LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS CON SABIDURÍA
   
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

BUSCAR


       
   

FRASES MARIO BENEDETTI

FRASES Y CITAS MARIO BENEDETTI

Frases de Mario Benedetti sobre la historia y la amor

FRASES MARIO BENEDETTI

ESCRITOS MARIO BENEDETTI

No te rindas, que la VIDA es ahora, continua el viaje y persigue tus SUEÑOS.

Si el odio y el rencor andan por ahí sueltos, uno ama en defensa propia.

El amor y la verdad son ambos de Dios, la verdad es el fin, el amor es el camino.

Padecen la más horrible variante de la soledad: la soledad del que ni siquiera se tiene a sí mismo.

El dolor lo pone a uno exageradamente receptivo.

Mi estilo de querer es ese, un poco reticente, reservando el máximo solo para grandes ocasiones.

En política latinoamericana la cosa no es poder ni querer sino joder.

¿Por qué las palmas de mi mano tienen una memoria más fiel que mi memoria?

En mi alma hay un pozo y en mi sangre hay un náufrago.

No es la eternidad pero es el instante, que, después de todo, es su único sucedáneo verdadero.

Qué bueno que tengas el valor de ser distinto y no sucumbas al poder unánime.

Que el dolor no me apague la rabia, que la alegría no desarme mi amor.

¿Qué harías en mi lugar? En tu lugar no tendría problemas.

Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía.

Se es o no se es, no importa el día.

Me aburría de mí mismo, de mi propia paciencia.

Cuántas palabras, solo para decir que no quiero parecer patético.

Creen en Dios solo porque ignoran que hace mucho tiempo que Dios ha dejado de creer en ellos.

Tus ojos son mi conjuro contra la mala jornada.

Cinco minutos son suficientes para vivir una vida entera, así de relativo es el tiempo.

Nacemos tristes y morimos tristes pero en el entretiempo amamos cuerpos cuya triste belleza es un milagro.

Lo nuestro es ese indefinido vínculo que ahora nos une.

Ya casi es hora de que empiece a dedicarte mi insomnio.

Creo que la vida es un paréntesis entre dos nadas. Soy un ateo. Creo en un dios personal, el cual es la consciencia, y eso a lo que tenemos que rendir cuentas cada día.

Es casi ley, los amores eternos, son lo más breves.

Siempre ando de mal genio. Yo qué sé. Como si me sintiera incómodo conmigo mismo.

Un pesimista es solo un optimista bien informado.

Los sentimientos son inocentes como las armas blancas.

La verdadera división de las clases sociales habría que hacerla teniendo en cuenta la hora en que cada uno se tira de la cama.

Me explicaron que era una cordial invitación a que me fuera de inmediato.

Después de todo, la muerte solo es un síntoma de la vida.

Y aunque no siempre he entendido mis culpas y mis fracasos, en cambio sé que en tus brazos el mundo tiene sentido.

Posiblemente me quisiera, vaya uno a saberlo, pero lo cierto es que tenía una habilidad especial para herirme.

Fíjese que cuando sonríe se le forman unas comillas en cada extremo de su boca. Esa, su boca, es mi cita.

Usted tiene todas las condiciones para concurrir a mi felicidad, pero yo tengo muy pocas para concurrir la suya.

Cuando el infierno son los otros, el paraíso no es uno mismo.

Necesito no caer en el remoto riesgo de necesitarte.

Los odios vivifican y estimulan solo si es uno quien los gobierna; destruyen y desajustan cuando son ellos los que dominan.

Ojalá que la espera no desgaste mis sueños.

El plan trazado es la absoluta libertad. Conocernos y ver que pasa, dejar que corra el tiempo y revisar. No hay trabas. No hay compromisos.

Cada vez que te enamores no expliques a nadie nada, deja que el amor te invada sin entrar en pormenores.

Todas las noches me torturo pensando en ti.

Una de las cosas más agradables de la vida: ver cómo se filtra el sol entre las hojas.

La muerte se lleva todo lo que no fue, pero nosotros nos quedamos con lo que tuvimos.

Querido, nuestro matrimonio no ha sido un fracaso, sino algo mucho más horrible: un éxito malgastado.

Si habito en tu memoria no estaré solo.

La perfección es una pulida corrección de errores.

Contra el optimismo no hay vacunas.

Yo quisiera ser yo, pero un poco mejor.

Te espero cuando miremos al cielo de noche: tú allá, yo aquí.

Todos queremos lo que no se puede, somos fanáticos de lo prohibido.

De todas aquellas manos, la suya era la única que me transmitía la vida.

Un río de tristeza circula por mis venas, pero me he olvidado de llorar.

Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor.

Que te quede bien claro. Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía.

Si uno conociera lo que tiene con tanta claridad como conoce lo que le falta.

La infancia es a veces un paraíso perdido. Pero otras veces es un infierno de mierda.

Melancolía: manera romántica de estar triste.

Sin embargo todavía dudo de esta buena suerte, porque el cielo de tenerte me parece fantasía.

Defender la alegría como una trinchera, defenderla del escándalo y la rutina, de la miseria y los miserables, de las ausencias transitorias y las definitivas.

Te espero cuando la noche se haga día, suspiros de esperanzas ya perdidas. No creo que vengas, lo sé.

Que alguien te haga sentir cosas sin ponerte un dedo encima, eso es admirable.

Somos tristeza, por eso la alegría es una hazaña.

En realidad, sólo existe la dirección que tomamos, lo que puede haber sido ya no vale.

Es curioso cómo a veces se puede llegar a ser tan inocentemente cruel.

Lo cierto es que yo ignoraba que tenía en mí esas reservas de ternura.

Quizá eso nos haya unido. Tal vez unido no sea la palabra más apropiada. Me refiero al odio implacable que cada uno de nosotros siente por su propio rostro.

En la razón sólo entraran las dudas que tengan llave.

Es lindo saber que usted existe.

Puedes venir a reclamarte como eras. Aunque ya no seas tú.

Honestidad, ven a mí y aunque quieras no dejaré que me abandones.

Te he dejado pensando en muchas cosas, pero ojalá pienses un poco en mí.

Más que sus ojos, su mirada. Miraba como queriendo decir algo y no diciéndolo.

Sé que voy a quererte sin preguntas, sé que voy a quererte sin respuestas.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que sale del corazón.

Si el corazón se cansa de ver, ¿Para qué sirve?

Ella no decía nada. Le gustaba que él le dijera cosas, pero ella callaba. Solo sus manos y sus ojos hablaban y eso bastaba.

[1/2]

AUTORES RECOMENDADOS

ALAN WATTS
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ALBERT EINSTEIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BARRY LONG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BUDA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

CARL GUSTAV JUNG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

DEEPAK CHOPRA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ECKHART TOLLE
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

EL KYBALION
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

FACUNDO CABRAL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

GONZALO GALLO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JEBUNA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JESUS EL CRISTO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JOE DISPENZA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

LEON TOLSTOI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MAHATMA GANDHI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MOOJI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OMRAAM MIKHAEL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OSHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

PAULO COELHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

RAJINDER SINGH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SADHGURU JAGGI VASUDEV
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SAINT GERMAIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

THICH NHAT HANH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

WAYNE DYER
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES