FRASES KAKUAN SHIEN

FRASES Y CITAS KAKUAN SHIEN

KAKUAN SHIEN

FRASES KAKUAN SHIEN

ESCRITOS KAKUAN SHIEN

  • Si la MENTE está funcionando, no lo está el CORAZÓN. Así es imposible enseñarte algo.
  • Si el CORAZÓN está en silencio, algo dice; si la MENTE está en silencio, no dice nada.
  • Llega al punto en que sólo quede el dueño de casa, sin que vengan huéspedes. Sólo entonces Dios, sólo entonces el estado de nirvana, la iluminación, la suprema luz, la verdad, o como quieras llamarlo, golpeará a tu puerta.
  • La meditación es un modo de vida. No es una actividad; es tu ser mismo. Tiene que ser constante, tiene que ser continua; tiene que serlo. Debe transformarse en una continuidad cristalizada. Sólo entonces se produce la iluminación; nunca antes.
  • Lo mejor que hay después del silencio. Si no es posible comprender el silencio, lo mejor en segundo lugar es la música.
  • Cuando no estás disponible para el mundo, estás disponible para Dios.
  • La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.
  • Recuerda que, a través de las escrituras o de las palabras de los seres iluminados, no lograrás acceder a la verdad.
  • Presta atención a la música y no a la lógica. No hay lógica en esto; sólo hay una melodía.
  • La mente nunca te ha preguntado nada, por tu gran identificación. Cuando ésta se quiebra, poco a poco, hasta la mente empieza a preguntarte cosas.
  • Observa la mente y encontrarás rincones remotos de tu ser, con los que no estás familiarizado, que no conoces. No te conoces. Sólo conoces una parte de ti mismo, la entrada de tu casa. Sólo te mueves en las afueras.
  • Simplemente, observa tu mente y llegarás más adentro. Sólo recuerda que no eres la mente y llegarás más adentro.
  • La mente sólo puede existir en la dimensión vertical; no puede existir en la horizontal.
  • La mente es como un reloj, y este viaje del pasado al futuro es el péndulo.
  • La mente viaja permanentemente. Tus viajes externos son sólo una manifestación de tu agitación interna.
  • los amantes se fusionan a través de sus cuerpos; cuanto mucho, pueden unirse a través de sus mentes. Pero un discípulo y un maestro forman la mejor relación amorosa del mundo: se fusionan en el espíritu y se vuelven uno.