La iluminación espiritual

Frases Hermann Hesse

Citas Hermann Hesse


La Biblia es para mi el libro. No veo como puede alguien vivir sin ella.

Allí se podía subsistir y seguir siendo culto y civilizado sin conocer siquiera los diálogos de Zaratustra.

Si tu tienes una manzana y yo tengo una manzana, e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tu como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tu tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas.

La huella de un sueño no es menos real que la de una pisada.

Un soldado es un anacronismo del que debemos desembarazarnos.

Yo era escritor y poeta, caminante, bebedor y solitario.

Me parecía no haber vuelto a querer en mi vida como entonces quise a Rosa.

No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.

Una vida fácil, un fácil amor, una muerte fácil, no eran cosas para mi.

La experiencia es como un billete de lotería comprado después del sorteo. No creo en ella.

La política es el paraíso de los charlatanes.

La educación es, tal vez, la forma mas alta de buscar a Dios.

Lo que no me mata, me fortalece.

El pensamiento de mi pequeña gloria y un ligero sentimiento de superioridad sobre el mundo que me rodeaba, terminaron de serenar mi animo.

El mas terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida.

La guerra vuelve estúpido al vencedor y rencoroso al vencido.

Solo un loco celebra que cumple años.

Le parecía que con Emma había estado muy cerca de todo lo deseable y toda la magia de este mundo, y se le había escapado a traición.

Estos inmortales no dieron la espalda a la vida si no que construyeron mundos admirables mediante una sublimación amorosa de las menudencias que, también, componen la existencia.

En vano se echa la red ante los ojos de los que tienen alas.

La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.

Es una pena que precisamente con los mejores se tenga tan mala suerte.

Decir amistad es decir entendimiento cabal, confianza rápida y larga memoria; es decir, fidelidad.

La palabra mas soez y la carta mas grosera son mejores, son mas educadas que el silencio.

Tener patria es un regalo al que tarde en tarde hay que corresponder.

A nosotros los inmortales no nos gusta que se nos tome en serio, nos gusta la broma.

Nacimiento significa desunión de todo, anulación de la dolorosa individualidad.

Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podre creer en ti.

El autentico escritor no se dedica a modular cosas bonitas para los lectores, sino únicamente debe aclararse a si mismo e interpretar mediante la magia de la palabra su propio ser y sus vivencias, resulte bonito o feo, bueno o malo.

Concede a tu espíritu el habito de la duda, y a tu corazón, el de la tolerancia.

Me necesitas para aprender a bailar, para aprender a reír, para aprender a vivir.

Toda posesión espiritual no representaba mas que un valor relativo.

Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.

No digas lo que piensas pero piensa lo que dices.

En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.

El amor no es lo que tu quieres sentir, es lo que sientes sin querer.

Hacer versos malos depara mas felicidad que leer los versos mas bellos.

El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a si mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable.

Los animales son buenos amigos, no hacen preguntas y tampoco critican.

Si has construido un castillo en el aire, no has perdido el tiempo, es allí donde debería estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de el.

Todo lo que se hace por amor, se hace mas allá del bien y del mal.

Nos gusta pensar. Gary Rasparon, a la pregunta de Hans Re de por que el y Carpo entraban en problemas de tiempo en sus partidas tan a menudo.

Tanto tiempo como sean los hombres las tumbas andantes de los animales matados por ellos, habrá guerras en esta Tierra.

En todos los sacudimientos de mi vida salía al final ganando alguna cosa.

No hay amor mas sincero que el que sentimos hacia la comida.

No digas de ningún sentimiento que es pequeño o indigno. No vivimos de otra cosa que de nuestros pobres, hermosos y magníficos sentimientos, y cada uno de ellos contra el que cometemos una injusticia es una estrella que apagamos.

Y volvemos a ver como Estado y escuela se abstraen en la tarea de matar y desarraigar a los espíritus mas hondos y valiosos que brotan cada año.

Cuando tu mayor debilidad es el amor, eres la persona mas fuerte del mundo.

[1/3]