La iluminación espiritual

Frases Guerra

Citas Guerra


En la guerra, resolución. En la derrota, desafío. En la victoria, magnanimidad. En la paz, buena voluntad.

No soy solo un pacifista, sino un militante pacifista. Estoy dispuesto a luchar por la paz. Nada terminara la guerra a menos que las personas se nieguen a ir a la guerra.

¿Usted dice que una buena causa santifica incluso la guerra? Yo le digo que es una buena guerra la que santifica cualquier cosa.

Los registros de Dalton, preservados cuidadosamente a través de un siglo, fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial en el bombardeo de Manchester. No solo la vida es asesinada en la guerra.

Justo después de la Segunda Guerra Mundial, este país lidero al mucho en la ciencia en cada manera en la que lo pudieras medir, sin embargo, el número de los científicos era una pequeña proporción del que es ahora.

Se le dio la posibilidad de elegir entre la guerra y el deshonor. Usted escogió el deshonor y tendrá la guerra.

La guerra contra las mujeres es la guerra mas larga, destructiva y mas generalizada del mundo.

Por tanto, lo que es de suprema importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo.

Los hombres se cansan antes de dormir, de amar, de cantar y de bailar que de hacer la guerra.

El amor es como la guerra: fácil de empezar, difícil de terminar.

Pero, ¿cómo justifican los historiadores que la guerra se convierta en objeto prioritario y "ejemplarizante" de los estudios históricos? ¿Para qué se convierte la guerra en estudio prioritario de historiadores? Volviendo a Herodoto, el objetivo de su obra y el plan que se propuso queda claro desde el principio de su libro cuando escribe que "ésta es la exposición de las investigaciones de Herodoto de Halicarnaso, para que no se desvanezcan con el tiempo los hechos de los hombres, y para que no queden sin gloria grandes y maravillosas obras, así de los griegos como de los bárbaros, y, sobre todo, la causa por la que se hicieron la guerra". Tras Herodoto, Tucídides quien desde las primeras páginas de su libro afirma que escribió sobre la Guerra del Peloponeso "por creer que fuese la mayor y más digna de ser escrita que ninguna de las anteriores" y "porque las guerras anteriores (...) no las tengo por muy grandes, ni por los hechos de guerra, ni en cuanto a las otras cosas". Gloria y grandeza son las motivaciones de ambos.

No ataca a los gruñidos de Vietnam, le echas la culpa la teoría detrás de la guerra. Nadie que lucho en esa guerra tuvo la culpa. Fue la propia guerra que tuvo la culpa. Es lo mismo con la psicoterapia.

Así, en el estudio de la historia y, por supuesto, en la educación los que peor servicio hacen a la Historia y a la Educación son aquellos historiadores y educadores que hablando de la Guerra pretenden educar para la paz, pero lo hacen de manera abstracta y superficial. Hipócrita muchas veces. Desde un pensamiento acrítico proponen la paz como alternativa para la guerra sin cuestionarse las estructuras de poder que la potencian, la alimentan y se benefician de su existencia.

A la barbarie nazi en Alemania debe seguirle la barbarie de la guerra en Europa, como el invierno sigue al otoño.

Podemos decidir. Tenemos dos opciones como seres humanos. Podemos decidir entre la conversación y la guerra. Eso es todo. Conversación y violencia. Y la fe es un tapón de conversaciones.

Existe una alternativa a la guerra. Es quedarse en la cama y dejarse crecer el pelo.

Sabía usted que aunque la guerra espiritual no se ve, es absolutamente real y sus estragos se producen en las almas de cada persona, al estar dotados de libre albedrío.

El amor no empieza y ni termina no es un camino pero parece que pensamos que si. El amor es una batalla, el amor es una guerra, el amor es un crecimiento.

Una vez que la guerra se transforma en un choque de absolutos, no hay espacio para la misericordia. La verdad absoluta, es la verdad ciega.

Nosotros de Macedonia, durante las generaciones pasadas hemos sido entrenados en la dura escuela del peligro y la guerra.

La guerra es un asunto demasiado grave para confiárselo a los militares.

Además la sombra que proyecta la luna sobre la tierra atravesó Europa pasando por Kosovo, luego por Medio Oriente, por Irán e Irak y posteriormente se dirigió a Pakistán e India, con su sombra parecía predecir un área de conflictos y guerras (lo cual ha venido sucediendo puntualmente). Los Mayas sostenían que a partir de los eclipse los hombres perderían fácilmente el control de sus emociones o bien afianzarían su paz interior y su tolerancia evitando los conflictos.

Demasiados de nosotros pensamos Que La Paz es imposible. Demasiados pensamos que es irreal. Pero esta es una opinión peligrosa y derrotista. Nos lleva a pensar que la guerra es inevitable.

La Inquisición: la bandera de guerra de los ignorantes.

Los guerreros victoriosos primero ganan y después van a la guerra, mientras que los guerreros vencidos primero van a la guerra y después buscan ganar.

Mientras la guerra sea considerada como mala, conservara su fascinación.

Cuando un hombre no tiene paz dentro de si mismo se dedica a compartir el malestar que lleva dentro. La guerra externa es el resultado de la guerra interna.

La guerra es un asunto demasiado grave para confiárselo a los militares, decía Clemenceau. Quizá también lo sea para dejársela los historiadores que hablan de la guerra como ejemplo de grandeza de unos pueblos sobre otros, de unas civilizaciones sobre el resto, de unas naciones sobre todas las demás. Y quizá tampoco habría que dejarla en manos de los educadores que consciente o inconscientemente relacionan guerra con progreso. Progreso ligado a la grandeza de los individuos o de los pueblos. Grandeza cuyo origen es la guerra y por tanto la crueldad, el abuso o la violación.

Tras Herodoto y Tucídides, Polibio. Sus Historias se centran en un período que comienza con la Primera Guerra Púnica y acaban a finales de la Tercera. La finalidad de su obra, explicada por él mismo, es muy clara: "el tema sobre el que intentamos tratar es un único hecho y un único espectáculo, es decir, cómo, cuándo y por qué todas las partes conocidas del mundo conocido han caído bajo la dominación romana". Queda bastante claro. Podríamos continuar con Cayo Julio César, Salustio, Tito Livio o Tácito... la historiografía medieval, seguir con el Renacimiento hasta la Ilustración. El siglo XIX o nuestro "pacífico" siglo XX. Uno de los temas favoritos de los historiadores es la Guerra y las lecciones que nos aporta. Lecciones de las que debemos aprender. Lecciones de cómo a pesar de su horror han abierto caminos al dominio, a la grandeza, al poder...

La guerra es sobre todo un catalogo de errores garrafales.

Sabía usted que aquél que quiera salir victorioso de esta guerra espiritual deberá despertar ahora de su letargo o será perdido para siempre.

Sabía usted que la guerra espiritual invisible, también llamada lucha en las regiones celestes es una batalla que envuelve a todos, es decir a cada uno de los hombres y mujeres.

La moralidad es contrabando en la guerra.

Este programa de parar la energía nuclear de aquí al 2020 es simplemente loca. Si hubiera una guerra nuclear y la humanidad fuera aniquilada, la tierra respiraría un suspiro de alivio.

Quien cree verdaderamente en Dios no hace guerra.

La guerra vuelve estúpido al vencedor y rencoroso al vencido.

La guerra, el comercio y la piratería son una trilogía inseparable.

La guerra de los tres lanzara iras en desencuentros, verán sin ver, obraran sin bien obrar. Serán en destrozo, del fin.

Sabía usted que aunque la guerra espiritual no se ve, es absolutamente real y sus estragos se producen en las almas de todos los seres humanos, al estar dotados de libre albedrío.

La guerra interna con la mente es mas terrible que las guerras externas con armas.

Sabía usted que quizá estas manipulaciones sean solo varias teorías, aunque existen varias pruebas de que se está llevando a cabo una guerra invisible de frecuencias.

Toda guerra es engaño.

Sin embargo, en la vida diaria empleamos con total tranquilidad los existenciales negativos por medio del empleo de confirmaciones probabilísticas. Por ejemplo, cuando afirmamos que las armas de destrucción masiva de la guerra de Iraq no existían, o que las hadas no existen. Lo que habitualmente entendemos como una evidencia para un existencial negativo es algo así como “es extremadamente improbable, dado el cuerpo de conocimientos del que disponemos, que tal entidad exista”.

En el arte practico de la guerra, lo mejor de todo es tomar entero e intacto el país del enemigo; hacerlo añicos y destruirlo no es tan bueno.

Mientras los hombres sigan masacrando a sus hermanos los animales, reinara en la tierra la guerra y el sufrimiento y se mataran unos a otros, pues aquel que siembra dolor y la muerte no podrá cosechar ni la alegría, ni la paz, ni el amor.

La era atómica se acerca, Rusia ya juega con ella sin saberlo. Después de las guerras llegara y hará guerra, y la guerra de guerras será. Fuego de fuegos.

Sabía usted que la guerra espiritual invisible, también llamada lucha en las regiones celestes es una batalla que envuelve a cada uno de los seres humanos.

Viva México, hijos de la Chingada. Verdadero grito de guerra, cargado de una electricidad particular, esta frase es un reto y una afirmación, un disparo dirigido contra un enemigo imaginario, y una explosión en el aire.

[1/4]