La iluminación espiritual

Frases Johann W Goethe

Citas Johann W Goethe


Yo amo a aquel que desea lo imposible.

Quien quiera guardar un secreto debe ocultar el hecho de que posee uno.

El carácter se forma en las olas tormentosas del mundo.

Los misterios no son necesariamente milagros.

Es feliz, sea rey o campesino, el que encuentra paz en su hogar.

Grandes pensamientos y corazón puro, eso es lo que deberíamos pedir de Dios.

Las palabras de aliento después de la censura son como el sol tras el aguacero.

Cada persona por encima de lo ordinario tiene una cierta misión que están llamados a cumplir.

El patriotismo es la ruina de la historia.

Si la ley tiene fuerza, mas fuerza tiene la escasez.

Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano.

Un gran sacrificio resulta fácil; los que resultan difíciles son los continuos pequeños sacrificios.

Pensar es fácil; actuar, difícil; transformar los pensamientos en actos es lo mas difícil.

El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas.

Algunos defectos son necesarios para la existencia de la individualidad.

Hay una sombra fuerte donde hay mucha luz.

Hay quien porque golpea la pared con un martillo se cree clavar clavos.

Ser testigo de dos amantes es un espectáculo para los dioses.

Nunca se desprende uno de lo que le pertenece, aunque lo tire o lo regale.

No hay nada tan terrible como actividad sin visión.

Vive peligrosamente y vives correctamente.

El amor y el deseo son las alas del espíritu para las grandes hazañas.

No hablaríamos tanto en sociedad si nos diéramos cuenta del poco caso que hacen los demás de lo que decimos.

La mente humana no se limita a ningún limite.

El hombre con visión suficiente como para admitir sus limitaciones se acerca mas a la perfección.

El populacho nunca advierte la presencia del demonio, aun cuando este lo tenga ya cogido por el pescuezo.

El crédito del avance de la ciencia siempre ha sido gracias a individuos y nunca al tiempo.

Las dificultades aumentan conforme se aproxima uno al fin.

Que cada uno barra delante de su propia puerta, y todo el mundo estará limpio.

Solo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día.

Si te amo, ¿eso a ti que te importa?

Los sentimientos delicados que nos dan la vida yacen entumecidos en la mundanal confusión.

La inteligencia y el sentido común se abren paso con pocos artificios.

Bueno es tener la alegría en casa y no haber menester de buscarla fuera.

Todos tenemos tiempo mas que suficiente, si supiéramos aprovecharlo bien.

Nadie sabe lo que hace mientras actúa correctamente, pero de lo que esta mal uno siempre es consciente.

Y así continuo corriendo tras esta vaga sombra, hasta que me conduce al borde del abismo, donde me detengo con espanto.

¿Cual es el mejor gobierno? El que nos enseña a gobernarnos a nosotros mismos.

El amor no domina; cultiva.

Nada vale mas que el día de hoy.

No hay nada insignificante en el mundo. Todo depende del punto de vista.

Una vida inútil es una muerte temprana.

Con el conocimiento se acrecientan las dudas.

La decadencia de la literatura indica la decadencia de una nación.

Nada debe ser clasificado mas alto que el valor del día.

La noche es la mitad de la vida y la mejor mitad.

No tenemos que visitar un manicomio para encontrar desordenes mentales; nuestro planeta es la institución mental del universo.

Lo que se toma por inteligencia suele ser vanidad y tontería.

[1/5]