LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS CON SABIDURÍA
   
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

BUSCAR


       
   

FRASES NOSOTROS

FRASES Y CITAS NOSOTROS

Frases de Nosotros sobre espiritualidad y crecimiento

FRASES NOSOTROS

ESCRITOS NOSOTROS

La conciencia espiritual está en el interior, en la voz silenciosa, es la voz de Dios dentro de nosotros.

¿Tendrá la tierra oportunidad de salvarse? no es necesario preguntar de qué, porque es de de lo que ya conocemos y vemos a diario: contaminación. Lo que realmente nos puede destruir es nosotros mismos.

Nosotros mismos no podemos poner ningún hechizo mágico en este mundo. El mundo es su propia magia.

Cuando no esperamos nada, podemos ser nosotros mismos. Este es nuestro camino, vivir plenamente en cada momento.

Al reflexionar sobre nuestros problemas, debemos incluirnos a nosotros mismos.

Sin aceptar el hecho de que todo cambia, no podemos encontrar la compostura perfecta. Pero desafortunadamente, aunque es cierto, es difícil para nosotros aceptarlo. Debido a que no podemos aceptar la verdad de la transición, sufrimos.

Cada uno de nosotros debe tomar su propio camino verdadero, y cuando lo hagamos, de esta manera expresaremos el camino universal.

Sin aceptar el hecho de que todo cambia, que no podemos encontrar perfecta compostura. Pero, por desgracia, si bien es cierto, es difícil para nosotros lo aceptamos. Porque no podemos aceptar la verdad de la fugacidad, sufrimos.

Nuestro propósito es sacarnos las máscaras que impiden que esta inteligencia fluya en nuestro interior y que esta mente superior se exprese a través de nosotros.

Si nos aceptamos a nosotros mismos como la personificación de la verdad o la naturaleza de Buda, no tenemos preocupación alguna.

Liberándonos de los roles que nosotros creamos, nos encontraremos unidos a la unidad YO SOY.

El estar enamorado muestra que somos capaces de tender un puente en el espacio de separación que existe entre el mundo espiritual y nosotros.

La palabra YO nos da la ilusión de que hay UNO en medio de una gran multitud. Pero esa gran multitud es la cantidad enorme de aspectos conviven en nosotros.

El principio vital no envía ni enfermedades, ni accidentes, ni sufrimientos. Nosotros atraemos estas cosas sobre sí mismos por nuestros propios pensamientos destructivos negativos basados en la ley lo que sembramos, recogeremos.

Es normal estar sano; es anormal estar enfermo. Recuerde que dentro de nosotros mismos está el principio de armonía.

Nosotros los humanos estamos más preocupados por tener que por ser.

La ciencia describe y explica la realidad, pero la literatura expresa lo que supone para nosotros formar parte de esa realidad.

El problema no son las preguntas que los infantes formulan, sino las que nosotros nos tenemos que hacer luego.

La publicidad es una fábrica de sueños, de inventos maravillosos, que nosotros creamos en nuestro interior y que ella materializa en el exterior.

El problema no son las preguntas que los niños formulan, sino las que nosotros nos tenemos que hacer luego.

El deseo de tener más y más dinero, tampoco me parece del todo sano. La verdad es que las cosas que tenemos nos tienen ellas también a nosotros en contrapartida: lo que poseemos nos posee.

La vida es trágica, simplemente porque la tierra gira y sale el sol inexorablemente y fija, y un día, para cada uno de nosotros, el sol pasará a la última, la última vez.

Si nosotros tuviéramos una visión plena de la verdad, ya no buscaríamos a Dios, sino que seríamos uno con él, porque la verdad es Dios.

Todo lo que es bueno, malo o neutro para nosotros es una proyección de nuestra mente y no existe fuera de ella.

Nuestro enfado nunca nos ayuda a nosotros y el de los demás tampoco les ayuda a ellos.

Hemos de comprender que los problemas no existen fuera de nosotros mismos, sino que son parte de nuestra mente que experimenta sensaciones desagradables.

La muerte se lleva todo lo que no fue, pero nosotros nos quedamos con lo que tuvimos.

Quizá eso nos haya unido. Tal vez unido no sea la palabra más apropiada. Me refiero al odio implacable que cada uno de nosotros siente por su propio rostro.

Yo amo, tú amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.

Mi rol en la sociedad o el de cualquier artista o poeta es intentar expresar lo que sentimos. No decirle a la gente qué sentir. No como un predicador, no como un líder, sino como un reflejo de todos nosotros.

Creo que lo que la gente llama Dios es algo que está en todos nosotros.

Imagina a todo el mundo viviendo en paz. Puede que digáis que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día os unáis a nosotros, y el mundo será uno.

Todos tenemos a Hitler en nosotros, pero también tenemos amor y paz. Entonces, ¿por qué no darle la oportunidad a la paz por una vez?

Mi papel en la sociedad, o el papel de cualquier artista o poeta, es tratar de expresar lo que todos sentimos. No decirle a la gente cómo sentirse. No como un predicador, no como un líder, sino como un reflejo de todos nosotros.

Imagina toda la gente viviendo la vida en paz. Podrás decir que soy un soñador pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros, y el mundo será uno solo.

Juzgamos a los demás porque no nos atrevemos con nosotros mismos.

Me pregunto por qué no todos somos más amables entre nosotros ... ¡Cuánto lo necesita el mundo! ¡Con qué facilidad se hace!

En un estado de aceptación, gozo o entusiasmo, descubrimos que estamos creando felicidad para nosotros y para los demás.

Si no tenemos paz en la mente, la comodidad exterior no hará más por nosotros que una zapatilla de oro en un pie con gota.

Para unirnos al universo necesitamos deshacernos de los límites que no imponemos nosotros mismos.

La ley de Impermanencia, nos recuerda que nada podemos hacer más que aceptar el cambio y la transitoriedad, no solo de lo que nos rodea sino también de nosotros mismos como presencia.

La falta de conciencia de la Ley Universal de la Impermanencia hace que también no nos podamos ver a nosotros mismos de maneras distintas a cómo éramos tiempo atrás.

Mientras estamos en el cuerpo físico, nuestra alma se comunica con nosotros a través de los sentimientos.

Para el alma no hay maldad en ninguna experiencia, y el tiempo que tardamos en aprender algo como el amor a nosotros mismos no tiene importancia.

Llorar porque queremos es un modo amoroso y benévolo de cuidar de nosotros mismos.

Nosotros decidimos lo que queremos y lo que no queremos hacer.

Comprender la indeleble huella que cada uno de nosotros dejamos en el mundo es enfrentarnos cara a cara con una gran responsabilidad.

Cuando nos demos cuenta de que no es nada personal, y de que es algo que nosotros hemos elegido, nuestra perspectiva cambiará.

Cada uno de nosotros puede provocar un impacto mucho mayor de lo que imaginamos.

Nosotros somos el gran amor de nuestras vidas.

Nosotros podamos tener las experiencias de crecimiento que buscamos.

Los temores ocultan el recuerdo de nosotros mismos como almas eternas.

Donde el ego crea una sensación de separación de los demás, y donde el miedo a veces se lleva lo mejor de nosotros puede resultar un desafío.

Nos juzgamos a nosotros mismos, y somos los únicos que lo hacemos.

Cuando aceptamos nuestros desafíos, emergemos del viaje amnésico con un conocimiento de nosotros mismos más profundo.

Cada uno de nosotros es una chispa de conciencia en una Conciencia mayor, unificada, una célula en el corazón de un Ser Divino.

Todos los prejuicios hacia los demás son juicios sobre nosotros mismos enmascarados.

Demostró que el miedo es un maestro que nos muestra a nosotros mismos.

Cuando sufrimos, necesitamos más que nunca darnos a nosotros el mismo amor que el que ofrecemos tan libre y generosamente a un amigo en su pena.

¿Qué diferencia hay entre nosotros, salvo un sueño inquieto que sigue a mi alma, pero teme acercarse a ti?

Todos nosotros no somos capaces de contemplar con una mirada interior las grandes profundidades de la vida, y es cruel exigir de aquel que tiene la vista bajada que distinga lo que es oscuro y lejano.

Vuestros hijos no son vuestros; son los hijos de la vida, que se busca ansiosamente a si misma. Vienen a este mundo por vuestro intermedio pero no de vosotros; y, a pesar de vivir con nosotros, no son propiedad vuestra.

No puedes esperar construir un mundo mejor sin mejorar a las personas. Con este fin, cada uno de nosotros debe trabajar para su propio progreso y al mismo tiempo, cargar con una responsabilidad general hacia toda la humanidad.

La vida no es fácil, para ninguno de nosotros. Pero…¡Qué importa!

Se dice que nadie puede dar lo que no tiene, así que si queremos amar, debemos empezar ahora por amarnos a nosotros mismos, tal como somos.

La audacia es muy importante. Uno debe permanecer constantemente en el deleite espiritual, para que ningún miedo se entretenga. La audacia viene de saber que Dios está con nosotros, y que estamos con Dios.

Uno debe permanecer constantemente en el deleite espiritual, para que ningún miedo se entretenga. La audacia viene de saber que Dios está con nosotros, y que estamos con Dios.

Cuando somos inadecuados nosotros mismos, pero nuestro ego es fuerte, tendemos a culpar a los demás.

Sé que esto te decepcionará, pero es la verdad: nadie fuera de ti puede darte salvación. No confíes ni dependan de nadie para hacer eso. La verdad es que tenemos que iluminarnos a nosotros mismos.

Si una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero a veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.

Nos corresponde a nosotros orar no por tareas iguales a nuestros poderes, sino por poderes iguales a nuestras tareas, seguir adelante con un gran deseo golpeando para siempre a la puerta de nuestros corazones mientras viajamos hacia nuestra meta distante.

Lo que una vez disfrutamos, nunca lo perdemos. Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos.

Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos.

El propósito principal de toda vida es cerrar la brecha de separación entre nosotros y el Universo.

Lo imperfecto es nuestro paraíso. Tenga en cuenta que, en esta amargura, deleite, ya que lo imperfecto es tan caliente en nosotros,

Cada parte de nuestra personalidad que no amamos se volverán hostiles a nosotros.

Una parte perezosa de nosotros es como un estepicursor. No se mueve por sí solo. A veces se necesita mucha depresión para que los estepicursor se muevan.

[1/9]

AUTORES RECOMENDADOS

ALAN WATTS
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ALBERT EINSTEIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BARRY LONG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BUDA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

CARL GUSTAV JUNG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

DEEPAK CHOPRA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ECKHART TOLLE
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

EL KYBALION
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

FACUNDO CABRAL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

GONZALO GALLO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JEBUNA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JESUS EL CRISTO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JOE DISPENZA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

LEON TOLSTOI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MAHATMA GANDHI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MOOJI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OMRAAM MIKHAEL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OSHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

PAULO COELHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

RAJINDER SINGH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SADHGURU JAGGI VASUDEV
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SAINT GERMAIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

THICH NHAT HANH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

WAYNE DYER
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES