Frases Paraiso

Citas Paraiso


El camino al paraíso pasa a través del infierno. Dante nos lo enseño.

El que hace reír a sus compañeros merece el paraíso.

Para Adán, el paraíso era donde estaba Eva.

Los grandes contaminadores en su ceguera mental, ya andan haciendo las maletas por si aparece un Planeta B o un paraíso de repuesto donde repetir hazaña.

Vivimos en el paraíso, sin haberlo notado antes.

En una eternidad siempre se puede empezar de nuevo, y esto es tan cierto como que el paraíso no esta perdido sino olvidado.

El Paraíso esta donde esta Dios. Permanece, pues, junto a Dios y el Paraíso estará allí donde tu estés.

El barco donde estaba el paraíso.

La política es el paraíso de los charlatanes.

Aquel a quien Dios preserva del mal de dos cosas entrara en el paraíso: de lo que tiene entre sus quijadas y lo que tiene entre las piernas.

La rectitud es tratar con equidad, justicia y decencia a la familia, mientras que veracidad es un esencial del buen carácter, pero ambas llevan al paraíso.

Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.

Que gran regalo seria. Deja que todas tus frustraciones en este mundo te empujen hacia la Palabra de Dios. Sera algo dulce —como entrar al paraíso.

En el paraíso no se requiere dinero, en el infierno tampoco, en el purgatorio es donde se pagan las deudas con oraciones.

Cuando el infierno son los otros, el paraíso no es uno mismo.

La infancia es a veces un paraíso perdido. Pero otras veces es un infierno de mierda.

Amad sin expectativas. De esta manera ya no necesitáis buscar el paraíso.

Me colgué de tu mirada, me quede con tu sonrisa, si te vas no existe nada si te vas, y ahora se solo se, te cruzaste en mi camino me encontré el paraíso y me quede.

El infierno esta dentro de ti, así como el paraíso.

Aunque los cabalistas hablan de los mundos superiores y los planes mas altos, la Cábala no considera el paraíso como algo en el cielo.

La cábala dice: El paraíso esta definido por la conciencia espiritual amplificada, no por la altitud.

El Paraíso esta definido por el poder y la conciencia espiritual amplificados, no por la altitud.

El amor convierte la vida en un paraíso floreciente.

Lo imperfecto es nuestro paraíso. Tenga en cuenta que, en esta amargura, deleite, ya que lo imperfecto es tan vivencial en nosotros.

Sabía usted que nuestro nuevo hogar celestial se describe, como el paraíso de Dios, como una ciudad nueva, santa y gloriosa.

Sabía usted que el nacer es por una posible expulsión del paraíso.

Sabía usted que dios ya tiene preparada la morada en este paraíso celestial, a todos aquéllos que lo buscaron de corazón en la tierra y tuvieron una vida integra, recta y justa.

Las metas vienen de la mente. En la mente el cielo esta después, el paraíso sucederá después. Sin la meta del paraíso no hay infierno.

Si en este mundo no hubiera desgracia, podríamos pensar que estábamos en el paraíso.

El paraíso perdido se recupera rápidamente a través de la meditación divina.

En alguna parte debe haber un lindo y hermoso lugar sin preocupaciones ni temores, y anhelamos regresar allí. Es el útero, el paraíso dentro de vuestras Madres.

Dando el primer paso con buen pensamiento, el segundo con una buena palabra y el tercero con una buena acción entre al Paraíso.

Del comunismo al consumismo. Son las cuatro de la tarde del domingo y Sopron, la pequeña ciudad húngara situada a escasos kilómetros de la frontera austriaca, se ha visto una vez más invadida por un enjambre de ávidos austriacos dispuestos a saciar un voraz apetito consumista que en su país no pueden satisfacer. Para ellos, que no conocen la libertad de horarios comerciales debido al enorme peso que ejercen los sindicatos en el país alpino, las naciones ex comunistas se han convertido en el paraíso terrenal del gasto en horario extralaboral.

Este discípulo de Sócrates formulaba sus ideas mediante metáforas que ayudan a entender su filosofía, las más conocidas son el "carro alado" y la "caverna". El carro alado representa la mente en el paraíso original de las ideas tirado por dos caballos, uno blanco y otro negro: El auriga que lleva las riendas representa la razón, el caballo blanco es la parte noble del alma humana y el negro la pasión. Cuando las bajas pasiones desvían al caballo negro, éste hace caer al carro a la tierra y abandona ese estado idílico de perfección. Así pues la mente se encuentra en un mundo terrenal que le es ajeno y esta mente venida a menos no es ya capaz de representar los conceptos de un modo perfecto, por lo que toda búsqueda de la verdad es un recuerdo de algo que perdimos en el pasado. La metáfora de la caverna también representa la condición humana: Unos hombres están encadenados de cara a la pared de una cueva de manera que solo pueden ver las sombras que proyecta el fuego cuando los objetos pasan delante de él. A través de la apariencia de las cosas (las sombras) el hombre debe descubrir qué es lo que acontece dentro de la caverna, qué representa la verdadera realidad.

Esta idea ha tenido bastantes adeptos en el pasado. Es especialmente famosa su formulación en la obra de Feyerabend -el autor del también famoso “todo vale”, que he mencionado antes. Para poder contestar a este argumento hemos de tener claro lo que es y lo que no es una ideología. Una ideología puede ser definida como un conjunto de creencias en la que una parte de ellas -habitualmente las más centrales- son aceptadas de forma dogmática. El neoliberalismo, con su idea de que dejar actuar libremente a la mano invisible es lo mejor para una economía, es una ideología. El comunismo, con su creencia en el advenimiento del paraíso comunista, también lo es. Las religiones son también formas de ideologías.

La adopción del Rol satisface una doble necesidad: la de evadirse de los problemas con los que la persona se enfrenta en su realidad circundante, y la de iniciar una especie de “despegue” de esta sociedad percibida como materialista y alienante. No olvidemos que la doctrina de la secta predica la llegada de un Paraíso o la instauración de un nuevo reino o estado civilizatorio que se está gestando a partir de ella, por lo que el trabajo de sus miembros constituye poco menos que una misión redentora de esta ignorante humanidad.

Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.