LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS CON SABIDURÍA
   
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

BUSCAR


       
   

FRASES DESTINO

FRASES Y CITAS DESTINO

Frases de Destino sobre espiritualidad y crecimiento

FRASES DESTINO

ESCRITOS DESTINO

Lo más hermoso que el destino nos ha brindado es la vida.

La no-dualidad es el camino, el destino y la no diferenciación entre el sendero y la iluminación.

Cambie sus pensamientos, y usted cambiará su destino.

Cuando has hecho tu elección, la providencia es tu guía. Bien, mal, o indiferente. Tu destino está en eso.

Sometido a los golpes del destino, mi cabeza está ensangrentada, pero erguida. Más allá de este lugar de cólera y lágrimas.

Doy gracias al Dios que fuere por mi alma inconquistable, soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma.

El camino más fácil y más corto hacia la comprensión de Dios es a través del contacto de un Maestro, lo que significa mantener la compañía, obedeciéndolo y sirviéndolo. Este remedio es como un tren expreso especial que te transporta directo a tu destino.

El hombre es el verdadero creador de su destino. Cuando no está convencido de ello no es nada en la vida.

No labra uno su destino; lo soporta.

El hombre es el verdadero creador de su destino. Cuando no está convencido de ello, no es nada en la vida.

El ruiseñor se niega a anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

Con la ayuda de tu interior, el poder de determinación, nada es imposible. Eres el arquitecto de tu vida y decides tu destino.

Eres el arquitecto de tu vida y decides tu destino.

Cambiar de sentimiento es cambiar de destino.

Un cambio de sentimiento es un cambio de destino.

Descubrirás que no eres una víctima del destino sino una víctima de tu propia fe.

El viento sopla; aquellos barcos cuyas velas están desplegadas atraparlo, y seguir adelante en su camino, pero aquellos que tienen sus velas enrolladas no atrapan el viento. ¿Es eso culpa de ¿el viento?……. Hacemos nuestro propio destino.

Cosechamos lo que sembramos. Somos los creadores de nuestro propio destino.

Para lograr tomar una acertada decisión podemos empezar a actuar conscientemente, pues desde la inconsciencia nos dejamos llevar por nuestros instintos y pasiones. No controlamos nuestro destino.

El nuevo hombre, que el Divino está escondido en cada uno de nosotros, listo para despertar, sabe que el destino de la Nueva Era es la Paz.

Los genes de tus hijos reflejan sólo su potencial, no su destino. Depende de usted proporcionar el entorno que les permita desarrollarse a su máximo potencial.

Lo más hermoso que el destino nos ha dado es la vida.

Crear tu propio destino significa reconstituirte de tal manera, que cualquiera que sean los sucesos y situaciones que te rodeen, no te aplasten, sino que tú los domines.

Durante este viaje el gurú no es el destino, sino el mapa.

Un templo no es un destino. Un templo es solo una puerta a lo último.

Tu meta, el camino que eliges es tu destino.

El alma en el hombre es mayor que su destino …

Alimentar a la muerte con sus obras es aquí el destino de la vida.

Como saben, todos los dioses sufrieron el mismo destino. Uno a uno, fueron muriendo a medida que iban perdiendo relevancia para nuestros intelectos cada vez más cultivados.

El viaje aporta la felicidad, no el destino.

Es el camino el que da la felicidad, no el destino.

El camino es lo que nos trae la felicidad, no el destino.

Las decisiones no son tomadas con palabras, sino con acciones. Tu destino está determinado, en gran parte, por las decisiones que tomes ahora.

Soy el autor de mi propio destino; yo creo mi mundo.

Aquí los espíritus de la naturaleza son intensos y los apreciamos, les hacemos ofrendas, estos espíritus de la naturaleza que nos llaman aquí, sellando nuestro destino entre nosotros, celebrando nuestro amor.

A mí me hubiera gustado morirme por mi cuenta, pero si mi destino era ese yo tenía que asumirlo.

Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.

A mi me hubiera gustado morirme por mi cuenta, pero si mi destino era ese yo tenía que asumirlo.

El ser humano siembra un pensamiento y recoge una acción. Siembra una acción y recoge un hábito. Siembra un hábito y recoge un carácter. Siembra un carácter y recoge un destino.

El destino, o Karma, depende de lo que el alma ha hecho con de lo que ha llegado a ser consciente.

Soy suyo, y dejo que se cumpla el destino.

¿Quién excluirá al destino?

Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.

Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad… lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.

El amor es nuestro verdadero destino. No encontramos el sentido de la vida por nosotros mismos - nos encontramos con otro.

El amor es nuestro verdadero destino. No encontramos el sentido de la vida por nuestra cuenta - lo encontramos junto a alguien.

Hasta los mandatos del destino quedan cancelados si uno toma refugio en Dios.

Madre y padre me abandonaron al nacer y el autor de mi vida tampoco escribió ningún valor o mérito en la página del destino.

A menudo no nos damos cuenta de lo que estamos destinados a ser, porque estamos demasiado ocupados tratando de vivir las ideas de otras personas. Pero las otras personas y sus opiniones no tienen poder para definir nuestro destino.

La religión es como un mapa. La ruta no es importante. Es el destino lo que importa.

Como nuestros pensamientos y acciones tienen consecuencias, tanto más motivo para ser afectuosos y compasivos, no temibles y dañinos. Ellos crean el destino y el futuro.

El destino lo crea cada uno. La conjuntivitis no crea ceguera, pero los niños indios pierden la vista de tanto rascarse. Si dejaran de hacerlo cuatro días, podrían curarse incluso sin medicinas. ¿Crees que es el destino o es algo que podemos cambiar?.

La felicidad es un viaje, no un destino.

Siembra un carácter, cosecharás tu destino.

Aunque un alto IQ no es garantía de prosperidad, prestigio o felicidad, nuestras escuelas y cultura se obsesionan con las habilidades académicas, ignorando la inteligencia emocional, que también es inmensamente importante para nuestro destino personal.

El destino conduce al dócil, arrastra al desazonado.

Si no comprendemos que nuestros patrones de creencias son las piedras de tropiezo sobre el camino de los milagros, ¿cómo podremos alcanzar nuestro destino?

Nuestro propósito y nuestro destino es traer una nueva dimensión a este mundo, viviendo en unidad consciente con la totalidad y en armonía consciente con la inteligencia universal.

El destino del ser es la experiencia de amar. Una experiencia de AMAR que se expresa en las manifestaciones del alma de cada uno. Y «todo» es AMAR.

Predestinación y elección, los poderes objetivos y los subjetivos, el destino y la libertad, se cruzan en el amor.

Por supuesto hay destino, pero no te empuja a donde no quieres ir. El destino depende de ti.

Yo no creo en un destino para los hombres independiente a cómo actúen; creo que les alcanzará el destino a menos que actúen.

Quien viaja en un tren y sigue con su carga sobre la cabeza está loco. Si la baja, descubrirá que esa carga también llega a destino. De un modo parecido, no adoptemos la pose de quienes ejecutan la acción: entreguémonos a la fuerza que nos guía.

Cada persona viene a este mundo con un destino específico tiene algo que conseguir, tiene que mandar algún mensaje, tiene que completar algún trabajo.No estas aquí accidentalmente, estas aquí significativamente. Hay un propósito detrás de ti.

Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.

¡Tú no estás equivocado! Simplemente tu modelo, la manera en que tú has aprendido a vivir está equivocada. Las motivaciones que has aprendido y has aceptado como tuyas no son suyas, no satisfacen tu destino.

Sé extremadamente sutil, incluso hasta el punto de lo informe. Sé extremadamente misterioso, incluso hasta el punto de la ausencia de sonido. De esta manera podrás ser el director del destino de tu oponente.

Tal vez no podamos escapar del destino del ser humano, pero podemos elegir entre sufrir nuestro destino o disfrutar de él, entre sufrir o amar y ser feliz, entre vivir en el infierno o vivir en el cielo.

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.

Los jóvenes de hoy pasan todo el tiempo hablando, trabajando, preocupándose por el bienestar y el destino del mundo. Por supuesto, es muy válido y digno, pero la pregunta es ¿acaso eso es divertido?

Somos hombres, y nuestro destino es aprender y ser arrojados a mundos nuevos e inconcebibles. Un guerrero que ve la energía sabe que no hay fin a los nuevos mundos que se abren a nuestra visión.

Me sorprende el desinterés acerca de cosas como la física, el espacio, el universo y la filosofía de nuestra existencia, nuestro propósito, nuestro destino final. Es un mundo loco. Sé curioso.

No obstante, la demostración real de lo que sucede en nuestro cuerpo, tanto la existencia del alma como el destino o el origen de esta, es algo que no puede ser corroborado a ciencia cierta.

Cada religión, con la ayuda de más o menos el mito, el que tiene más o menos en serio, propone un método para fortificar el alma humana y que le permite hacer las paces con su destino.

Santas sombras de los muertos, yo no tengo la culpa de su destino cruel y amargo, sino la rivalidad maldita que trajo naciones hermanas y pueblos hermanos a luchar entre sí.

Lo peor que podría ocurrirnos es tener que morir, y puesto que ése es ya nuestro destino inalterable, somos libres; quienes lo han perdido todo no tienen ya nada que temer.

A veces nuestro destino semeja un árbol frutal en invierno. ¿Quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será.

[1/3]

AUTORES RECOMENDADOS

ALAN WATTS
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ALBERT EINSTEIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BARRY LONG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BUDA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

CARL GUSTAV JUNG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

DEEPAK CHOPRA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ECKHART TOLLE
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

EL KYBALION
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

FACUNDO CABRAL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

GONZALO GALLO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JEBUNA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JESUS EL CRISTO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JOE DISPENZA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

LEON TOLSTOI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MAHATMA GANDHI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MOOJI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OMRAAM MIKHAEL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OSHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

PAULO COELHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

RAJINDER SINGH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SADHGURU JAGGI VASUDEV
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SAINT GERMAIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

THICH NHAT HANH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

WAYNE DYER
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES