LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL AQUÍ Y EL AHORA
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR MAESTRO

IMÁGENES DEL ESCRITOR MAESTRO

FRASES COINCIDENTES

MAESTRO

| FRASES | ESCRITOS |

Los hombres justos toman tan en serio la justicia que, si dios no fuera justo, él no les importaría ni un comino.

El templo en el que Dios quiere dominar según su voluntad es el alma del hombre...Esa es la razón por la que Dios quiere tener el templo vacío, para que ahí dentro no haya nada que no sea él.

No hay que comprender a Dios ni considerarlo como algo ajeno a mí...Alguna gente simple se imagina que deberían ver a Dios como si estuviera allí y ellos aquí.Pero esto no es así.Dios y yo somos uno.

Una persona sólo es aquel que se conforma y se transforma en la justicia.

La naturaleza nunca destruye nada a no ser que dé algo mejor.

El conocedor y lo conocido son uno. La gente simple imagina que debe ver a Dios como si él estuviera allí y ellos aquí. Así no es. Dios y yo somos uno en el conocimiento.

El ojo con el que veo a Dios es el mismo ojo con el que Dios me ve.

Un hombre justo es aquel que está formado en la justicia y transformado en su imagen.

Las palabras derivan su poder de la palabra original.

Si el hombre se une a Dios por amor es desnudado de las imágenes y formado y transformado en la uniformidad divina, en la que él es uno con Dios.

Lo que un hombre internaliza mediante la contemplación, lo externaliza en el amor.

Estamos celebrando la fiesta del nacimiento eterno que Dios Padre nos ha dado y que nunca deja de tener toda la eternidad... Pero si no tiene lugar en mí, ¿de qué sirve eso? Todo radica en esto, que debería tener lugar en mí.

Justo es aquello que es igual en el amor y en el sufrimiento y en la amargura y en la dulzura, [justo es] aquel a quien no lo estorba ninguna cosa para hallarse [como] uno en la justicia.

Cada criatura es una palabra de Dios.

Una persona que ha dominado la vida es mejor que mil personas que han dominado sólo el contenido de los libros, pero no se puede sacar nada de la vida sin Dios.

Un Avemaría dicha de todo corazón y con desprendimiento tiene más fuerza y bondad que mil salterios dichos de cara a la exterior.

Para estar lleno de las cosas es que está vacío de Dios. Estar vacío de las cosas es estar lleno de Dios.

Un hombre pobre es el que nada quiere, nada sabe y nada tiene.

¿Qué es la vida? El ser de Dios es mi vida.Si por tanto mi vida es el ser de Dios, entonces el ser de Dios tiene que ser mi ser y el ser esencial de Dios mi ser esencial, ni más ni menos.

Dios no nos ve cuando estamos en pecado.(...) Dios nos conoce en la medida en que estemos dentro de Él, es decir, en cuanto estemos sin pecado.

El hombre exterior es la puerta abatible; el hombre interior es la bisagra.

¡Oh alma mía, sal fuera, Dios entra! Hunde todo mi ser en la nada de Dios ¡Húndete en el caudal sin fondo! Si salgo de ti, tú vienes a mí, si yo me pierdo, a ti te encuentro. ¡Oh bien más allá del ser!

Se puede llamar a Dios amor, se puede llamar a Dios bondad. Pero el mejor nombre para Dios es compasión.

La espiritualidad no se aprende al aislarse, aprendamos a encontrar la sabiduría de la soledad dentro de nosotros mismos para encontrar a Dios ahí.

Cuando el alma es ciega y no ve nada más, entonces ve a Dios...Un maestro dice: en su pureza más alta, el ojo, en donde no tiene color [en sí mismo], ve todos los colores...A través de lo que no tiene color se ven todos los colores.

¡Ahora prestad atención y mirad bien! Si el hombre fuera siempre virgen, no daría fruto alguno. Si ha de hacerse fecundo, es necesario que sea mujer. Mujer es el nombre más noble que se puede atribuir al alma, y es mucho más noble que el de virgen.

Todas las cosas han sido creadas de la nada; por eso su verdadero origen es la nada, y en la medida en que aquella noble voluntad se inclina hacia las criaturas, cae con éstas en su propia nada.

En todo lo que hay sobre la tierra y sobre el cielo nada le puede turbar, debe hallarse en tal paz que si el cielo y la tierra se hallarán invertidos, encontraría paz en Dios.

Sólo la mano que borra puede escribir lo cierto.

Es luz, claridad, es todo tiniebla, innombrado, ignorado, liberado del principio y del fin, yace tranquilo, desnudo, sin vestido.

Todo lo que Dios quiere del hombre es un corazón tranquilo.

Debes atravesar y superar todas las virtudes y, debes tomar la virtud sólo en aquel fondo en donde es una con la naturaleza divina.

El auténtico desasimiento para lograr la iluminación espiritual implica que el hombre debe retirarse, vaciarse y desapegarse del mismo desasimiento.

Dios espera, pero una cosa de ustedes, y que es que usted debe salir de sí mismo en la medida en que usted es un ser creado está realizando y dejar que Dios sea Dios en ti.

El trabajo hacia el exterior nunca será insignificante si la obra interna es grande.

Aquel que sea sereno y puro necesita solo una cosa, el desapego.

Haz exactamente lo que harías si te sintieses absolutamente seguro.

El conocedor y lo conocido son uno. La gente sencilla se imaginan que deben ver a Dios como si él estaba allí y aquí. Esto no es así. Dios y yo somos uno en el conocimiento.

El camino te conduce a un maravilloso desierto, a lo ancho y largo, sin límite se extiende.El desierto no tiene ni lugar ni tiempo, de su modo tan sólo él sabe.

Lo que plantamos en el suelo de la contemplación, podremos cosechar en la cosecha de acción.

Usted puede llamar a Dios amor, puede llamar Dios a Dios. Pero el mejor nombre para Dios es la compasión.

Dios unifica y encaja mejor conmigo que yo con El. El lugar más natural y propio de Dios es la unidad y la pureza porque éstas estriban en el retiro.

El precio de la inacción es mucho mayor que el costo de cometer un error.

Hay una potencia en el alma y no sólo una potencia sino [una] esencia y no sólo [una] esencia sino algo que desliga de la esencia.

Estar lleno de cosas es estar vacío de Dios. Estar vacío de cosas es estar lleno de Dios.

Todo lo que Dios desea del hombre es un corazón pacífico.

Hazte como un niño, ¡Hazte sordo y ciego! Tu propio yo ha de ser nonada, ¡Atraviesa todo ser y toda nada! Abandona el lugar, abandona el tiempo ¡Y también la imagen! Si vas sin camino por la senda estrecha, alcanzarás la huella del desierto.

Si la única oración que dices en toda tu vida es gracias, será suficiente.

El hombre va lejos o cerca, pero Dios nunca va lejana, sino que siempre está de pie a la mano, e incluso si no puede permanecer dentro de él no va más allá de la puerta.

Aquí el fondo de Dios es mi fondo, y mi fondo es el fondo de Dios, mi casa y la casa de Dios es el mismo ser del alma, en la que sólo habita Dios.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Para alcanzar la iluminación suprema uno reconoce espontáneamente su propia naturaleza original, la esencia mental que no puede crearse ni eliminarse.

La iluminación es simplemente un reconocimiento, no un cambio.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, no como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación.

El aquí y el ahora nunca se te volverá a escapar si tienes una comprensión correcta de La Iluminación en el Zen, un entendimiento que te dará paz y calma.

La iluminación es el estado de la mente pura. Es conocimiento no dualista y se llama sabiduría primordial. Sus experiencias son auténticas; es decir, no tienen ilusión. La mente pura es libre y dotada de numerosas cualidades.

Ve al origen dónde procede la luz interior. ¡Entra en el estado de la Iluminación! Conviértete en el amo de la consciencia misma.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

Busca la iluminación y nuestra vida tendra un mejor sentido.

Si un pensamiento puede llegar a ti y salir de ti y tú puedes observarlo, entonces, este es el estado de la iluminación.

Tres venenos infunden la muerte y la perdición: el odio, la codicia y la ilusión. El Camino Moral, la Meditación y la iluminación son las vías para contrarrestarlos.

Hasta que no te vuelvas simple como un niño, no recibirás la iluminación divina. Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

La sabiduría de la Vida te está proporcionando la oportunidad para conducirte a la iluminación. No una iluminación futura, sino la que puede acontecer en ese preciso momento.

La mente trabaja en el pasado, por lo que solo puede usar el pasado, que es lo conocido, mientras que la iluminación es un estado en el que siempre estás en lo desconocido, por lo que no puedes pensar en ello.

El único método para abandonar nuestra ignorancia y disfrutar de la felicidad suprema de la iluminación es alcanzar la perfección de la sabiduría en general, y la perfección superior de la sabiduría en particular.

La iluminación espiritual no es un estado, una experiencia ni un objetivo que alcanzar en el futuro.

La iluminación es la intimidad con todas las cosas.

En la búsqueda de la iluminación espiritual te das cuenta de que quien realmente eres no ha sido nunca tocado por ningún concepto o idea religiosa.

Nuestra vida humana encierra un gran valor y significado, pero solo si la utilizamos para alcanzar la liberación permanente y la felicidad suprema de la iluminación.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

Si su liberación se convierte en su única prioridad, todo se abrirá para usted. La iluminación no sucederá al margen.

Cuando permaneces sumergido en lo ilusorio, no percibes con claridad el contenido de la Iluminación.

Moisés vio a Dios en una zarza sin mucho valor que ardía en medio del desierto. Buda alcanzó la iluminación durmiendo debajo de una higuera. Jesucristo nació en un pesebre.

El camino de la Iluminación es natural.

No es que menospreciemos la idea de lograr la iluminación, sino que lo más importante es el momento actual.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

Quizá la iluminación es similar a cuando un niño se da cuenta de que Santa Claus no existe y nunca lo hizo.

Si puedes ver las cosas desde tu estado mental original, puede decirse que has reconocido la esencia de la mente, lo cual equivale a la iluminación suprema.

Aquellos que perfeccionan sus mentes en los Factores de Iluminación, sin ataduras, deleitándose en el abandono de la avidez, esos, libres de corrupción, esclarecidos, alcanzan el Nirvana incluso en este mundo.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado. La intención de hacer algo es de por sí la iluminación.

Expresado en la terminología budista, debemos comenzar con la iluminación y proseguir hacia la práctica y luego hacia el pensar.

La iluminación nunca pone obstáculos a la verdad, su luz, sabe que ella siempre encuentra su camino.

La Iluminación comprende esencialmente tres estados: un estado de Conocimiento Superior, un estado de Compasión y Amor Infinito y un estado de Energía Inagotable.

La Iluminación es un estado de energía mental y espiritual inagotable e inconmensurable.

El fenómeno de la iluminación, del abandono del yo, no está causado por nada. No es necesaria causa alguna. No es el resultado de numerosas causas; no es un subproducto. Es un simple discernimiento.

La Iluminación es un estado de energía inagotable y de espontaneidad absoluta, que se vuelcan continuamente en una acción creativa ininterrumpida.

La insuperable y sublime Iluminación es, en esencia, inherente a cualquier persona.

La iluminación espiritual es una apertura radical hacia el regalo extraordinario de haber obtenido una experiencia humana.

Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontáneo por la liberación y la iluminación.

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

Una practica diaria diligente es iluminación.

La identificación recíproca y natural (del ego y del reflejo de la consciencia) persiste mientras se la considera real; las otras dos identificaciones se desvanecerán cuando terminen los efectos del karma y cuando surja la iluminación.

La Suprema Existencia está más allá del alcance de las palabras, pero es accesible al ojo dotado de iluminación pura.

La iluminación espiritual es una constante invitación, a través de cada momento de nuestra vida, a abrazarnos tal como somos, con todas nuestras imperfecciones.

El ser que ha alcanzado un estado de iluminación permanente y manteniendo su alma completamente sumergida en la existencia, goza de la dicha eterna e imperecedera, libre ya de toda atadura a la acción.

La iluminación es simplemente ver las cosas como realmente son.

El estado de Iluminación son cualidades humanas desarrolladas completa y perfectamente, en un grado que es difícil de imaginar.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

La iluminación es actualizar el potencial ilimitado y experimentar lo máximo en cada momento de la vida como algo nuevo. Viviendo en este espacio divino es la mejor vida y el mayor servicio a la sociedad.