Frases Khalil Gibran

Citas Khalil Gibran


Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo.

No progresas mejorando lo que ya esta hecho, sino por lograr lo que aun queda por hacer.

La fe es un oasis en el corazón que nunca será alcanzado por la caravana del pensamiento.

La fe es un oasis en el corazón, que nunca será alcanzado por la caravana del pensamiento.

Algunos buscan el placer en el dolor; y otros no pueden limpiarse sino con suciedad.

Eres tu propio precursor, y las torres que has erigido son los cimientos de tu yo gigante.

¿Donde puedo encontrar un hombre gobernado por la razón y no por los hábitos y los deseos?

Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: esta en nuestras lagrimas y en el mar.

En el roció de las pequeñas cosas, el corazón encuentra su mañana y toma su frescura.

Puedes olvidar a aquel con el que has reído, pero no aquel con el que has llorado.

Si revelas tus secretos al viento, no culpes al viento por revelarlos a los arboles.

Puedes olvidar a aquel con el que has reído pero no a aquel con el que has llorado.

Das poco cuando das tus posesiones. Es cuando das de ti mismo cuando realmente das.

Los dones que provienen de la justicia son superiores a los que se originan en la caridad.

Las lagrimas son fuego que purifica el amor, haciéndolos nítidos y hermosos por una eternidad.

Solo la semilla que rompe su cascara es capaz de atreverse a la aventura de la vida.

Bueno es dar cuando nos piden; pero mejor es dar sin que nos pidan, como buenos entendedores.

El justo esta cerca del corazón del pueblo, pero el misericordioso esta cerca del corazón de Dios.

Las cosas materiales matan al hombre sin sufrimiento, el amor lo reanima con vivificantes dolores.

Es nuestro yo interno el que sufre cuando desobedecemos y el que nos mata cuando lo traiciónanos.

Vivir en la mente es esclavitud, a menos que la mente se haya convertido en una parte del cuerpo.

Siempre se ha sabido que el amor no conoce su propia profundidad hasta la hora de la separación.

El ruiseñor se niega a anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

No busques el amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir.

Cuando llegues al final de lo que debes saber, estarás al principio de lo que debes sentir.

El mas lamentable entre los hombres es el que convierte sus sueños en plata y oro.

Tu diario vivir es tu templo y tu religión. Cada vez que entres en el, hazlo con todo tu ser.

La bajeza mas vergonzosa es la adulación.

Todos los pobres no son despreciados. La riqueza del mundo es un mendrugo de pan y un abrigo.

En cada país, cada ciudad, en cada rincón del mundo, vive una mujer que es la representante de tiempos futuros.

La generosidad es dar mas de lo que puedes, y el orgullo es tomar menos de lo que necesitas.

Aquel que te perdona un pecado que no has cometido, se perdona a si mismo su propio crimen.

El amor es siempre tímido ante la belleza, al paso que la belleza anda siempre detrás del amor.

No se llega al alba sino por el sendero de la noche.

No digáis: He encontrado la verdad, sino mas bien: He encontrado una verdad.

Yo os digo que la alegría y la tristeza son inseparables.

Hablas cuando dejas de estar en paz con tus pensamientos.

La pobreza es un velo que oscurece la faz de la grandeza.

Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.

La vida sin amor es como un árbol sin flores ni frutos.

Los recuerdos son un traspié en el sendero de la esperanza.

La tortuga puede hablar mas del camino que la liebre.

El infierno no esta en el remordimiento, esta en el corazón vacío.

Si no se rompe, ¿como lograra abrirse tu corazón?

Madre: La palabra mas bella en labios del hombre.

Vuestra alegría es vuestra tristeza sin mascara.

La perplejidad es el comienzo del conocimiento.

[1/3]