LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

 
   NOVEDADES

NOVEDADES MÁS RECIENTES

F. DOBLES F. DESPERTAR F. FAMOSAS F. HUMOR F. AUTORES CUENTOS ZEN

FRASES JOHANN W GOETHE

CITAS Y PENSAMIENTOS JOHANN W GOETHE

Frases de Johann W Goethe sobre espiritualidad y crecimiento

| BUSCAR | DOBLES | FAMOSAS | HUMOR |
|
FILÓSOFOS | CONCIENCIA |

JOHANN W GOETHE

| FRASES | ESCRITOS |

Cuando se es joven, uno está seguro de poder construir palacios para la humanidad, pero cuando llega el momento, uno tiene las manos disponibles sólo para poder sacar su basura.

A veces nuestro destino semeja un árbol frutal en invierno. ¿Quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será.

Todos los días deberíamos escuchar al menos una pequeña canción, leer un buen poema, ver una imagen exquisita, y, si es posible, hablar unas pocas palabras sensatas.

Eres, al fin y al cabo, lo que eres. Aunque te pongas una peluca con miles de rizos, aunque te pongas tacones de un codo de altura, seguirás siendo lo que eres.

El suicidio sólo debe mirarse como una debilidad del hombre, porque indudablemente es más fácil morir que soportar sin tregua una vida llena de amarguras.

Los malentendidos y la negligencia crean más confusión en el mundo que el engaño y la maldad. En todo caso, estos dos últimos son mucho menos frecuentes.

Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán; los que de verdad hacen algo no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen.

Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán; los que de veras hacen algo no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen.

Si la mañana no nos desvela para nuevas alegrías y, si por la noche no nos queda ninguna esperanza, ¿es que vales la pena vestirse y desnudarse?

El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.

No nos hacemos libres por negarnos a aceptar nada superior a nosotros, sino por aceptar lo que está realmente por encima de nosotros.

Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser.

La belleza es una manifestación de las leyes naturales secretas, que de otro modo habrían sido escondidas de nosotros para siempre.

Al entrar en sociedad deben cogerse las llaves del corazón y meterlas en el bolsillo; los que las dejan en su sitio son estúpidos.

No tenemos que visitar un manicomio para encontrar desórdenes mentales; nuestro planeta es la institución mental del universo.

No podemos modelar a nuestros hijos según nuestros deseos, debemos estar con ellos y amarlos como Dios nos los ha entregado.

Sólo por la alegría y el dolor una persona aprende algo acerca de sí mismo y de su destino. Aprende qué hacer y qué evitar.

Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas, para recuperar a su amada.

Los genios son peligrosos para los talentos jóvenes, pues no hacen más que reproducirlos creyendo reproducirse a sí mismo.

Si tratas a un individuo como si fuese lo que debería ser y podría ser, se convertirá en lo que debería ser y podría ser.

Y así continúo corriendo tras esta vaga sombra, hasta que me conduce al borde del abismo, donde me detengo con espanto.

Las ideas audaces son como piezas de ajedrez. Pueden ser vencidas, pero también pueden iniciar una partida victoriosa.

Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos sino para que se reconozca lo que sabía su autor.

No ceder demasiado a los sentimientos. Un corazón demasiado sensible es una posesión infeliz en esta tierra inestable.

La madera quema porque tiene la materia apropiada; y un hombre se hace famoso porque tiene las capacidades adecuadas.

Se dice que las mujeres son vanidosas por naturaleza; es cierto, pero les queda bien y por eso mismo nos agradan más.

¿Quién osó luchar con los dioses, y quién con el Único? Es hermoso ser un discípulo de Homero, aunque sea el último.

Desde qué ando todo el día entre la gente y veo lo que hacen y cómo se afanan, estoy mucho más contento de mi mismo.

El amor es una cosa ideal; el matrimonio, una cosa real; la confusión de lo real con lo ideal jamás queda impune.

El destino nos concede nuestros deseos, pero a su manera, con el fin de darnos algo más allá de nuestros deseos.

Sólo hay dos legados duraderos que podemos esperar dar a nuestros hijos. Uno de ellos son raíces, el otro, alas.

Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

No hablaríamos tanto en sociedad si nos diéramos cuenta del poco caso que hacen los demás de lo que decimos.

Cuando más desquiciada está la vida de la mente, más abandonada a sí misma queda la máquina de la materia.

La persona que nace con un talento que está destinado a utilizar, encontrará su mayor felicidad en su uso.

En el terreno de las ideas todo depende de entusiasmo, en el mundo real todo se apoya en la perseverancia.

Estar preocupado es ser inteligente, aunque de un modo pasivo. Sólo los tontos carecen de preocupaciones.

El populacho nunca advierte la presencia del demonio, aun cuando este lo tenga ya cogido por el pescuezo.

Pensar es fácil, actuar es difícil, y poner los pensamientos en acción es la cosa más difícil del mundo.

La mayor riqueza del hombre consiste en tener un ánimo suficientemente grande para no desear la riqueza.

Me han odiado sin motivo: Más numerosos que los cabellos de mi cabeza. Son los que me odian sin motivo.

Nadie sabe lo que hace mientras actúa correctamente, pero de lo que está mal uno siempre es consciente.

Si los hombres, una vez que han hallado la verdad, no volviesen a retorcerla, me daría por satisfecho.

Mucha gente no cuida su dinero hasta que esta cerca de su final, y otros hacen lo mismo con su tiempo.

Todos los pensamientos inteligentes han sido ya pensados; lo necesario es intentar pensarlos de nuevo.

Si yo pinto a mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte.

Un gran sacrificio resulta fácil; los que resultan difíciles son los continuos pequeños sacrificios.

Todas las épocas decadentes son subjetivas y por contra todas las épocas de progreso son objetivas.

Las sociedades más agradables son aquellas en que reina un sereno respeto mutuo entre sus miembros.

Toda teoría, querido amigo, es de color gris, pero el árbol dorado de la vida brota siempre verde.

La belleza es indivisible; el que ha llegado a poseerla, antes de compartirla prefiere anonadarla.

El hombre con visión suficiente como para admitir sus limitaciones se acerca más a la perfección.

No preguntemos si estamos plenamente de acuerdo, sino tan sólo si marchamos por el mismo camino.

El talento se desarrolla en lugares tranquilos, el carácter en el tumultuoso curso de la vida.

A menudo he oído decir que un predicador podría aprender mucho con un comediante de profesor.

Cada persona por encima de lo ordinario tiene una cierta misión que están llamados a cumplir.

El talento se nutre en la soledad; el carácter se forma en las tempestuosas oleadas del mundo

Se predica contra muchos vicios, pero no sé de nadie que haya predicado contra el mal humor.

Si no pretendiéramos saber todo con tanta exactitud puede que conociéramos mejor las cosas.

El aburrimiento es una mala hierba, pero también una especia que hace digerir muchas cosas.

Nunca estamos más lejos de lo que deseamos, que cuando creemos que tenemos lo que deseamos.

Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior.

El crédito del avance de la ciencia siempre ha sido gracias a individuos y nunca al tiempo.

¡Como te pareces al agua, alma del hombre! ¡Como te pareces al viento, destino del hombre!

Las cartas están entre los recuerdos más significativos que una persona puede dejar atrás.

Pensar es fácil; actuar, difícil; transformar los pensamientos en actos es lo más difícil.

Los sentimientos delicados que nos dan la vida yacen entumecidos en la mundanal confusión.

El que pide que se haga una tarea debe ser capaz de tomar partido, o no es digno de ella.

No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.

El error es aceptable mientras somos jóvenes; pero no hay que arrastrarlo a en la vejez.

La fidelidad es el esfuerzo de un alma noble para igualarse a otra más grande que ella.

El niño es realista; el muchacho, idealista; el hombre, escéptico, y el viejo, místico.

Lo que habéis heredado de vuestros padres, volvedlo a ganar a pulso o no será vuestro.

Un hombre de noble corazón irá muy lejos, guiado por la palabra gentil de una mujer.

El hombre que siente miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo.

Si se quisieran estudiar todas las leyes, no habría tiempo material de infringirlas.

Saber no es suficiente; debemos aplicar. Querer no es suficiente; tenemos que hacer.

Los hombres ignorantes plantean preguntas que los sabios contestaron hace mil años.

La vida pertenece a los vivos, y el que vive debe estar preparado para los cambios.

Feliz el que reconoce a tiempo que sus deseos no van de acuerdo con sus facultades.

El que posee arte y ciencia tiene religión. El que no los posee, necesita religión.

Sabemos con precisión sólo cuando sabemos poco, con el conocimiento crece la duda.

¿Dónde está el hombre que tiene la fuerza para ser auténtico y mostrarse cómo es?

La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma.

El hombre se cree siempre ser más de lo que es, y se estima menos de lo que vale.

La magia es creer en ti mismo, si puedes hacer eso, puedes hacer cualquier cosa.

Cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer me sale al encuentro.

El hombre inteligente encuentra casi todo ridículo, el hombre sensato casi nada.

No sueñes pequeños sueños porque no tienen poder de mover el corazón del hombre.

La multitud no envejece ni adquiere sabiduría: siempre permanece en la infancia.

Las palabras de aliento después de la censura son como el sol tras el aguacero.

Aprovechad el tiempo que vuela tan aprisa, el orden os enseñará a ganar tiempo.

Todo se soporta en la vida, con excepción de muchos días de continua felicidad.

El hombre feliz es aquel que siendo rey o campesino, encuentra paz en su hogar.

Que cada uno barra delante de su propia puerta, y todo el mundo estará limpio.

Sea generoso con palabras amables, especialmente sobre los que están ausentes.

No hay nada en el mundo más vergonzoso que establecerse en mentiras y fábulas.

¿Cuál es el mejor gobierno? El que nos enseña a gobernarnos a nosotros mismos.

Aunque el mosto fermente de manera impredecible, al final tendrá que dar vino.

Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa es aún más difícil.

Toda la poesía se supone que es instructiva pero de una manera imperceptible.

Una persona noble atrae a las personas nobles, y sabe cómo aferrarse a ellas.

Grandes pensamientos y corazón puro, eso es lo que deberíamos pedir de Dios.

El que no piensa mucho de sí mismo es mucho más apreciado de lo que imagina.

En esta vida son pocos los momentos que se resuelven con un sí o con un no.

Cierto que en el mundo de los hombres nada hay necesario, excepto el amor.

Nunca se desprende uno de lo que le pertenece, aunque lo tire o lo regale.

Muchos hombres no se equivocan jamás porque no se proponen nada razonable.

Es un gran error creerse más de lo que uno es, o menos de lo que uno vale.

Ninguno esta más esclavizado que aquellos que falsamente se creen libres.

Todos tenemos tiempo más que suficiente, si supiéramos aprovecharlo bien.

Lo que es importante en la vida es la vida, y no el resultado de la vida.

No hay nada insignificante en el mundo. Todo depende del punto de vista.

Lo peor que puede pasarle aun hombre es llegar a pensar mal de sí mismo.

Lo que importa más nunca debe de estar a merced de lo que importa menos.

Bueno es tener la alegría en casa y no haber menester de buscarla fuera.

Ve a países extranjeros y conocerás las buenas cosas que posees en casa.

Algunos defectos son necesarios para la existencia de la individualidad.

El mejor gobierno es el que nos enseña a gobernarnos a nosotros mismos.

Hay quién porque golpea la pared con un martillo se cree clavar clavos.

Quien quiera guardar un secreto debe ocultar el hecho de que posee uno.

El amor y el deseo son las alas del espíritu para las grandes hazañas.

Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar.

El que quiera tener razón y habla solo, de seguro logrará su objetivo.

La inteligencia y el sentido común se abren paso con pocos artificios.

El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.

El comportamiento es el espejo en el que cada uno muestra su imagen.

El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas.

Debemos renunciar a nuestra existencia para existir verdaderamente.

La guerra, el comercio y la piratería son una trilogia inseparable.

La decadencia de la literatura indica la decadencia de una nación.

La discreción es una virtud, sin la cual dejan las otras de serlo.

Todo en el mundo podrá perdurar, excepto la continua prosperidad.

La creencia no es el principio, sino el fin de todo conocimiento.

Es feliz, sea rey o campesino, el que encuentra paz en su hogar.

El espíritu humano avanza de continuo, pero siempre en espiral.

Podrían engendrarse hijos educados si lo estuvieran los padres.

La venganza más cruel es el desprecio de toda venganza posible.

La ventaja se la lleva aquel que aprovecha el momento oportuno.

Una persona se coloca a sí misma en la altura de los que alaba.

Cuando el hombre no se encuentra a sí mismo, no encuentra nada.

Todo aquel que aspira al poder ya ha vendido su alma al diablo.

La actividad fresca es el único medio de superar la adversidad.

Si deseas conocer la mente de un hombre, escucha sus palabras.

Nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo.

Ser testigo de dos amantes es un espectáculo para los dioses.

El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada.

El hombre esta hecho por sus creencias. Como él cree, así es.

Lo que se toma por inteligencia suele ser vanidad y tontería.

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día.

Somos todos tan limitados, que creemos siempre tener razón.

Las dificultades aumentan conforme se aproxima uno al fin.

La existencia dividida por la razón deja siempre un resto.

Todo nos hace falta cuando nos faltamos a nosotros mismos.

Las pasiones son vicios o virtudes en sus máximos poderes.

El conocimiento personal viene de conocer a otros hombres.

Lo más difícil de ver es lo que está delante de tus ojos.

Nada debe ser clasificado más alto que el valor del día.

Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso.

Nada es más terrible que ver la ignorancia en la acción.

Ser brillante no es una gran hazaña si no respetas nada.

Tan pronto como confíes en ti mismo, sabrás cómo vivir.

Se tiende a poner palabras allí donde faltan las ideas.

Un gran talento encuentra la felicidad en la ejecución.

El carácter se forma en las olas tormentosas del mundo.

La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad.

Todo el mundo quiere ser alguien; nadie quiere crecer.

La juventud quiere mejor ser estimulada que instruida.

El carácter se desarrolla en la corriente de la vida.

Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano.

El alma que ve la belleza a veces puede caminar sola.

Asombro: lo más elevado a que puede llegar el hombre.

La corrección hace mucho, pero el estímulo hace más.

El hombre sordo a la voz de la poesía es un bárbaro.

Si cada uno limpia su acera, la calle estará limpia.

Todo lo transitorio no es más que una simple imagen.

La belleza es en todas partes un huésped bienvenido.

Un hombre ve en el mundo lo que lleva en su corazón.

Si la ley tiene fuerza, más fuerza tiene la escasez.

El genio es una reunión de fuerzas de la naturaleza.

Lo que no se ha iniciado hoy nunca se acaba mañana.

Donde no hay mujeres no existen los buenos modales.

No hay nada tan terrible como actividad sin visión.

Tan pronto como confíes en ti mismo, sabrás vivir.

El hombre sólo se conoce a sí mismo por la acción.

Conocereis la verdad, y la verdad os hará libres.

Lo que no puedes comprender, no lo puedes poseer.

La noche es la mitad de la vida y la mejor mitad.

Una vida inútil equivale a una muerte prematura.

Nadie ha aprendido nunca a conocerse a sí mismo.

Nada hay más terrible que una ignorancia activa.

Toda palabra dicha despierta una idea contraria.

Una respuesta correcta es como un beso cariñoso.

Una palabra sensata se atrofia en un oído duro.

La personalidad es todo en el arte y la poesía.

El hombre justo es el que aprovecha el momento.

La vida es la infancia de nuestra inmortalidad.

Puedo prometer ser sincero, pero no imparcial.

¿Conócete a ti mismo? Si me conociera, huiría.

La mente humana no se limita a ningún límite.

Para conocer a la gente hay que ir a su casa.

Con el conocimiento se acrecientan las dudas.

La siembra no es tan difícil como la cosecha.

El amor puede hacer mucho, pero el deber más.

El sentido común es el genio de la humanidad.

Los misterios no son necesariamente milagros.

Uno tiene que ser algo para poder hacer algo.

La sabiduría se encuentra sólo en la verdad.

La actividad es lo que hace feliz al hombre.

Para que dos se amen, basta con separarlos.

El patriotismo es la ruina de la historia.

Hay una sombra fuerte donde hay mucha luz.

Vive peligrosamente y vives correctamente.

Llamo a la arquitectura música congelada.

Una vida ociosa es una muerte anticipada.

La superstición es la poesía de la vida.

Una mente es suficiente para mil manos.

Una vida inútil es una muerte temprana.

El hombre común sigue siendo un hombre.

Yo amo a aquel que desea lo imposible.

Lo que no comprendemos no lo poseemos.

Todas las cosas son solo transitorias.

Amo aquellos que ansían lo imposible.

Una persona oye sólo lo que entiende.

Si te amo, ¿eso a ti que te importa?

El hombre pequeño es aún un hombre.

La precaución es mejor que la cura.

La duda crece con el conocimiento.

El amor no se domina; se cultiva.

Nada vale más que el día de hoy.

Todo comienzo tiene su encanto.

Dad a cesar lo que es de cesar.

Para crear algo debes ser algo.

El amor no domina; cultiva.