Frases Apego

Citas Apego


Debes elegir entre tus apegos y felicidad.

La emoción que sentías sobre un camino especial y único para ti como mujer es parte de tu identificación y apego a ser mujer. Y eso es en ultima instancia todo ego.

Cuando estoy dispuesta a entrar en el ámbito de la incertidumbre y la ambigüedad, me abro a infinitas posibilidades. A través de las frases sobre el desapego, conocerás su significado.

El responsable de tus enfados eres tu, pues aunque el otro haya provocado el conflicto, el apego y no el conflicto es lo que te hace sufrir.

Cuando puedas limpiar tu corazón de todos los apegos y aversiones, veras el Amor.

No tengo miedo de perderte, porque no eres un objeto de mi propiedad o de alguien mas. Te amo como eres; sin apego, sin miedos, sin condiciones, sin egoísmo, sin intentar absorberte. Te amo libremente porque amo tu libertad, al igual que la mía.

Lo malo es que la mayoría equipara la felicidad con conseguir el objeto de su apego, y no quiere saber que la felicidad esta precisamente en la ausencia de los apegos, y en no estar sometido al poder de ninguna persona o cosa.

Tu no puedes exigir a nadie que te quiera pero, en cuanto no seas exigente y sueltes los apegos, podrás reconocer cuantas personas te quieren así como eres, sin exigirte nada, y comenzaras a saber lo que es el amor.

En la sinfonía de la iluminación no hay religión, ni credo, es segura, te mantiene libre, sin apegos, sin control, te conducen a la armonía interior.

El mundo esta lleno de sufrimiento; la raíz del sufrimiento es el apego; la supresión del sufrimiento significa eliminación, abandono de los apegos.

El apego es un tipo de ansiedad para obtener lo que me da placer.

No sintáis apego por el amigo ni tampoco odio por el enemigo.

El desapego es iluminación porque niega las apariencias.

La esencia del Camino es el desapego.

El apego lleva al sufrimiento.

Percibiendo que este cuerpo es frágil como una vasija, y convirtiendo su mente tan fuerte como una ciudad fortificada vencerá a Mara con el cuchillo de la sabiduría. Velara por su conquista y vivirá sin apego.

Viniendo desde el hogar al estado sin hogar, que el hombre sabio abandone los estados de ofuscación y cultive la lucidez. Por difícil que resulte, que busque el deleitamiento y el disfrute en el desapego.

El mundo esta lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el apego a las cosas. La felicidad consiste precisamente en dejar caer el apego a todo cuanto nos rodea.

Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontaneo por la liberación y la iluminación.

Desapego es soltar lo viejo cuando lo nuevo no ha llegado aun.

Desapego es soltar lo viejo, cuando lo nuevo no ha llegado aun.

Donde hay identificación hay apego, una de las grandes fuentes de sufrimiento.

Amor al propio pueblo es muy bueno, pero los regionalismos exagerados revela poca elevación de miras. Un excesivo apego a un lugar no deja espacio para amar el resto de lugares.

El corazón alado significa el amor elevado y libre, un amor alado, que supera todos los apegos y fronteras.

Si una persona quiere solamente a una única persona y es indiferente a todos las demás, entonces su amor no es amor, sino apego simbólico o egolatría dilatada.

Practicar el desapego. El desapego a mi ego que tiene miedo a sentirse herido. El desapego a la idea tormentosa de que puedo perder a aquellos que amo y de los cuales dependo.

Aceptar una prueba es dar gracias a Dios por ella, comprendiendo que nos permite una victoria, un desapego con respecto al mundo y con respecto al ego.

Con la poderosa medicina del amor puedes curar viejas heridas, estar en paz, ser feliz y dar felicidad. animo, elige trabajar en ti mismo en cuatro espacios: el amor, la aceptación, el perdón y el desapego.

Señor, todo llega a mi vida para el bien. Una prueba es para crecer en fe, paciencia, desapego y fortaleza.

Crece en aceptación paciente y en desapego para poder disfrutar de tu paz interior.

Paz interior: Crece en aceptación paciente y en desapego para disfrutar de paz interior.

Debido al intenso apego a nuestras creencias, cuando alguien nos contradice sentimos de inmediato una sensación desagradable.

El origen de todos nuestros problemas diarios son nuestros propios engaños, como el apego.

Todos deseamos ser felices y liberarnos del sufrimiento, pero debido a nuestras perturbaciones mentales, como el odio, el apego, etcétera, no nos importa crear mas causas para sufrir.

Mientras no seamos capaces de controlar nuestros engaños, como el apego, tendremos que experimentar sufrimientos y problemas de manera continua, durante toda esta vida y en las vidas futuras sin cesar.

A partir de la mente de aferramiento propio surgen todas las demás perturbaciones mentales, como el odio y el apego, y es la causa raíz de todo sufrimiento e insatisfacción.

Practica este yoga, oh yogui. Que las cenizas con las que bañes tu cuerpo sean el conocimiento, tu flauta la concentración. Desátate de todo apego y peregrina a través de la ciudad de tu propio ser, tañe el arpa de tu mente.

Aléjate de los cinco Demonios que están probablemente arruinando tu vida: ego, enojo, apego, lujuria y avaricia.

Un pensamiento que se apegue a los objetos de los sentidos es la ignorancia, mientras que un pensamiento que nos libere del apego es la iluminación.

La mente debe utilizarse de tal manera que permanezca independiente de todos los objetos internos y externos, con la atención libre de ir y venir, sin apegos y completamente iluminada sin la menor sombra.

Cuando no hay apego somos libres y solo somos leales a nuestra existencia.

La perfección es una cuestión de desapegos.

El apego es como la religión: Te esclaviza.

Desafortunadamente, en el camino, muchas veces confundimos amor con apego y religión con religiosidad y fundamentalismo.

De la posesividad nace la carencia; del desapego, la satisfacción.

Lo que salva a uno de la mente la respiración agitada, o manaza, se llama Mantra; lo que salva a uno del apego al cuerpo se llama Tantra.

La meditación no destruye la mente. No hay nada intrínsecamente malo en la mente. Es nuestro apego a la mente, nuestra reacción a nuestros pensamientos, lo que se convierte en el problema.

Aquel que sea sereno y puro necesita solo una cosa, el desapego.

[1/3]