LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS CON SABIDURÍA
   
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

BUSCAR


       
   

FRASES DEBEMOS

FRASES Y CITAS DEBEMOS

Frases de Debemos sobre espiritualidad y crecimiento

FRASES DEBEMOS

ESCRITOS DEBEMOS

Siempre habrá guerra, pero siempre debemos trabajar para oponernos a ella.

Tener un sentimiento profundo sobre el budismo no es el punto; Simplemente hacemos lo que se supone que debemos hacer, como cenar e irnos a la cama. Eso es budismo.

Al reflexionar sobre nuestros problemas, debemos incluirnos a nosotros mismos.

Debemos sentir todos la misma compasión por todos los seres sintientes sin excepción; no hay un solo ser sintiente que no sea digno de compasión.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado.

Expresado en la terminología budista, debemos comenzar con la iluminación y proseguir hacia la práctica y luego hacia el pensar.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado. La intención de hacer algo es de por sí la iluminación.

Debemos aceptar las cosas simplemente como son. Ésa es la manera de entenderlo todo y de vivir en este mundo.

Todos podemos y debemos mejorar, y a las personas que más necesitan hacerlo tu puedes ayudarlos.

Martin Luther King Jr. es recordado como el príncipe de la paz, de los derechos civiles. Le debemos algo importante, mantener viva su memoria.

Para construir nuestra nación, todos debemos superar nuestras expectativas.

Debemos comprender que aunque los fenómenos carecen por completo de existencia propia, existen de manera convencional, como meras apariencias en una mente válida.

Los problemas solo aparecen cuando no reaccionamos de manera constructiva ante las dificultades. Por consiguiente, si queremos solucionar nuestros problemas, debemos aprender a transformar nuestra mente.

La felicidad y el sufrimiento son estados mentales y, por lo tanto, sus causas principales no existen fuera de la mente misma. Si queremos ser verdaderamente felices y liberarnos del sufrimiento, debemos aprender a controlar nuestra mente.

Debemos comprender que la persona que desea perjudicarnos carece de libertad, pues está bajo el control total del odio.

Debemos poner en práctica las enseñanzas de Buda, el Dharma, porque nada puede lograrse con solo leer palabras. Un hombre enfermo nunca podrá curarse si se limita a leer instrucciones médicas.

Los libros no están hechos para que uno crea en ellos, sino para ser sometidos a investigación. Cuando consideramos un libro, no debemos preguntarnos qué dice, sino qué significa.

Dios hizo un mundo a parte para cada persona, y en ese mundo debemos intentar convivir todos juntos.

Jamás debemos casarnos si pretendemos seguir enamorados.

El entusiasmo permanente genera una ola de energía creadora y entonces lo único que debemos hacer es montarnos sobre esa ola.

A nivel etéreo, la energía del debemos es incompatible con la verdadera curación.

La sociedad, generalmente, equipara la resignación con la debilidad y la capitulación; con frecuencia nos dicen que nunca debemos rendirnos.

Debemos es una construcción intelectual de la mente intentando controlar un proceso del corazón.

No debemos olvidar que cuando se descubrió el radio nadie sabía que sería útil en los hospitales.

Se dice que nadie puede dar lo que no tiene, así que si queremos amar, debemos empezar ahora por amarnos a nosotros mismos, tal como somos.

Debemos proporcionar la oportunidad de desarrollar potencialidades internas, de ganar confianza y de inspirarse para buscar a Dios.

Ciertas cosas no se pueden inventar. Todos los textos de los pueblos primitivos de todo el mundo dicen lo mismo, entonces debemos tratar de explicar las verdades objetivas escondidas allí.

Debemos estar listos para aprender el uno del otro, sin afirmar que solo nosotros poseemos toda la verdad y que de alguna manera tenemos un rincón en Dios.

Debemos disfrutar de la vida con la conciencia de que estamos compartiendo nuestras experiencias con Aquel que posee bondad, comprensión y amor supremos.

Esta hermosa Tierra que tenemos, este don que el Universo nos ha dado es precioso más allá de la medida, precioso más allá de la imaginación, y somos parte de ella y debemos tratarla con Amor, respeto y reverencia.

Debemos pensar en elegir hacia dónde queremos ir. El poder de la elección es muy importante y es individual. Cada ser es quien hace la elección y decide vivir desde el amor o desde el temor.

A toda costa debemos evitar considerar que nuestro amor a Dios es superior al amor del otro por Dios.

Y estamos empezando a escuchar los gemidos de nuestro planeta torturado. Estamos en un punto en el que debemos darnos cuenta de que si queremos seguir llamó a este planeta nuestro hogar, tenemos que cambiar, no el planeta, sino nosotros mismos.

Debemos seguir pensando que los humanos estamos evolucionando.

De Dios venimos, en Dios estamos y a él debemos regresar por el único camino. El camino que empieza en él, transcurre en él y termina en él.

Debemos transmutar y trascender nuestras limitaciones para poder liberarnos de ellas.

Cuando nos encontramos en la dirección correcta, lo único que debemos hacer es seguir caminando.

Así como una serpiente se deshace de su piel, así nosotros debemos deshacernos del pasado, una y otra vez.

Nadie nos salva sino nosotros mismos. Nadie puede y nadie debe. Nosotros mismos debemos recorrer el camino.

Debemos desarrollar el pensamiento analítico pero también el sintético, tener la capacidad de observar la realidad de “afuera” pero también la de “adentro”, desarrollar el pensamiento pero también el amor. El ser humano es razón y sentimiento.

Si queremos conocer la gloria de Dios, si queremos experimentar la belleza de Dios, y si queremos que nos use la mano de Dios, debemos vivir según la Palabra de Dios.

Usted necesita estar en una iglesia donde se predique la palabra ‘madura’ de Dios. Debemos dejar el kínder si queremos crecer.

Debemos perdonar siempre, recordando que nosotros mismos hemos necesitado el perdón. Tenemos necesidad de ser perdonados mucho más a menudo que de perdonar.

El aprendizaje no consiste solamente en saber lo que debemos hacer, sino también en saber lo que podríamos hacer y tal vez no hacemos.

Los libros no están hechos para ser creídos, sino para ser sometidos a investigación. Cuando consideramos un libro, no debemos preguntarnos lo que dice, sino lo que significa.

Para ennoblecer la facultad de la intuición; Debemos aprender a pensar y obrar por nosotros mismos.

Debemos entender que en todas las religiones se adora al mismo Dios.

No debemos retener la energía, si se descarga totalmente la energía, se puede absorber energía fresca que fluye como la corriente del agua.

Debemos crear nuestra vida, volvernos libres, desapegados, solamente atentos al aquí y ahora: todo se encuentra aquí.

La verdadera compasión es auténtica simpatía. Debemos olvidarnos de nosotros mismos y convertirnos en el otro. Pero la compasión debe ir siempre acompañada de la sabiduría. La sabiduría debe estar en unidad con la compasión.

Todas las religiones nos han dicho que debemos negar el sexo, reprimirlo, porque según ellas es un desperdicio de energía y uno debe tener energía para encontrar a Dios.

El Absoluto es indefinible en sí mismo por la razón, inefable para la palabra; debemos aproximarnos a él a través de la experiencia.

Somos hijos de Dios y debemos ser iguales a él.

Vive según la naturaleza, corre la máxima de occidente; ¿Pero de acuerdo con qué naturaleza, la naturaleza del cuerpo o la naturaleza que excede al cuerpo? Esto primero debemos determinar.

La felicidad es como esos palacios en cuentos de hadas cuyas puertas están custodiadas por dragones: debemos luchar para conquistarlo.

Debemos estar dispuestos a renunciar a la vida que hemos planeado para poder disfrutar de la vida que nos espera.

Debemos aprender a respetar la intimidad de los demás.

Debemos ver la belleza donde hay fealdad.

Debemos ver abundancia cuando la gente habla constantemente de la escasez y la falta.

Debemos creer en un dios que no podemos ver.

Nos debemos beneficiar de nuestro silencio, y debemos huir de aquellas personas que con sus palabras lo único que hacen es estorbar, criticar y perseguir.

Cada vez que subimos un escalón más en la escalera de la evolución personal, debemos de pasar por un periodo de incomodidad, de iniciación. Nunca he encontrado una excepción.

Las ideas no son suficientes, desde ellas debemos llegar al compromiso.

Para reducir los actos individuales de violencia física, debemos trabajar para eliminar la violencia a todos los animales, las plantas y todas las demás formas de vida.

Para reducir los actos individuales de violencia física, debemos trabajar para eliminar la violencia a todos los niveles, mentales, verbales, personales y sociales.

Debemos darnos cuenta de que la violencia no se limita a la violencia física.

Si de verdad queremos que haya paz en el mundo… Debemos empezar por amarnos unos a otros en el seno de nuestro propio hogar.

Debemos dirigir la conciencia para la sanación.

En momentos en que la codicia desenfrenada, la agresión maligna, y la existencia de armas de destrucción masiva amenaza la supervivencia de la humanidad, debemos considerar seriamente cualquier avenida que ofrece algo de esperanza.

Es muy fácil dar por sentado el fenómeno de que todos estamos vivos, pero debemos tratar de no hacerlo.

Debemos querer la verdad real más de lo que queremos la verdad que imaginamos.

No debemos pertenecer a ninguna organización de tipo espiritual.

Siempre debemos confiar en el poder y el amor de Dios, aun en la hora más oscura de nuestro dolor.

La razón por la cual no debemos exaltar nuestra propia gloria, sino la de Dios. Es porque Él es Dios y nosotros n.

No somos tan centrados en Cristo y que apreciamos como debemos ser, porque no meditamos en la verdad de que todo lo bueno, y todo lo malo que Dios se vuelve para el bien, fue comprado por los sufrimientos de Cristo.

No debemos perder la fe en la humanidad, ya que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén corrompidas.

Podemos tropezar y caer, pero debemos levantarnos de nuevo; debería ser suficiente si no huimos de la batalla.

[1/4]

AUTORES RECOMENDADOS

ALAN WATTS
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ALBERT EINSTEIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BARRY LONG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BUDA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

CARL GUSTAV JUNG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

DEEPAK CHOPRA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ECKHART TOLLE
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

EL KYBALION
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

FACUNDO CABRAL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

GONZALO GALLO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JEBUNA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JESUS EL CRISTO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JOE DISPENZA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

LEON TOLSTOI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MAHATMA GANDHI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MOOJI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OMRAAM MIKHAEL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OSHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

PAULO COELHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

RAJINDER SINGH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SADHGURU JAGGI VASUDEV
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SAINT GERMAIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

THICH NHAT HANH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

WAYNE DYER
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES