LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD
ESCRITOS CON SABIDURÍA
  LA ILUMINACIÓN MEDITACION FRASES RADIO ONLINE EL AMOR FRASES DOBLES GALERIA WHATSAPP BUSCAR RESUMEN  
SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR


      

   

OSHO PROFUNDIZA EN LA VIDA DE JESÚS EL CRISTO

- OSHO -

AUTOR OSHO    ESCRITOS OSHO    FRASES OSHO    FRASES WHATSAPP OSHO    FRASES DOBLES OSHO

04/04/2021

Osho profundiza en la vida de Jesús el Cristo y de que manera. No te pierdas este escrito porque te estarías perdiendo conocer el verdadero Cristo.

Osho profundiza en la vida de Jesús el Cristo - Escrito por Osho

JESÚS DA TESTIMONIO DE DIOS

La canción es la de Dios y las metáforas de Jesús dan testimonio de la vida.

El Evangelio comienza de una forma increíblemente hermosa. Ningún otro libro comienza de esa forma, ningún otro libro puede empezar de esa forma. La Biblia es el Libro de libros; ése es el exacto significado de la palabra “Biblia”: el libro. Es el documento más preciado que tiene la Humanidad. Por eso es llamado “El Testamento”, porque en él Jesús da testimonio de Dios, Jesús se convierte en su testigo, da fe de Él. Ésta es la única prueba posible. Dios no puede sostenerse con argumentos; solamente un hombre como Jesús puede convertirse en su evidencia.

El Evangelio nos trae todo aquello que hay de hermoso en el florecimiento de Jesús: las Bienaventuranzas. Son los dichos más bellos nunca pronunciados. Ni incluso Buda, ni incluso Lao Tse, han hablado de esa forma. Buda es muy filosófico, muy refinado; Jesús es muy sencillo, muy simple. Jesús habla como un aldeano, como un granjero, como un pescador. Pero debido a que habla de la forma en que la gente sencilla lo hace, sus palabras poseen una solidez, una concreción, una realidad.

Las palabras de Buda son abstractas; son palabras muy elevadas, filosóficas. Las palabras de Jesús son muy terrenales, están enraizadas en la tierra. Poseen esa fragancia de la tierra que descubres cuando comienzan las lluvias y cuando la tierra empieza a absorberlas y exhala ese aroma, la fragancia de la tierra húmeda, la fragancia que encuentras en las playas, la fragancia del océano, de los árboles. Las palabras de Jesús están muy arraigadas en la tierra, pertenecen a la tierra. Es un hombre de la tierra y ésa es su belleza. Nada puede compararse con esa belleza. El cielo es hermoso, pero es abstracto, muy lejano, distante.

«Ningún otro libro comienza de la forma en que comienza el Evangelio, ningún otro libro se expresa de la forma en que lo hace el Evangelio». Osho

La palabra “evangelio” procede originalmente de la expresión “la palabra de Dios”. Dios habla a través de Jesús. Jesús es un bambú hueco. La canción es la de Dios y las metáforas de Jesús dan testimonio de la vida. No enhebra conceptos; simplemente indica la verdad tal y como es.

LAS GENERACIONES DE JESÚS

Primero el comienzo: «El libro de las generaciones de Jesús Cristo, el hijo de David, el hijo de Abraham. Abraham engendró a Isaac y este a Jacob. Jacob engendró a Judá… Judá a Faré… Faré engendró a Esrón y este a Aram…», y así sucesivamente. Después: «… Jacob engendró a José, el esposo de María, de quien nació Jesús que fue llamado Cristo».

A continuación esta genealogía se detiene de repente. Cuarenta y dos generaciones han pasado desde Abraham a Jesús. El Evangelio repasa esas cuarenta y dos generaciones y entonces, repentinamente, nace Jesús y la genealogía se detiene. De repente aparece un punto y final, porque Jesús es la culminación; no hay nada después de él. Jesús es la culminación; no hay forma de proseguir. Así pues, “Abraham engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob,...” y así continúa. Al llegar a Jesús no hay forma de ir más allá; a llegado la culminación. Jesús es el florecimiento y la culminación. Por eso la Biblia llama a Jesús, “pleroma”, la culminación.

Esas cuarenta y dos generaciones culminaron en Jesús. Toda la historia que precede a Jesús culmina en él. El hogar ha llegado. Él es el fruto, el producto, la evolución de esas cuarenta y dos generaciones. Jesús es la culminación, por eso después el Evangelio no habla de nada más. Jesús no engendró a nadie; se engendró a sí mismo. Y ése es el significado de la palabra, Cristo.

NACIMIENTO DE JESÚS

Hay dos clases de nacimientos. Uno, a través de los demás, a través del padre, a través de la madre. Es un nacimiento corporal. El otro nacimiento te lo has de provocar en ti mismo, has de nacer de ti mismo, has de convertirte en el útero, has de ser tu padre, tu madre y el niño. Has de morir como pasado y has de nacer como presente. Has de engendrarte a ti mismo. Por eso digo que el libro comienza de una forma increíblemente bella, muy significativa. Jesús no engendra a nadie; se engendra a sí mismo.

CRUCIFIXIÓN Y RESURRECCIÓN DE JESÚS

Ése es el significado de la crucifixión y de la resurrección. El cuerpo es crucificado; no puedes crucificar el espíritu. Puedes destruir el cuerpo, pero no puedes destruir el espíritu. El cuerpo es burdo, puedes cortarlo con la espada, puedes envenenarlo, e incluso si nada acaba con él, llegará la muerte y el cuerpo desaparecerá. Ha de morir, ha de desaparecer; solamente está aquí durante un cierto tiempo. Aquellos que son conscientes emplean ese tiempo para crear un espíritu en sí mismos.

TRANSFORMACIÓN DEL ESPÍRITU

El cuerpo es como las uvas. Las uvas han de descomponerse; no puedes conservarlas durante mucho tiempo. Se pudrirán. Pero puedes de las uvas puedes obtener vino; por eso se le denomina también espíritu. Espíritu: Juego de palabras en inglés en el original entre dos acepciones de la palabra, Spirit = alcohol y vino o espíritu.

Puedes crear un “alcohol”, un “vino”, en tu ser. No puedes conservar las uvas; son perecederas, caducas. Pero el vino puede conservarse para siempre. En realidad, cuanto más viejo se vuelve, más preciado y valioso es. Su duración excede al tiempo; pertenece a la eternidad.

El cuerpo es como las uvas y si lo empleas debidamente podrás crear en ti el vino. El cuerpo ha de desaparecer, pero el vino puede permanecer, el “espíritu” puede permanecer.

JESÚS TE TRANSFORMA EN ESPÍRITU

Jesús hizo muchos milagros. Uno de sus milagros fue el milagro de transformar el agua en vino. Eso son metáforas. No las tomes literalmente. Si la consideras literalmente destruirás su significado, su sentido. Y si tratas de demostrar que son hechos reales, entonces eres un estúpido y, al mismo tiempo, Jesús también parecerá un estúpido. Son metáforas del mundo interior.

El mundo interior no puede ser expresado en palabras, sino simbólicamente, sólo simbólicamente. Convertir el agua en vino simplemente significa crear lo temporal en lo eterno, crear aquello que permanece en aquello que no puede permanecer.

Si embotellas agua, más tarde o más temprano se corromperá. Pero puedes conservar el vino durante muchos años, durante siglos. Y cuanto más viejo es, mejor se vuelve, más fuerte, más potente. El vino es una metáfora de lo eterno.

TRANSFORMACIÓN DE JESÚS

Jesús es transformado mediante su sacrificio. Nadie es transformado sin sacrificarse. Has de pagar por ello; la cruz es el precio que pagas. Has de morir para renacer, has de perderlo todo para ganar a Dios.

Jesús se engendró a sí mismo. Eso sucedió en la cruz. Dudó por un instante; estaba confuso, era natural. Durante un sólo instante no pudo encontrar a Dios por ningún lado. Lo estaba perdiendo todo, estaba completamente perdido; iba a morir y parecía no haber ninguna posibilidad... eso sucede a toda semilla. Cuando siembras la semilla en la tierra, llega un momento en el que la semilla está a punto de desaparecer... y han de surgir las dudas. Las mismas dudas le surgieron a Jesús en la cruz. La semilla se está muriendo y la semilla se aferra al pasado. Quiere sobrevivir; nadie quiere morir. Y la semilla no puede imaginarse que eso no es la muerte, que pronto resucitará multiplicada, que pronto empezará a crecer tras germinar.

La muerte de la semilla será el nacimiento del árbol, y entonces brotarán muchas ramas y florecerá y fructificará y los pájaros se posarán en sus ramas y allí harán sus nidos y las gentes se sentarán bajo la sombra del árbol. Y el árbol hablará por la noche a las nubes y a las estrellas, y jugará con el cielo y bailará con el viento, y habrá gran regocijo. ¿Pero cómo puede saber todo esto la pobre semilla que nunca ha sido otra cosa? Le es inconcebible. Por eso Dios es inconcebible.

No se le puede demostrar a la semilla lo que va a suceder, porque si la semilla pide “Déjame ver qué vas a hacer”, no podrás hacérselo ver; no puedes mostrarle a la semilla lo que va a suceder. Sucederá en el futuro, y cuando suceda, la semilla habrá desaparecido. La semilla nunca se encontrará con el árbol. El hombre nunca se encuentra con Dios. Cuando el hombre se ha ido, Dios desciende.

Jesús dudó, se quedo apesadumbrado, se quedó anonadado. Grito, casi gritó contra el cielo «¿Por qué me has abandonado? ¿Por qué? ¿Por qué me torturas así? ¿Qué mal te he hecho?» Mil y un pensamientos debieron de cruzar por su mente.

La semilla se está muriendo, y la semilla es completamente ajena a lo que de va a suceder. No es posible para la semilla imaginarse cuál será el siguiente paso, por eso es necesaria la fe, la confianza. La semilla ha de confiar en que nacerá el árbol. Con todas sus dudas, con todos sus miedos, con sus inseguridades, con toda su angustia, con su ansiedad,... a pesar de todo eso, la semilla ha de confiar en que surgirá el árbol, en que aparecerá el árbol. Es un salto de fe.

EL MILAGRO DE JESÚS

Y ese salto lo dio Jesús; se relajo en la cruz y dijo: “Hágase tu voluntad” Su corazón latía con fuerza. Es natural. Tu corazón también palpitará, también tendrás miedo cuando se aproxime el momento de la muerte, cuando llegue el momento en que tu yo desaparezca y te estés perdiendo en una especie de nada y parezca que no hay forma de sobrevivir y tengas que entregarte.

Puedes entregarte de dos formas. Puedes entregarte a regañadientes, pero entonces no captarás lo que es verdaderamente importante; entonces simplemente nacerás de nuevo. Sí eres capaz de relajarte con una profunda aceptación, con confianza, si puedes entregarte sin ninguna resistencia... eso es lo que Jesús hizo. Ése es el mayor milagro. Para mí ése es el milagro, no el que sanara a un enfermo, o que curara los ojos de alguien que estaba ciego, o que curara a un leproso, o que ayudara a Lázaro a revivir, a volver a la vida habiendo muerto. No, para mí esos no son verdaderos milagros; son todo parábolas, metáforas. Todos los Maestros han dado ojos a los ciegos y oídos a los sordos. Todos los Maestros han sacado a gente de esa muerte que ellos denominan vida, les han sacado de sus tumbas. Eso son metáforas.

Pero el verdadero milagro es cuando Jesús—a pesar de todas sus dudas, de sus miedos, de sus indecisiones, de sus suspicacias—se relaja, se entrega y dice “Hágase tu voluntad”. En ese instante Jesús desaparece; el Cristo nace.

Teilhard de Chardin lo denomina “cristogénesis”: Jesús engendrando a Cristo. A través de ella, de la cristogénesis, el hombre se convierte en aquello que realmente es; pierde aquello que no es y se convierte en lo que es. El hombre se “cristifica”. Cristifícate; nunca te conviertas en un cristiano. El cristiano es aquel que sigue el dogma del cristianismo. “Cristificarse” significa que uno muere como semilla y se convierte en una árbol. “Cristificarse” significa que abandonas tu ego, que desapareces como tú y empiezas a vivir en otro plano, en una especie de transfiguración, en una resurrección. “Cristificarse” significa que ya no estás solo; Dios está en ti y tú estás en Dios.

CONSCIENCIA CRÍSTICA

Ésta es la paradoja de la consciencia crística.

Cristo, en numerosas ocasiones, se llama a él mismo “Hijo del hombre” y en muchas otras “Hijo de Dios”. Es las dos cosas. Es “Hijo del hombre” por lo que al cuerpo concierne, es “Hijo del hombre” por lo que a la mente concierne. Es Hijo de Dios en lo tocante al espíritu, es Hijo de Dios en lo referente a la consciencia. La mente es el mecanismo de la consciencia, de la misma forma que el cuerpo es la morada del espíritu. La mente pertenece al cuerpo; la consciencia pertenece al espíritu. Jesús es la paradoja: por una parte, hombre; por la otra, Dios. Y cuando Dios y hombre trabajan juntos, no hay que sorprenderse si aparecen los milagros. Los milagros suceden solamente cuando Dios y el hombre funcionan de la mano, en cooperación.

CRISTO Y DIOS

León Tolstoi ha dicho, “Cristo es Dios y es el hombre trabajando juntos, caminando juntos, bailando juntos”. Agustín dice, “Sin Dios, el hombre no puede existir; sin el hombre, Dios no existe”. Cristo es la operación combinada, el encuentro del infinito con lo finito, del tiempo y la eternidad encontrándose y fundiéndose la una en las otra.

Un viejo jardinero estaba trabajando en su jardín cuando el párroco pasó por allí. Jorge, dijo el cura: «Es maravilloso ver lo que Dios y el hombre puede hacer trabajando juntos. Sí reverendo, ¡pero debería haber visto este jardín el año pasado cuando lo tuvo todo para él!»

Sí es cierto. El hombre a solas es impotente. Dios tampoco puede trabajar solo. Dios a solas es potente, pero carece de instrumento. El hombre a solas, es un bambú un hueco; nadie puede crear en él una canción, nadie puede llenarlo con música, con armonías, con melodías. Dios a solas, poseer la capacidad de crear una melodía, pero no tiene ningún bambú un hueco para crear una flauta. Cristo es la flauta en los labios de Dios. De modo que todo aquello que surge de Cristo es el "evangelio", la palabra de Dios.

MADURACIÓN DEL ESPÍRITU

El espíritu madura al igual que el cuerpo madura.

El cuerpo madura en catorce años; madura sexualmente, puede reproducirse a través del sexo. A los catorce años el cuerpo ha madurado para la reproducción sexual: el chico puede convertirse en padre, la chica puede convertirse en madre, pueden reproducir réplicas de sí mismos.

Exactamente de la misma forma madura también el espíritu.

Así como el cuerpo emplea catorce años para alcanzar la madurez sexual, el espíritu emplea catorce generaciones para alcanzar la madurez espiritual. Ése es el significado de las catorce generaciones: de Abraham a David, de David al exilio en Babilonia, y del exilio en Babilonia hasta Jesús. Y cuando el espíritu ha alcanzado su madurez, cuando el fruto está maduro, cae del árbol. Inmaduro, se aferra al árbol. Inmaduro, ha de aferrarse. Sí sin haber madurado, cayera, entonces nunca se volvería dulce, permanecería siendo amargo, áspero. No podría aprovecharse. Para madurar, es necesario aferrarse. El aferrarse simplemente demuestra que todavía no estoy listo para dejarte. Siempre que alguien ha alcanzado la madurez, esa misma madurez se convierte en libertad; entonces el apego desaparece.

Jesús desaparece en Dios, Jesús desaparece de este árbol de la vida; el fruto está maduro. Por esto en Oriente decimos que siempre que uno hombre se ha vuelto perfecto—perfecto en el sentido de que ha crecido todo lo que podía crecer en esta Tierra, en esta situación—entonces no regresa más. Entonces pasa al más allá, traspasa el punto sin retorno. Entonces nunca regresa. Le llamamos un Buda.

Jesús solía llamar a este estado "Cristo": uno que ha alcanzado el más allá y sólo ésta aquí durante un tiempo. El fruto está maduro y espera caer en cualquier momento; sólo una suave brisa y el fruto desaparecerá para siempre, desaparecerá en la existencia. Por esto, el árbol se detiene en Jesús. Jesús no se casa, Jesús no tienen hijos. Su celibato no tienen nada que ver con el celibato corriente, reprimido. No está en contra del amor, no está en contra del sexo, no es un puritano, no es un moralista.

JESÚS ES AMOR

El camino de Jesús es el camino de el amor.

La gente pobre posee más amor que la rica. Puede que sean pobres por eso, porque cuando tienes mucho amor eres incapaz de acumular mucho dinero; no van juntos. Cuando tienes tanto amor, compartes. Un rico no puede ser alguien que ame porque el amor siempre será una amenaza a para sus riquezas. Sí amara a la gente tendría que compartir.

La gente pobre tiene más amor, porque la gente pobre no ha desarrollado su mente de forma que toda su energía gira en torno al corazón. Esos son los dos centros: o bien la energía se dirige al corazón o bien se dirige a la cabeza. Es muy raro encontrar un ser equilibrado cuya energía esté en ambos centros o que sea capaz de dirigir su energía donde sea necesario, desviándola. Cuando desea tener inteligencia, canaliza dirige su energía hacia la mente. Cuando quiere amar, canaliza toda su energía hacia su corazón. Éste es el hombre perfecto. Pero la gente corriente no es tan perfecta. O bien están colgados de su mente o bien viven en su corazón.

El camino de Jesús es el del amor, de ahí que obrara realizara milagros con los pobres, con la gente corriente cuya inteligencia no estaba muy desarrollada. Pero pudo utilizar esa posibilidad; su energía era virgen y estaba en el corazón. Eran más como niños.

CONCLUSIONES

Así como el cuerpo madura en catorce años, el espíritu madura en catorce generaciones. Ese es el límite mínimo. Depende de ti. Puede que no crezcas ni en ciento cuarenta generaciones; puede que seas muy perezoso o que sigas siendo inconsciente. Entonces podrás continuar así durante millones de vidas, sin crecer. Pero las catorce generaciones son un período límite natural; como mínimo necesitas eso.

El espíritu no es una flor de temporada; es como un gran cedro del Líbano. Necesita tiempo; se necesitan catorce generaciones para que el árbol crezca, para que llegue al cielo. No es una flor de temporada que crezca en unas semanas, pero que también se marchita en unas semanas. Espíritu significa eterno; lo eterno necesita tiempo, paciencia. Esas catorce generaciones son simplemente un número simbólico.

Jesús no puede nacer antes de catorce generaciones. Ese estado solamente es posible tras un tiempo; han de darse unos cuantos pasos. Y eso es así también en otras dimensiones.

Por ejemplo, el hombre de las cavernas no podría habernos legado los diálogos de Platón o las sinfonías de Beethoven o las pinturas de Leonardo da Vinci, o la poesía de Rabindranath Tagore. No es posible que ese hombre de las cavernas nos legara esas cosas. El hombre de las cavernas no podría haber engendrado un Albert Einstein, ni un Dostoievski, ni un Picasso. El hombre de las cavernas no podría habernos dado un Buda, o un Lao Tse, o un Jesús. Se necesita tiempo, se necesita preparación, y se necesita una cierta atmósfera en la cual crecer; solamente en estas condiciones es posible un Jesús.

Para que Jesús exista son necesarias muchas cosas; solamente puede existir en las circunstancias anteriores. Para que Jesús diga lo que él quiere decir se necesita una determinada clase de oyente que sea capaz de entenderlo.

FRASES OSHO

RECOMENDADOS

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - OSHO

04/04/2021

GRAFICAS FRASES DOBLES - OSHO         GALERIA WHATSAPP - OSHO

OSHO PROFUNDIZA EN LA VIDA DE JESÚS EL CRISTO

OSHO

FRASES OSHO

Osho profundiza en la vida de Jesús el Cristo y de que manera. No te pierdas este escrito porque te estarías perdiendo conocer el verdadero Cristo.

VIDA   -   CRISTO

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - PAUL SMITH

25/05/2020

GRAFICAS FRASES DOBLES - PAUL SMITH         GALERIA WHATSAPP - PAUL SMITH

LA REALIDAD DE DIOS Y LA CONSCIENCIA DE CRISTO

PAUL SMITH

FRASES PAUL SMITH

El místico cristiano Paul Smith nos propone en este versado artículo conocer la realidad de Dios y la consciencia de Cristo desde una perspectiva no-dual.

CONSCIENCIA   -   JESUCRISTO

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - JESUS EL CRISTO

07/05/2020

GRAFICAS FRASES DOBLES - JESUS EL CRISTO         GALERIA WHATSAPP - JESUS EL CRISTO

LAS 9 CARTAS DE CRISTO Y EL AMOR

JESUS EL CRISTO

FRASES JESUS EL CRISTO

En las 9 cartas de Cristo se habla del amor espiritual y del amor humano. Veamos un buen resumen seleccionado para poder entender mejor la misión de Jesús.

JESUCRISTO   -   CARTAS

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - JESUS EL CRISTO

11/04/2020

GRAFICAS FRASES DOBLES - JESUS EL CRISTO         GALERIA WHATSAPP - JESUS EL CRISTO

LO MEJOR DE LAS 9 CARTAS DE CRISTO

JESUS EL CRISTO

FRASES JESUS EL CRISTO

A través de varias lecturas seleccionamos lo mejor de las 9 cartas de Cristo que rectifican las interpretaciones erróneas cuando Jesús estuvo en Palestina.

JESUCRISTO   -   CARTAS

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - ANTHONY DE MELLO

03/03/2020

GRAFICAS FRASES DOBLES - ANTHONY DE MELLO         GALERIA WHATSAPP - ANTHONY DE MELLO

JESUCRISTO SE SENSIBILIZÓ A LA VIDA

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

El mejor teólogo es el que sabe explicar la teología como Jesucristo: por medio de cuentos, sin conceptos. Por medio de la vida como hacía Jesús.

VIDA   -   SENSIBILIDAD

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - OSHO

04/02/2020

GRAFICAS FRASES DOBLES - OSHO         GALERIA WHATSAPP - OSHO

ACÉRCATE A CRISTO DE FORMA DIRECTA

OSHO

FRASES OSHO

Cristo es diferente de todo tipo religioso; si quieres entender a Cristo, acércate en forma directa e inmediata, no vía religiosa o no entenderás a Cristo.

RELIGIÓN   -   JESUCRISTO

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - JESUS EL CRISTO

27/08/2019

GRAFICAS FRASES DOBLES - JESUS EL CRISTO         GALERIA WHATSAPP - JESUS EL CRISTO

NUEVO MENSAJE DE LAS 9 CARTAS DE CRISTO

JESUS EL CRISTO

FRASES JESUS EL CRISTO

He descendido en plenitud de consciencia otro mensaje para el mundo. El nuevo mensaje de las 9 cartas de Cristo sobre el amor universal hecho visible.

JESUCRISTO   -   CARTAS

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - RICARDO ARJONA

27/07/2019

GRAFICAS FRASES DOBLES - RICARDO ARJONA         GALERIA WHATSAPP - RICARDO ARJONA

RICARDO ARJONA Y JESUCRISTO

RICARDO ARJONA

FRASES RICARDO ARJONA

El cantautor Ricardo Arjona muestra a un Jesucristo mas espiritual y menos religioso en su inspirada y polémica canción «Jesús, verbo no sustantivo».

RELIGIÓN   -   JESUCRISTO

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - OMRAAM MIKHAEL

23/07/2019

GRAFICAS FRASES DOBLES - OMRAAM MIKHAEL         GALERIA WHATSAPP - OMRAAM MIKHAEL

LA NUEVA FILOSOFÍA DE CRISTO

OMRAAM MIKHAEL

FRASES OMRAAM MIKHAEL

En la nueva filosofía de Cristo el significado real de dar la otra mejilla es el otro lado de ustedes mismos, el del espíritu, el del poder de la luz.

JESUCRISTO   -   FILOSOFÍA

GRAFICAS LA ILUMINACIÓN - ANTHONY DE MELLO

15/05/2019

GRAFICAS FRASES DOBLES - ANTHONY DE MELLO         GALERIA WHATSAPP - ANTHONY DE MELLO

ENTENDER A JESÚS EL CRISTO

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

Para entender a Jesús el Cristo nada más atractivo que escuchar a un espíritu libre y desprendido del contexto religioso como el de Anthony de Mello.

JESUCRISTO   -   CRISTIANISMO

MAS RESULTADOS