La iluminación espiritual

Frases Ojo

Citas Ojo


El ojo que tu ves no es ojo porque tu lo veas, es ojo porque el te ve.

Golpean mis pechos tus fantasmas, despiertas a mi tacto, hielas mi frente, abres mis ojos.

Aquellos que pasan su vida en la abundancia y en la felicidad humana son espíritus flojos que permanecen estacionarios.

Se canta al Dios infinito como si fuera inaccesible; pero en mis meditaciones, sin mis ojos, yo lo he visto.

Con un abrazo, en pocos minutos eliminaras todo el dolor y enojo.

Cuando te meten en la celda y te cierran los barrotes en las narices es cuando te das cuenta que es de verdad. En un abrir y cerrar de ojos toda tu vida se ha ido al carajo.

Aunque tengo este enojo con mi padre, yo me acepto infinita y completamente.

Se dice que el paisaje es un estado del alma, que el paisaje de fuera lo vemos con los ojos de dentro.

Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: Cierren los ojos y recen. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia.

Veinte mis ojos, pues eres lumbre de ellos, y solo para ti quiero tenerlos.

Cuando mires a lo ojos a otra persona, a quien sea, y veas tu propia alma reflejada, te darás cuenta de que has alcanzado otro nivel de conciencia.

Me temo que habrá un momento en que te falle, amigo; Voy a dar la vuelta un poco lejos, nuestros ojos no se encontraran, y en el campo No habrá nadie.

La nena ya no arruga los ojos no ha visto la luz. En la sucursal del infierno no existen ventana. Su suerte cotiza en billetes de otro país. (…). La nena no va a ir esta tarde a su clase de ingles.

Si vuestro ojo es lo suficientemente capaz de ver buenas cualidades en otros que aparentemente son inferiores a vosotros, entonces ellos pueden ser vuestros maestros.

Los Trabajadores de la Luz de la tierra son las personas equilibradas, las personas con las que quieren estar, las personas que son compasivas, quienes no rechazan y pueden ver en sus ojos y ver dentro el amor de Dios.

Oh, pequeñita forma, encomienda estas cosas que ves con los ojos interiores y que percibes con los oídos interiores del alma, a la escritura firme para utilidad de los hombres.

Viven mas contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los aparto.

Tenemos los ojos cansados de tanto ver, y los oídos de tanto oír, y el corazón de tanto odiar.

El sistema de defensa empieza muy temprano en la infancia. Aparece cuando uno se siente en peligro frente a alguien. En el niño que empieza a existir según lo que él es, este sistema aparece cuando las personas que son importantes a sus ojos no lo reconocen, o no lo aceptan en lo que él aspira a vivir.

Sabía usted que la pupila del ojo se expande tanto como 45 por ciento cuando una persona mira algo agradable.

Mi corazón ha de buscar a mi Bien amado, he de quitarme el velo y unir a El todo mi ser. Mis ojos serán dos lámparas de amor.

La muerte es un despojo de todo lo que no eres. El secreto de la vida es morir antes de morir y encontrar que no existe la muerte.

Ojo por ojo y todo el mundo acabara ciego.

No son los oídos los que oyen ni los ojos los que ven; el cuerpo por si mismo es nesciente. Es el Si-Mismo dentro, el que da la sensación de estar vivo al cuerpo. El cuerpo es solo el instrumento del Si mismo, no es el Si mismo.

Mas que sus ojos, su mirada. Miraba como queriendo decir algo y no diciéndolo.

En un instante detente. Por un breve instante para toda actividad, cierra ojos, obsérvate y entra en quietud. Un flujo de serenidad y paz te envuelve.

Cuando usted abra los ojos en la mañana, dígase a si mismo: Hoy seré feliz. Hoy tendré buena voluntad todo el día. Hoy estaré en paz. Ponga su vida entera, el amor y el interés en esta afirmación y usted habrá escogido la felicidad.

El verdadero problema comienza cuando comenzamos a rumiar acerca de nuestra tristeza, de nuestros miedos, de nuestros enojos, a desmenuzar nuestro malestar, rebobinando y avanzando rápidamente la película de nuestras vidas.

Expulsar al ladrón del ojo abandonando el mundo ilusorio, es tener claridad. Si posees claridad, si eres una luz interna para ti mismo, nunca seguirás a nadie.

El necio no escucha palabras sabias que eliminan la visión doble, porque el necio da por real lo que sus ojos y sentir ven.

La lámpara del cuerpo es el ojo. Así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz.

Los ojos no sirven de nada si la mente no quiere ver. Aquellos dioses que tengas a tu favor, en tu voluntad, en tu mundo mental, tendrán poder sobre ti en el mundo material.

Una buena manera de obtener energía consciente es cerrar los ojos y respirar despacio.

El hombre de verdad ve lo que ve el ojo y no le añade nada que no este ahí.

La Suprema Existencia está más allá del alcance de las palabras, pero es accesible al ojo dotado de iluminación pura.

Señales y avisos son fáciles de interpretar si estamos con los ojos abiertos.

Permite a mi alma sonreír a través de mi corazón y a mi corazón sonreír a través de mis ojos, para que pueda repartir grandes sonrisas en los corazones tristes.

Luchar contra nuestro destino seria un combate como el del manojo de espigas que quisiera resistirse a la hoz.

Todos ambicionamos la felicidad, pero la mayoría de nosotros la buscamos fuera de nosotros mismos; en otras personas, en el trabajo, o en las actividades meramente ociosas. Conforme envejecemos nuestros sueños se desvanecen lentamente. Vamos convirtiéndonos en personas menos idealistas, más pragmáticas. Nos conformamos con lo que tenemos y tratamos de ser filosóficos en relación a esos sueños que nunca se cumplieron, o que sí se cumplieron pero resultaron estar vacíos de la promesa que en otro tiempo habían guardado. En su mayoría nuestras vidas se van asentando sobre moldes previsibles, y mientras tanto lo único que hacemos es contemplar tristemente nuestros sueños rotos o vacíos. En su poema "La Puerta", el poeta e inmunólogo checo Miroslav Holub nos incita a tener el valor de contemplar nuestras vidas con nuevos ojos.

Sacudió mi alma dormida y me arrojo el agua fría de la realidad en mi rostro, para que la vida, Dios y el cielo y el infierno irrumpieran en mi mundo con gloria y horror.

Lo mas difícil de ver es lo que esta delante de tus ojos.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

El tercer ojo no es un órgano físico, sino que es predominantemente eterice y astral.

Cuando ocurre dolor, miseria o enojo, es hora de mirar dentro de ti, no a tu alrededor.

Cuando miramos con los ojos del ser todo se ve divino. Se ve la perfección en la aparente imperfección.

Todo cuanto tienes que hacer es abrir los ojos y ver que, de hecho, no necesitas en absoluto eso a lo que estas tan apegado.

Sabía usted que todo el tiempo nosotros estamos enviando vibraciones externas al universo, las cuales no las percibe el ojo humano, pero éstas son completamente reales.

Feliz de ser quien soy, solo una gran mirada: ojos de par en par y manos despojadas.

[1/8]