Frases Alejandro Dumas

Citas Alejandro Dumas


En el amor, escribir es peligroso, sin mencionar que no tiene sentido.

Ahora me gustaría que alguien me dijera que no hay drama en la vida real.

Tan rápido es el vuelo de los sueños sobre las alas de la imaginación.

Estoy seguro de que eres muy amable, pero serias mucho mejor si te fueras.

¿Como escape? Con dificultad. ¿Como planee este momento? Con placer.

Es necesario haber deseado la muerte para saber cuan bueno es vivir.

El trabajo de uno puede terminar algún día, pero la educación nunca.

Es verdad, he violado la historia, pero ha producido algunas crías hermosas.

Lo mas curioso que hay en la vida es el espectáculo de la muerte.

El mayor delito es el suicidio, porque es el único que no da lugar al arrepentimiento.

Para todos los males, hay dos remedios: el tiempo y el silencio.

En los negocios no existen los amigos: no hay mas que clientes.

Ah, labios que dicen una cosa, mientras el corazón piensa en otra.

La diferencia entre la traición y el patriotismo es solo cuestión de fechas.

La vida es fascinante: solo hay que mirarla a través de las gafas correctas.

Somos hombres, y después de todo, es asunto nuestro arriesgar nuestras vidas.

Cuando un hombre decide vengarse, primero debe arrancar el corazón de su pecho.

La filosofía no se puede enseñar; es la aplicación de las ciencias a la verdad.

¿Como es que los niños pequeños son tan inteligentes y los hombres tan estúpidos?

Todo el mundo sabe que los borrachos y los amantes tienen una dignidad protectora.

El bien es lento porque va cuesta arriba. El mal es rápido porque va cuesta abajo.

La mujer es como una buena taza de café: la primera vez que se toma, no deja dormir.

La sabiduría humana se encierra por entero en estas dos palabras: Confiar y esperar.

Dios ha querido que la mirada del hombre fuese la única cosa que no se puede ocultar.

Una mente debilitada siempre ve todo a través de un velo negro.

Se amable, apunta a mi corazón.

El verdadero amor siempre mejora a un hombre, sin importar que mujer lo inspire.

Aquel tiempo feliz en que éramos tan desgraciados.

Tan pesada es la cadena del matrimonio que necesita dos para llevarla, y a veces tres.

La debilidad de nuestra naturaleza siempre es creernos mucho mas infelices que aquellos que gimen a nuestro lado.

Soy un conde, no un santo.

La felicidad es egocéntrica.

La prisa es un pobre consejero.

Todos para uno y uno para todos.

Buscad la mujer. Cherches la feme.

El amor es física, el matrimonio, química.

Es deber aquello que exigimos de los demás.

El orden es la clave de todos los problemas.

Nada consigue tantos triunfos como el éxito.

áfrica comienza en los Pirineos.

El amor es la mas egoísta de todas las pasiones.

Todos para uno y uno para todos, si estamos divididos, caemos.

La mujer es sagrada; la mujer que uno ama es santa.

El orgullo de quienes no pueden edificar es destruir.

El merito de todas las cosas radica en su dificultad.

La vejez no podría soportarse sin un ideal o un vicio.

Sobre que delgados hilos cuelgan la vida y la fortuna.

No hay amistad que se preocupe por un secreto escuchado.

[1/3]