Evolución consciente con el vacío de las creencias

POR: CHRISTIAN FRANCHINI

Imagen; Evolución consciente con el vacío de las creencias; Christian Franchini

EL VACÍO DE LAS CREENCIAS

Vaciando nuestro sistema de creencias

Ni nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera el vino nuevo rompe los odres, y se derrama el vino, y los odres se pierden; más el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar. Jesús (Marcos 2:22)

Es clave comprender la importancia de enfrentar el miedo en todas sus formas y manifestaciones, ya que es el peor de los limitantes heredados desde las épocas más oscuras de nuestra historia. Con el miedo han domesticado y manipulado siempre a las masas y es algo que parece haber quedado registrado en nuestra herencia biológica.

Hoy necesitamos desprogramar de nuestro ADN los distintos patrones de miedo aceptados por décadas, incluso por generaciones. A medida que profundices en tu camino de autoconocimiento, irás descubriendo que muchas veces se trata de miedos irracionales alojados en el inconsciente que interfieren en la realidad de cada quien, como virus informáticos que infectan en los distintos procesos que emprendemos, especialmente aquellos que tienen que ver con nuestro desarrollo y crecimiento, generando auto-sabotajes para que no avancemos en la dirección que decidimos ir. Es una batalla permanente que debemos enfrentar desde nuestro guerrero espiritual.

En esta sociedad actual, una de las formas de miedo más común se manifiesta como una sensación de vacío, siendo percibida como un fantasma que amenaza la seguridad, sin darnos cuenta que aquello que sentimos como seguridad, es una falsa certeza que tenemos de la realidad. Muchos para tapar esta sensación recurren a distintas formas de engañar su propia atención, ya sea mediante las compras compulsivas, horas perdidas en la PlayStation, una Tv encendida solo para escuchar un ruido de fondo y diferentes tipos de distractores, que tienen la finalidad de no permitir el encuentro con algo que está pujando interiormente, que tampoco se sabe exactamente que es. Pero lo que es claro, al menos por un instante, es que nuestro ser reclama por un tiempo de introspección, cuando en la sociedad moderna, la introspección no es considerada en lo más mínimo, hoy sería como el equivalente a la meditación en otras épocas… y aquí podemos encontrar una interesante clave, ya que si atiendes el origen de este vocablo que proviene del latín, descubriremos que meditar o medi estare, significa estar o permanecer en el medio o centro, es decir quien medita está centrado, ya puedes advertir que las piezas del rompecabezas comienzan a tener un sentido.

Por alguna razón los sistemas de control necesitan generar una interferencia permanente en los individuos para que no se encuentren, ya que la poca conexión que el humano tiene con sus verdaderas necesidades, hace que no sea fácil atravesar ese vacío. La primera respuesta que surge en estos casos es una sensación de miedo, o una insatisfacción que hay que tapar o cubrir inmediatamente con algo. Mientras que esa sensación de vacío, siempre será una oportunidad de indagar e interrogar en sí mismo, en lugar de acudir rápidamente a tapar eso, como mecanismos de defensa de su propio paradigma, en el que están parados y han fundado su zona de confort.

VACIÁNDONOS

Vaciarnos implica desaprender lo que nos dio seguridad y confianza.

Apoyándome nuevamente en los ejemplos informáticos, no se instala un nuevo software sin antes desinstalar la versión anterior que ha quedado tecnológicamente obsoleto, ya no basta un simple actualización. Este simple ejemplo es muy fácil de comprender, lo mismo ocurre en otras áreas, ya que no es posible avanzar en un terreno nuevo sin antes vaciarnos de viejos preceptos y expectativas que literalmente interfieren en nuestra percepción.

Vaciarnos entonces implica desaprender aquello que nos dio seguridad y confianza en el pasado. Ya que no es posible solucionar los nuevos problemas con viejas recetas, como dijo Jesúsnadie echa vino nuevo en odres viejos…, esto significa que lo nuevo, necesita un tiempo-espacio sin interferencias para desarrollarse correctamente. Como podemos ver, el exceso de información puede ser un problema extra, por lo tanto, cuando estamos muy pesados de datos no es posible encontrar la respuesta que necesitamos. La frase popular la rama tapa el bosque cobra un especial sentido en este momento.

Si bien es importante estudiar y aprender, es clave mantener siempre una mirada renovada que permita mantener en el ser el lugar de asombro y descubrimiento, capacidad que manejan muy bien los niños. Seguramente te has dado cuenta que para los niños, antes de que inicien su escolaridad, todo es posible... Hay un cambio drástico cuando inician la educación formal, que en pocos años reduce sus posibilidades. Es decir, esta formación les indicará que es posible hacer y que no.

Lamentablemente, hay que decirlo, es que el sistema formal de educación, más allá de la calidad en contenidos (ese es otro tema) desfavorece y hasta va anulando los potenciales y capacidades con las que hemos nacido naturalmente, al limitar las creencias entre que es posible y que no lo es. Podemos ver cómo las instituciones educativas llenan de actividades extracurriculares y tareas para el hogar así ahogar su potencial, quitarles el tiempo de jugar y explorar su creatividad innata, que es lo que verdaderamente necesitan desarrollar. El científico Albert Einstein, destacó que: Es más importante la imaginación que el conocimiento. Por lo que es fácil darnos cuenta como: Imaginación, tiempo, meditación, introspección y creencias son manipuladas.

Casualmente los gnósticos en el pasado, enseñaban sobre la importancia de la imaginación luminosa, siendo un concepto ignorado en la actualidad, que representa un auténtico potencial de desarrollo humano. Sin embargo y muy a pesar de todos esos esfuerzos por ocultar el verdadero conocimiento, el ser despierto comienza a desarrollar herramientas y potencialidades, que le permiten crear y plasmar en su universo sin interferencias ni mandatos. Un desafío que muchos están aceptando.

Por todo lo expuesto, ya es posible vislumbrar que si el contexto ha cambiado, no podemos pretender hacer lo mismo de siempre, aplicar las mismas respuestas automáticas aprendidas en el pasado para querer solucionar los nuevos problemas. Hay que considerar que los factores que hace décadas atrás eran estáticos, ahora son extremadamente dinámicos, con lo cual nuestro abordaje a lo nuevo ahora debe ser diferente.

Si das un vistazo a quienes han hecho los más grandes descubrimientos e inventos, veras que incursionaron desde su saber subjetivo, fueron personas que han puesto en jaque a los sistemas de creencias de su época. En todos los casos y épocas en que se ha creado un concepto nuevo, o un avance revolucionario, han sido tratados como locos, o expulsados de sus grupos de pertenencia, perdiendo su estatus en muchos casos. Se pueden citar muchos nombres, entre ellos encontramos el caso de Nikola Tesla, alguien que revolucionó varios campos de la ciencia, siendo ignorado y marginado por sus colegas y los medios de la época.

CONCLUSIÓN

La dinámica del universo en este plano se manifiesta en lo cíclico, podemos observarlo en círculos que se perpetúan en las historias de los linajes… generación tras generación, en los tiempos históricos que se repiten una y otra vez, lo observamos en la Rueda Karmica en la que estamos atrapados hasta que despertamos de la hipnosis colectiva y decidimos cerrar ese círculo así dirigirnos al centro, a nuestro propio centro… solo desde allí es posible conectar la espiral evolutiva de nuestra conciencia, pasando de ser unidades de carbono a unidades de conciencia.

Dijo Carl Jung: Solo se volverá clara tu visión cuando puedas mirar en tu propio corazón. Porque quien mira hacia afuera sueña, y quien mira hacia dentro despierta.

El desafío entonces como premisa de este viaje, será dejar de buscar afuera lo que debemos encontrar dentro de nosotros. Algo que parece contradictorio... cuando las agencias de investigación espacial anuncian supuestos planetas descubiertos a años luz de distancia, como algo trascendente para el humano, siendo solo un elemento distractor para invitar a mirar afuera. Solo dirigiendo nuestra conciencia hacia nuestro corazón, será posible acceder al centro de nuestra naturaleza humana y divina, ese será el auténtico Viaje Heroico qué te permitirá salir de la dualidad de la mente y lograr descubrir el impulso genuino hacia a tu propia Evolución Consciente.


Si cambias la creencia cambiarás la experiencia.

Christian Franchini