FRASES CHOKYI NYIMA RINPOCHE

FRASES Y CITAS CHOKYI NYIMA RINPOCHE

CHÖKYI NYIMA RINPOCHE

FRASES CHÖKYI NYIMA RINPOCHE

ESCRITOS CHÖKYI NYIMA RINPOCHE

  • Agradecer, decir la palabra «gracias» es un buen cierre del día y nos abre la puerta al silencio, al descanso, a la relajación previa al sueño.
  • Que nuestro último pensamiento antes de dormir sea noble y benevolente. Para que nuestro sueño se vuelva un sueño virtuoso.
  • Meditar o rezar nos permite aquietar nuestra mente, reunificarnos y estar en paz con nosotros mismos.
  • Irnos a dormir después de una discusión, de ver las noticias o una película de terror, no es una muy buena idea. Nada mejor que relajarnos y tener pensamientos positivos para dormir placenteramente.
  • Se puede visualizar cierto objeto con la intención de reencontrarlo en el sueño y, cuando esto sucede, la identificación suele detonar la lucidez.
  • El sueño puede usarse para precipitar nuestro propio despertar, el cual tiene el motivo esencial de servir para el despertar de los demás.
  • Resulta absurdo y francamente inconsciente abandonarse sin más, sin esperanza de recuerdo o provecho, a la oscuridad de los sueños, cuando en realidad no es tan difícil llevar con nosotros la lámpara de la conciencia.
  • Podemos intentar que ese último pensamiento sea uno noble y benevolente. Podemos decir, desde un punto de vista espiritual, que nuestro sueño se vuelve un sueño virtuoso.
  • La tecnología es maravillosa y puede usarse para muchas cosas muy buenas, dijo, pero la manera en la que estamos usando encoge la comunicación afectiva.
  • Ten una vigilia libre de pensamiento. Sólo una ausencia completa de pensamientos puede liberarnos.
  • A una persona con una mentalidad escéptica le resulta muy difícil confiar en un maestro genuino, incluso después de haberlo conocido y haber recibido las reveladoras instrucciones.
  • Para reconocer al Buda-Naturaleza, debemos identificar exactamente lo que nos impide darnos cuenta ahora y lo que necesita ser limpiado - todas las manchas pasajeras de la confusión.
  • Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontáneo por la liberación y la iluminación.
  • Tengo algunas faltas. Ellas son mías y yo también soy el que necesita cambiarlas.
  • El verdadero beneficio de estudiar las enseñanzas del Buda y las declaraciones de maestros iluminados es inspirarnos para cambiar la forma en que pensamos, hablamos y nos comportamos, lo que nos hará más civiles, gentiles y pacíficos.
  • Podemos gritar: ¡Que haya paz!, pero esto no traerá paz. La paz aparecerá en el mundo que nos rodea sólo cuando cada individuo aprenda a domar los disturbios que surgen dentro de su propia mente.
  • La bondad trae paz al corazón. La bondad es antídoto a todas las emociones negativas. La bondad evita el estrés y la depresión. La amabilidad ayuda a llevarse bien con todos.
  • Puedes ir a conocer a un médico muy hábil, tomarle la mano, sonreírle pero no puedes recuperarte de eso, tienes que tomar la medicina.
  • No hay más insensatez que pasar la vida reconociendo que uno está engañado y sin embargo no hace nada al respecto.
  • Consideraremos que todo lo que es impermanente es permanente, lo que es irreal es real. ¡Qué forma desafortunada, superficial y equivocada de percibir las cosas!
  • La mayoría de las personas nunca cuestionan sus experiencias cotidianas. Aceptan lo que se siente y se percibe como real. Sin examinar nada nunca penetraremos más allá de esta ilusión para ver el estado real de las cosas.
  • El oscurecimiento puede ser purificado; será purificado; es capaz de ser purificado.
  • Mientras estés vivo, no hagas enojar a nadie. Cuando mueras, no te apegues a nada.
  • Nuestro último pensamiento noble y benevolente antes de dormir en realidad puede ser la lámpara de la conciencia para entrar a la oscuridad de los sueños.
  • Resuelve la vista definitivamente. Refina la práctica repetidamente. Si existe la visión genuina, la visión pura, entonces las acciones negativas serán abandonadas naturalmente.