SÓLO SE NECESITA MIEDO

17/06/2018

Había un rey de corazón puro y muy interesado por la búsqueda espiritual. A menudo se hacía visitar por yoguis y maestros místicos que lo guiaran.

Sólo se necesita miedo - Escrito por Jiddu Krishnamurti

Caminar hacia la Verdad

Una pequeña historia antes de leer a Jiddu Krishnamurti.

Había un rey de corazón puro y muy interesado por la búsqueda espiritual. A menudo se hacía visitar por yoguis y maestros místicos que pudieran proporcionarle prescripciones y métodos para su evolución interna. Le llegaron noticias de un asceta muy sospechoso y entonces decidió hacerlo llamar para ponerlo a prueba.

El asceta se presentó ante el monarca, y éste, sin demora, le dijo:

  • ¡O demuestras que eres un renunciante auténtico o te haré ahorcar!

El asceta dijo:

  • Majestad, os juro y aseguro que tengo visiones muy extrañas y sobrenaturales. Veo un ave dorada en el cielo y demonios bajo la tierra.
  • !Ahora mismo los estoy viendo! ¡Sí, ahora mismo!
  • ¿Cómo es posible -inquirió el rey- que a través de estos espesos muros puedas ver lo que dices en el cielo y bajo tierra?

Y el asceta repuso:

  • Sólo se necesita miedo.

El Maestro dice:

  • Caminar hacia la Verdad es más difícil que hacerlo por el filo de la navaja, por eso sólo algunos se comprometen con la Búsqueda.

Que dice Jiddu Krishnamurti sobre el temor

Pregunta: ¿Cómo puedo librarme del miedo, que influye en todas mis actividades?

Krishnamurti: ¿Qué entendemos por miedo? ¿Miedo de qué? Hay diversos tipos de miedo, y no necesitamos analizar cada uno. Pero podemos ver que el miedo surge cuando nuestra comprensión de la vida de relación no es completa. Relaciones existen no sólo entre personas sino entre nosotros y la naturaleza, entre nosotros y los bienes, entre nosotros y las ideas; y mientras esas relaciones no sean plenamente comprendidas, tiene que haber miedo. La vida es convivencia. Ser es estar relacionado, y sin relaciones no hay vida. Nada puede existir en el aislamiento; y mientras la mente busque aislamiento tiene que haber miedo. El miedo, pues, no es una abstracción; sólo existe con relación a algo.

La pregunta es: "¿Cómo librarse del miedo?" En primer término, cualquier cosa que sea vencida tiene que ser subyugada una y otra vez. No es posible vencer, sobreponerse a un problema; el problema puede ser comprendido, no vencido. Esos son dos procesos completamente diferentes; y el proceso de vencer conduce a mayor confusión, a mayor miedo. Resistir, dominar, batallar con un problema, o erigir contra él una defensa, es sólo crear mayor conflicto. Si en lugar de ello podemos comprender el miedo, penetrarlo plenamente paso a paso, explorar todo su contenido, el miedo jamás volverá en forma alguna.

Como ya lo dije, el miedo no es una abstracción; sólo existe en relación a algo. ¿Y qué entendemos por miedo? Al final de cuentas, tenemos miedo de no ser, de no llegar a ser algo. ¿No es así? Ahora bien, cuando existe el miedo de no ser, de no progresar, o el miedo a lo desconocido, a la muerte, ¿puede ese miedo ser vencido por una determinación, por una conclusión, por alguna opción? Es evidente que no. La mera supresión, sublimación o substitución crea mayor resistencia, ¿verdad? El miedo no puede, pues, ser vencido mediante forma alguna de disciplina, de resistencia. Este hecho tiene que ser claramente percibido, sentido y experimentado; el miedo no puede ser vencido por ninguna forma de defensa o de resistencia. Tampoco puede uno librarse del miedo buscando una respuesta, o por medio de una simple explicación intelectual o verbal.

Ahora bien: ¿de qué tenemos miedo? ¿Tenemos miedo de un hecho o de una idea acerca del hecho? ¿Tenemos miedo de la cosa, tal como es, o tenemos miedo de lo que creemos que es? Tomemos la muerte como ejemplo. ¿Tenemos miedo del hecho de la muerte o de la idea de la muerte? El hecho es una cosa, y la idea acerca del hecho es otra. ¿Tengo miedo de la palabra "muerte" o del hecho en sí? Como tengo miedo del vocablo, de la idea, nunca encaro, nunca comprendo el hecho, no estoy jamás en relación directa con el hecho. Es tan sólo cuando estoy en completa comunión con el hecho, que el miedo no existe. Mas si no estoy en comunión con el hecho, entonces tengo miedo; y no hay comunión alguna con el hecho mientras yo tenga una idea, una opinión, una teoría, acerca del hecho. Tengo que ver con toda claridad. Si tengo miedo de la palabra, de la idea o del hecho. Si estoy cara a cara con el hecho, nada hay que comprender al respecto: el hecho está ahí, y puedo habérmelas con él. Mas si me da miedo la palabra, tengo que entenderla, penetrar todo el proceso de lo que implica la palabra, el término.

Por ejemplo: uno tiene miedo de la soledad, miedo del dolor y de la angustia de estar solo. Ese miedo, por cierto, existe porque uno nunca ha considerado realmente la soledad, nunca ha estado en completa comunión con ella. En cuanto uno se abre completamente al hecho de la soledad, puede comprender lo que ella es; pero uno tiene una idea, una opinión acerca de ella, basada en un conocimiento previo; y es esa idea, esa opinión, ese conocimiento previo acerca del hecho, que crea el miedo. El miedo, pues, es evidentemente el resultado de poner nombre, de aplicar un término, de proyectar un símbolo que representa el hecho; es decir, el miedo no es independiente de la palabra, del término.

Tengo una reacción, supongamos, ante la soledad: digo que me da miedo no ser nada. ¿Tengo miedo del hecho en sí, o ese miedo se despierta porque tengo un conocimiento previo del hecho? Ese conocimiento es la palabra, el símbolo, la imagen. ¿Cómo puede haber miedo de un hecho? Cuando estoy frente a frente a un hecho, en directa comunión con él, puedo mirarlo, observarlo; no hay, por lo tanto, miedo del hecho. Lo que causa miedo es mi aprensión acerca del hecho, de lo que el hecho pudiera ser o hacer.

Es, pues, mi opinión, mi idea, mi conocimiento respecto del hecho, lo que origina el miedo. Mientras demos más importancia a la palabra que al hecho, mientras al hecho se le dé un nombre y con ello se lo identifique o condene, mientras el pensamiento juzgue el hecho como observador, tiene que haber miedo. El pensamiento es producto del pasado y sólo puede existir gracias a las palabras, nombres, a los símbolos, a las imágenes, y mientras el pensamiento considere o traduzca el hecho, tiene que existir el miedo.

Es, pues, la mente la que crea el miedo, siendo la mente el proceso de pensar. El pensar es "verbalización". No podéis pensar sin palabras, sin símbolos, sin imágenes. Esas imágenes, que son los prejuicios, el conocimiento previo, las aprensiones de la mente, se proyectan sobre el hecho, y de ahí surge el miedo. Sólo se está libre del miedo cuando la mente es capaz de considerar el hecho sin interpretarlo, sin ponerle un nombre, un rótulo. Esto es sumamente difícil, porque los sentimientos, las reacciones, las ansiedades que tenemos, son prontamente identificados por la mente y reciben un nombre. El sentimiento de los celos es identificado por esa palabra. Ahora bien: ¿es posible no identificar un sentimiento, captar ese sentimiento sin ponerle nombre? Es el poner nombre al sentimiento lo que le da continuidad, lo que le infunde vigor. No bien dais un nombre a eso que llamáis miedo, lo fortalecéis; mas si podéis captar ese sentimiento sin denominarlo, veréis que él se debilita. Por consiguiente, si uno quiere estar completamente libre del miedo, es esencial que entienda todo el proceso de denominar, de proyectar símbolos, de dar nombres a los hechos. Es decir, el estar libre del miedo sólo es posible habiendo conocimiento propio. El conocimiento propio es el comienzo de la sabiduría, y ésta es el fin del miedo.

RECOMENDADOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - JORGE CARVAJAL POSADA

27/11/2020



SANAR CON LA FUERZA DEL AMOR DE TUS MANOS

JORGE CARVAJAL POSADA

FRASES JORGE CARVAJAL POSADA

El poder esta en ti, tú puedes sanar con la fuerza del amor de tus manos. Es el secreto del empleo de las manos para sanar, un acto creador por excelencia.

AMOR   -   SANAR

GRAFICAS LA ILUMINACION - OSHO

22/11/2020



NORMAS PARA EL AMOR DE CORAZÓN EN DIOS

OSHO

FRASES OSHO

Osho nos explica las normas para el amor de corazón en Dios y poder contactar con él. Dios comienza con el amor, o Dios es la última cúspide del amor.

DIOS   -   AMOR

GRAFICAS LA ILUMINACION - ANTHONY DE MELLO

18/11/2020



VIVIR EN EL AMOR ES ESTAR AQUÍ Y AHORA

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

Si alguien sabe enseñarnos porque vivir en el Amor es estar aquí y ahora es el psicoterapeuta Anthony de Mello, el tiene la autoridad plena para hacerlo.

AMOR   -   AHORA

GRAFICAS LA ILUMINACION - ANTHONY DE MELLO

09/11/2020



EL EGO Y LA COMPETENCIA SON OPUESTOS DEL AMOR

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

El sacerdote jesuita y psicoterapeuta Anthony de Mello explica como el ego y la competencia son opuestos del amor y que apasionarse es lo inverso al amor.

EGO   -   AMOR

GRAFICAS LA ILUMINACION - JIDDU KRISHNAMURTI

06/11/2020



KRISHNAMURTI EXPLICA COMO DESCUBRIR LA VERDAD DEL AMOR

JIDDU KRISHNAMURTI

FRASES JIDDU KRISHNAMURTI

Krishnamurti explica como descubrir la verdad del amor y como el deseo, el apego, el pensamiento y el movimiento nos impide descubrir el verdadero amor.

VERDAD   -   AMOR

GRAFICAS LA ILUMINACION - OSHO

05/11/2020



LA LUZ Y LA MENTE PARA HALLAR EL CAMINO DEL AMOR

OSHO

FRASES OSHO

Podemos aprender a usar la luz y la mente para hallar el camino del amor. Es simple, primero uno ha de entrar en la mente, luego en la luz y luego en lo Divino.

LUZ   -   AMOR

GRAFICAS LA ILUMINACION - MANTAK CHIA

30/10/2020



LA SONRISA INTERIOR CON ENERGÍA AMOROSA

MANTAK CHIA

FRASES MANTAK CHIA

La sonrisa interior con energía amorosa es una práctica del Tai Chi para la transmisión de energía y amor, que posee el poder de calmar, equilibrar y sanar.

ENERGIA   -   RISA