FRASES GABRIEL GARCIA MARQUEZ

FRASES Y CITAS GABRIEL GARCIA MARQUEZ

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

FRASES GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

ESCRITOS GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

  • No pude darme el lujo de emocionarme.
  • El barco donde estaba el paraíso.
  • Yo imaginaba que alcanzaría un límite.
  • Entregaré un Bolívar de carne y hueso.
  • Escribir bien es un deber revolucionario.
  • Estoy tan metido en la política que siento nostalgia de la literatura.
  • El mundo habrá acabado de joderse el día en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagón de carga.
  • Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuál de las dos cosas será la menos sensata.
  • Lo que pasa es que en este país no hay una sola fortuna que no tenga a la espalda un burro muerto.
  • Hace un siglo me cagaron la vida con ese pobre hombre porque éramos demasiado jóvenes, y ahora nos los quieren repetir porque somos demasiado viejos.
  • El amor se hace más grande y noble en la calamidad.
  • Todos los sueños con pájaros son de buena salud.
  • Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar.
  • Se necesita tener esa capacidad de buey que tú tienes para esperar una carta durante quince años.
  • Si tienes ganas de cantar, canta –dijo el coronel-. Esto es bueno para la bilis.
  • A mí me hubiera gustado morirme por mi cuenta, pero si mi destino era ese yo tenía que asumirlo.
  • Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.
  • No esperaba nada –mintió. Volvió hacia el médico una mirada enteramente infantil-. Yo no tengo quien me escriba.
  • Recordó un viejo adagio español: Que no nos dé Dios lo que somos capaces de soportar.
  • Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarle el ánima.
  • En alguna ciudad del mundo, en todas las paredes, tienen que estar escritas esas palabras: ‘Ojos de perro azul´ -dije-. Si mañana las recordara iría a buscarte.
  • Cuídate el corazón… te estás pudriendo vivo.
  • Nunca seré viejo –le dije entonces-. Ella lo interpretó como un propósito heroico de luchar sin cuartel contra los estragos del tiempo, pero él fue más explícito: tenía la determinación irrevocable de quitarse la vida a los sesenta años.
  • No tenemos otro mundo al que podernos mudar.
  • Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra.
  • Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor.
  • Sin darse cuenta, a través del cuerpo incorrupto de su hija, llevaba ya veintidós años luchando en vida por la causa legítima de su propia canonización.
  • Mi hijo nunca salía por la puerta de atrás cuando estaba bien vestido.
  • Sólo la poesía es clarividente.
  • La vida es la cosa mejor que se ha inventado.

MAS RESULTADOS