Tengo que vivir quiero vivir

POR: ANTHONY DE MELLO

Imagen; Tengo que vivir quiero vivir; Anthony De Mello

VIVIR

¿Hay vida antes de la muerte?

Todas las preguntas que se suscitaron aquel día en la reunión pública estaban referidas a la vida más allá de la muerte. El Maestro se limitaba a sonreír sin dar una sola respuesta. Cuando, más tarde, los discípulos le preguntaron por qué se había mostrado tan evasivo, él replico:

VIDA ANTES DE LA MUERTE

¿Cuántas veces ponemos el centro de nuestra atención en lo que ocurrirá luego de nuestra muerte? ¿Cuántas veces nos preguntamos si existe la reencarnación, si volveremos a tener una vida física como la que ya tenemos, si nuestros actos de hoy influirán en ello, si pasaremos directamente a ser parte de la eternidad, etc. etc.?

¿Cuántas veces logramos llegar a una respuesta que tomemos por cierta y definitiva? ¿Casi nunca? De hecho, en el momento en que llegásemos a esa respuesta, no sería necesario volver a formularse la pregunta, por lo que si lo hacemos, es que no hemos arribado a tal certeza.

HIPÓTESIS

Eso parece lo más probable que lleguemos a obtener cuando abordamos esa cuestión.

Es paradójico que dediquemos tanta energía enfocando nuestra atención en algo que, por regla general, está más allá de las certezas, que cae en el ámbito del misterio. Pero lo más paradójico es que, desde que nuestra atención no puede estar íntegramente enfocada en dos objetos al mismo tiempo, la atención que destinamos a esos rumbos se la quitamos a lo que sí es cierto y seguro: que hoy estamos vivos. Nos desconectamos del presente.

Cuando nos desconectamos de nuestro hoy, estamos reduciendo el nivel de conciencia con el que vivimos. Cuando reducimos el nivel de conciencia, aumentamos el grado de inconsciencia. Y cuando éste aumenta, nos ocurre que:

Cuando logramos comprender que, ocurra lo que ocurra luego de nuestra muerte, tenemos un presente en el que estamos con vida, podemos dejar de perdernos en el anhelo de una segunda oportunidad, y encontrarnos dispuestos a aprovechar esta que ya tenemos. Una inmensa oportunidad que, a su vez, contiene infinidad de posibilidades, muchas de ellas (la inmensa mayoría) dependientes de nuestras decisiones y elecciones.

Definitivamente sí. Hay vida antes de la muerte.

NO TE OLVIDES DE VIVIR

Sí, hay que vivir; tienes que proponerte continuamente a vivir.

No lo olvides nunca, por qué el día que empieces a olvidarte de la vida, estarás empezando a morir, mírate dentro de ti, allí donde tú solo puedes llegar, allí donde tú solo conoces tus secretos, contempla si tu vida es un ir pasando o un ir tirando; ¿o notas en ti un dinamismo, que anima todo lo que haces, todo lo que eres?

Dichoso tú si compruebas que tu vida está repleta de vitalidad, de fuerza, si tu vida es tal, encontrarás sentido a todo lo que haces, a todo lo que esperas, a todo lo que amas, a todo en lo que confías.

Si tu vida es así, sentirás dentro de ti la verdadera libertad, la verdadera alegría, que te harán saborear el gozo de la vida, el gozo del trabajo, el gozo del amigo, el gozo del tiempo... e incluso el gozo del dolor, busca de continuo en ti, el deseo de ser más, de ser pleno, de ser feliz... de vivir. Métete dentro, muy dentro de ti esto: Tengo que vivir; quiero vivir...