Frases Roberto Weiss

Citas Roberto Weiss


Si morimos, lo único que nos llevamos es el amor aprendido, la conciencia de unidad y la fuerza de voluntad adquirida en el proceso.

El apego es uno de los factores que limita al hombre con relación al universo.

Se debe destruir un apego en forma desapegada.

Aprender a amar es aprender a desapegarnos de algo.

Todos somos inmortales y existimos por toda la eternidad.

Una conciencia que dirige el accionar, nos hará evolucionar.

Al morir solo llevamos amor, conciencia de unidad y la fuerza de voluntad.

Nuestro cuerpo es solo un vehículo mientras nuestra alma esta en este mundo.

Para unirnos al universo necesitamos deshacernos de los limites que no imponemos nosotros mismos.

Quiérase. No se preocupe por la opiniones de los demás. Si de verdad necesita y quiere rechazar alguna oferta u obligación, dígalo.

En niveles de conciencia básicos, es necesario un obstáculo al cual oponer la fuerza de voluntad, a fin de que esta pueda desarrollarse.

Pedir perdón requiere constante posición de humildad y fuerza de voluntad.

Venimos a amar a un universo limitado porque solo ahí podemos destruir el apego que nos limita, entrenar la fuerza de voluntad necesaria para vencer al apego y tener conciencia para dirigir esta fuerza de voluntad.

Cuando comprendamos de verdad el concepto de que el amor es una energía que lo abarca todo y que su impulso curativo puede transformar con rapidez nuestros cuerpos, mentes y almas, superaremos nuestros dolores y males crónicos.

Ya esta programado quienes serán las personas mas importantes que conoceremos, cuales los reencuentros con almas gemelas y compañeros del alma, incluso los lugares en los que sucederán esos hechos.

Destruir un apego en forma desapegada. No tiene sentido sustituir un apego por otro. Desapegarse de algo solamente porque se esta apegado a otra cosa.

Cuando mires a lo ojos a otra persona, a quien sea, y veas tu propia alma reflejada, te darás cuenta de que has alcanzado otro nivel de conciencia.

En el transcurso de nuestra vida surgen preguntas en nuestro ser. Nos preocupamos en buscarles una respuesta, aunque a veces ni siquiera tenemos.

El apego es un limitante, así que el primer trabajo a realizarse para seguir avanzando seria desmontar la fuerza que sostiene a ese apego.

Sigo cayendo en las rutinas de la vida y a veces me dejo dominar por el orgullo, la envidia o la inseguridad. Todos somos humanos y la vida es dura. La frustración es una reacción normal y corriente.