sabe nada.

Primero fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre.Ahora es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales.

La felicidad suprema en la vida es tener la convicción de que nos aman por lo que somos, o mejor dicho, a pesar de lo que somos. De su obra, Los miserables

De la pregunta Einstein habla que es una enseñanza de la Ley de Atracción del Universo y Dios. Crees que el Universo es un lugar amigable para vivir.

El hombre es la más elevada de las criaturas. La mujer es el más sublime de los ideales. Dios hizo para el hombre un trono; para la mujer un altar.

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.

La pobreza, inmediatamente, pone al desnudo la vida material y la hace aborrecible, de ahí el ímpetu indecible en pos de la vida ideal.

El verdadero gobierno es aquél que nos ofrece un aumento en la luz y que no se atemoriza por el engrandecimiento de su pueblo.

Ciertos pensamientos son oraciones. Hay momentos en que cualquiera que sea la actitud del cuerpo, el alma está de rodillas.

La libertad de amar no es menos sagrada que la libertad de pensar. Lo que hoy se llama adulterio, antaño se llamó herejía.

En vano tallamos lo mejor posible ese tronco misterioso que es nuestra vida; la veta negra del destino aparecerá siempre.

Nada mejor que el sueño para engendrar el porvenir. La utopía de hoy es carne y hueso mañana. De su obra, Los miserables

El porvenir es un edificio misterioso que edificamos en la oscuridad y que más tarde deberá servirnos a todos de morada.

A los hombres que son bastante insensatos para decir: La humanidad no marchará, responde Dios con la tierra que tiembla.

Las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario; las inteligencias poderosas, en las cosas ordinarias.

La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo.

Las obras de la Naturaleza, no inferiores a las del genio, se imponen por cuanto participan de lo absoluto.

Un hipócrita es un paciente, en el doble sentido de la palabra: calcula un triunfo y sufre un suplicio.

Rezar es poner en contacto por medio del pensamiento, el infinito de abajo con el infinito de arriba.

El infortunio, el aislamiento, el abandono y la pobreza son campos de batalla que tienen sus héroes.

Amigos míos, retened esto: no hay malas hierbas ni hombres malos. No hay más que malos cultivadores.

Una vez en posesión de la felicidad, flaca meta de la vida, olvidamos la verdadera, que es el deber.

La fidelidad de muchos hombres se basa en la pereza, la fidelidad de muchas mujeres en la costumbre.

Produce inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.

La música expresa todo aquello que no puede decirse con palabras y no puede quedar en el silencio.

¡Cosa curiosa! El primer síntoma del amor en un joven, es la timidez; en una joven, es la audacia.

La libertad es, en la filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; en la política, el derecho.

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.

Es una cosa bastante repugnante el éxito. Su falsa semejanza con el mérito engaña a los hombres.

Los que padecéis porque amáis, amad más aún. Morir de amor es vivir. De su obra, Los miserables

Lo que se hace contra un niño, se hace contra Dios Geestemunde, en la novela El hombre que ríe.

¡Oh! No insultéis jamás a una mujer que cae. ¡Quién sabe bajo qué peso su pobre alma sucumbe!

No hay nada más inminente que lo imposible; lo que hemos de prevenir siempre es lo imprevisto.

El microscopio empieza donde el telescopio termina. ¿Cuál de los dos ofrece mejor panorama? .

El cuerpo humano no es más que apariencia y esconde nuestra realidad. La realidad es el alma.

Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura.

La felicidad es algo indeseable. Su falso parecido con el mérito engaña a los hombres.

No existe en el mundo nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo.

Señora, tened en cuenta que los príncipes gobiernan todas las cosas, salvo el viento.

La religión no es otra cosa que la sombra del universo sobre la inteligencia humana.

Es una cosa bien extraña la felicidad con que los infames creen merecer el triunfo.

Imputar la revolución a los hombres es echarle la culpa de la mareas a las olas.

No olvidemos jamás que lo bueno no se alcanza nunca sino por medio de lo mejor.

La conciencia es la cantidad de ciencia innata que tenemos en nosotros mismos.

La muerte esta tan segura de su victoria, que nos da toda una vida de ventaja.

Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien.

Ningún ejército puede detener la fuerza de una idea cuando llega a tiempo.

Las que conducen y arrastran al mundo no son las máquinas, sino las ideas.

No hacer nada es la felicidad de los niños y la desgracia de los ancianos.

Dios hizo el gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar un tigre.

Nada importa morir, pero no vivir es horrible. De su obra, Los miserables

La indigestión es la encargada de Dios de predicar la moral del estómago.

El alma tiene ilusiones, como el pájaro alas; eso es lo que la sostiene.

Prefiero que me silben por un buen verso, que me aplaudan por uno malo.

Nada tan estúpido como vencer; el verdadero triunfo está en convencer.

En los ojos del joven, arde la llama; en los del viejo, brilla la luz.

Lo que conduce y arrastra al mundo no son las máquinas sino las ideas.

A nadie le faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad.

En los ojos del joven arde la llama; en los del viejo brilla la luz.

No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores.

Dios es la plenitud del cielo, el amor es la plenitud del hombre.

Cuando el amor es feliz lleva al alma a la dulzura y a la bondad.

El deber tiene una gran similitud con la felicidad de los demás.

Los ojos no pueden ver bien a Dios, sino a través de lágrimas.

La verdad es como el sol. Lo hace ver todo y no se deja mirar.

A las mujeres les gusta sobre todo salvar a quien las pierde.

Este sordo escuchaba el infinito. En referencia a Beethoven.

La fe es necesaria al hombre. ¡Desgraciado el que nada cree.

El matrimonio, como los injertos, prende bien o prende mal.

El derecho de sufragio suprime el derecho de insurrección.

Una guerra entre países europeos sería una guerra civil.

Los volcanes arrojan piedras y las revoluciones hombres.

El sufrir merece respeto, el someterse es despreciable.

Su falsa semejanza con el mérito engaña a los hombres.

La pena de muerte es un signo peculiar de la barbarie.

El hombre tiene el amor por ala, y por yugo el deseo.

Mis gustos son aristocráticos; mis actos democráticos

La fuerza más fuerte de todas es un corazón inocente.

En el surco del arado entierra el hombre sus vicios.

El amor abre un paréntesis; el matrimonio lo cierra.

El ojo ve a Dios solamente a través de las lágrimas.

Los animales son de Dios. La bestialidad es humana.

La primera obligación de la igualdad es la equidad.

La conciencia es la presencia de Dios en el hombre.

Sufrir merece respeto, someterse es despreciable.

Hay tantas mujeres bellas, pero no hay perfectas.

Cuando se castiga a un inocente nace un malvado.

Comprender es el primer paso; vivir, el segundo.

La belleza y la muerte son dos cosas profundas.

El infierno está todo en esta palabra: soledad.

con tal parte de sombra y de azul que diríanse.

La melancolía es la felicidad de estar triste.

El ateo es un mal conductor del género humano.

Una casa sin hijos es una colmena sin abejas.

Quien me insulta siempre, no me ofende jamás.

Atreveos: el progreso solamente se logra así.

La revolución es la larva de la civilización.

Ser bueno es fácil, lo difícil es ser justo.

Inspiración y genio son casi la misma cosa.

La obra maestra es la variedad del milagro.

con el mismo secreto, con idéntico enigma.

La melancolía es la dicha de ser infeliz.

La vida es una flor cuya miel es el amor.

El recuerdo es vecino del remordimiento.

El deber es un dios que no tolera ateos.

Lo que bien se piensa, bien se expresa.

El amor es un ardiente olvido de todo.

Quien da a los pobres, presta a Dios.

La tolerancia es la mejor religión.

El hombre respira, espira y expira.

Seré Chateaubriand o no seré nada.

Ser discutido es ser percibido.

Una idea es un meteoro.

Todo poder es deber.