Frases Cielo

Citas Cielo


¿Quieres que las estrellas del Cielo sean tu traje? ¿O prefieres vestir la ilusión monasterio?

No busques a Dios allá fuera, como algo que esta en el cielo, búscalo en ti.

Una mente debilitada siempre ve todo a través de un velo negro. El alma crea sus propios horizontes; tu alma esta oscura, por eso ves un cielo tan nublado.

El alma crea sus propios horizontes; tu alma esta oscura, por eso ves un cielo tan nublado.

El cielo no puede tolerar dos soles, ni la tierra dos amos.

Eso haría yo, si fuera Armenio. Sin embargo, soy Alejandro, por lo que enviare a Darío otra resolución. Porque así como el cielo no tiene dos soles, Asia tampoco puede tener dos reyes.

En el cielo o en los reinos de mas alta vibración donde también se manifiesta la vida en todo su esplendor, todos los Seres que los habitan siempre crearan en Perfección.

La peor soledad es la que llevamos dentro, es tiempo de meditar, de habla con el que tienes dentro, de mirar por una ventana al cielo y, si no, imaginarlo.

En el hombre yace la totalidad del principio oscuro y al mismo tiempo toda la fuerza de la luz. En el esta el abismo mas profundo y el cielo mas alto o ambos centros.

Por muy pequeña que sea nuestra ventana, el cielo es el que es, y muy grande.

¿De que desierto antiguo eres memoria que tienes sed y en agua te consumes y alzas el cuerpo muerto hacia el espacio como si tu agua fuera la del cielo?

Nos sentimos culpables por habernos separado de lo que muchos llaman Dios o Espíritu. Tememos que nos echen del Cielo porque ya no somos suficientemente buenos.

La forma en que veo la vida ha cambiado drásticamente, y estoy muy contenta de haber tenido una segunda oportunidad de experimentar el cielo en la tierra.

Equipar el planeta con la palabra Cielo, tal como se usa en la Biblia, es un detalle importante al volver a examinar oraciones como Padre nuestro.

El hidrógeno es el único átomo que puedes ver en el cielo.

La misa puede ser el lugar donde vemos el cielo abierto.

El Cielo no debe buscarse en cualquier parte, sino en nosotros.

Solo seremos realmente humanos cuando nuestra naturaleza se atreva a dar un paso mas allá, hacia el Cielo a donde Jesús ha ascendido en cuerpo y alma.

Solo cuando tengamos el valor de trepar por nuestra humanidad, el Cielo se abrirá ante nosotros.

La contemplación es la prerrogativa del niño, que con tanta frecuencia se asombra. Por eso se encuentra tan a sus anchas en el Reino de los Cielos.

Desgarrada la nube; el arco iris brillando ya en el cielo, y en un fanal de lluvia y sol el campo envuelto. Desperté ¿Quien enturbia los mágicos cristales de mi sueño?

La humildad exalta al hombre al cielo de la gloria y poder.

Eres el sol de los cielos de mi santidad; no dejes que la contaminación del mundo eclipse tu esplendor. Rasga el velo de la negligencia para que emerjas resplandeciente por detrás de las nubes y adornes todas las cosas con el atavió de la vida.

En el camino a Dios tienes que pasar por la belleza, la belleza pura. Si no pasas por la belleza, no es Dios lo que encuentras. La belleza esta a las puertas del reino de los cielos. Es del Creador, pero no del Creador; y es todo poderoso.

Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno. Vive como si no lo hubiera. Como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir.

Cuando el Tigre y el Dragón se encuentran en el cielo, el resultado siempre es incierto. Enseña rectitud a tus seguidores, permite que cada generación se levante y se mantenga viva.

En realidad el reino de los cielos existe en nuestro interior, y por eso toda alegría y toda felicidad sale de nuestro interior. No va a rescatarnos nadie. Al experimentar el amor verdadero y alcanzar la iluminación, nos salvaremos nosotros mismos.

Que el Brahmán de los hindúes, el Ahora Mazda de los Zoroastrianos, el Buda de los budistas, el Jehovah de los judíos, el padre en el cielo de los cristianos te de las fuerzas para llevar a cabo tu idea noble.

Que el que es el Brahmán de los hindúes, el Ahora Mazda de los Zoroastrianos, el Buda de los budistas, el Jehová de los judíos, el Padre en el cielo de los cristianos te fortalezca para llevar a cabo tu noble idea.

Ningún dios bajara del cielo para iluminarnos. Debemos de hacerlo por nuestra cuenta. Este es el motivo por el que Buda dijo que somos nuestros propios responsables.

El camino no esta en el cielo; el Camino se encuentra en el corazón.

Cuando te das cuenta de lo perfecto que es todo, inclinaras la cabeza hacia atrás y reirás al cielo.

El camino no esta en el cielo; El Camino esta en el corazón.

En el cielo no hay distinciones entre el este y el oeste; son las personas quienes crea esas distinciones en sus propias mentes y luego piensan que son verdad.

No residas en el pasado, no sueñes con el futuro, concentra la mente en el momento presente. El camino no esta en el cielo. El camino esta en el corazón.

La verdad os hará libres, nos libera de la celda religiosa. Sin libertad el hombre nunca puede mover sus alas al cielo y no puede entrar en el mas allá.

El cielo, el infierno y el mundo entero, esta en nosotros.

El Reino de los Cielos es realmente una metáfora de un estado de conciencia.

Los cielos saben que nunca debemos avergonzarnos de nuestras lagrimas.

El Tao del cielo, el de la tierra y el del hombre son tres tesoros. Puesto que somos hombres, no seremos nada si solo aprendemos el Tao del cielo y de la tierra.

Muéstrame pruebas de que hay un Dios, dices. Yo digo que use sus telescopios para mirar al cielo y dígame como no podría haber Dios.

Cuando dejes el cuerpo nadie en las puertas del cielo te preguntara si fuiste un santo; te preguntaran si fuiste tu mismo, si hiciste el papel para el que has venido a la Tierra. Conócete a ti mismo y se verdadero.

Los sentimientos vienen y van, como las nubes en el cielo. La respiración consciente es mi ancla.

Los limites que construimos para dividir el cielo de la tierra, la materia de la mente, lo real de lo irreal, son conveniencias. Una vez establecidos los limites, podemos deshacerlos con la misma facilidad.

Las mujeres son angelitos caídos del cielo, de su vientre nacen Los Niños y de ellos es el reino de los cielos.

Las mujeres son angelitos caídos del cielo. De su vientre nacen los niños, y de ellos es el Reino de los Cielos.

No quiero comprometerme con el cielo y el infierno, tengo amigos en ambos lugares.

Al cielo se llega por favoritismo. Si fuera por merito, te quedarías en la tierra, mientras que tu perro iría al cielo.

[1/6]