Frases Charles Dickens

Citas Charles Dickens


La venganza y el castigo requieren mucho tiempo.

La pena nunca sana ningún hueso.

Debo hacer algo o mi corazón se desgastara.

Hay una sabiduría de la cabeza y una del corazón.

Una multitud de personas y, aun así, soledad.

Una palabra sincera vale mas que un discurso.

¿Que mejor regalo hay que el amor de un gato?

Le robe el corazón y puse hielo en su lugar.

El amor es lo que hace que el mundo gire.

Para un corazón joven, todo es diversión.

Tu has sido el ultimo sueño de mi alma.

Las nimiedades son la base de la vida.

Señor, mantén mi memoria fresca.

El seria un hermoso cadáver.

Los vicios son a veces virtudes llevadas al exceso.

Jamás debemos avergonzarnos de nuestras lagrimas.

La vida es un conjunto de despedidas.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. La procrastinarían es la ladrona del tiempo.

Debo ser entendido como soy. Ni el éxito ni el fracaso son míos, pero los dos me hacen lo que soy.

La muerte puede engendrar vida, pero la opresión únicamente engendra mas opresión.

La alegría y la jovialidad son la mejor forma de preservar la belleza y la juventud.

Contened vuestros apetitos, amigos míos, y habréis conquistado la naturaleza humana.

No conozco al caballero americano. Que Dios me perdone por usar esas palabras juntas.

Tratare de honrar la Navidad en mi corazón y de mantener ese sentimiento todo el año.

Todo viajero tiene un hogar, un hogar que aprende a amar mas durante sus viajes.

Todo aquello que intente hacer en la vida lo intente con todas las fuerzas de mi corazón.

Libertad, igualdad, fraternidad o muerte. La ultima es la mas fácil de otorgar.

A una idea, al igual que a un fantasma, se le debe hablar un poco para que se de a conocer.

La mente, al igual que el cuerpo, puede deteriorarse si se expone a un exceso de comodidad.

No merece la pena recordar el pasado, a no ser que tenga alguna influencia sobre el presente.

La felicidad es un regalo que no debemos esperar, sino uno que debemos disfrutar cuando llega.

No hay nada en el mundo que sea tan irresistiblemente contagioso como la risa y el buen humor.

El dinero y los bienes son las mejores referencias.

Los grandes hombres rara vez son demasiado escrupulosos en la disposición de su atuendo.

Tristemente hay libros donde el lomo y la cubierta son las mejores partes.

Si no existiesen las malas personas no existirían los buenos abogados.

El arrepentimiento es propio de quien peina canas.

El dolor de la separación es incomparable a la alegría del reencuentro.

Un día malgastado en otras personas no es un día malgastado en nosotros.

Hay libros cuya portada y contraportada son de lejos las mejores partes.

La era de la caballerosidad ha terminado. El acaudalado venció al dragón.

La primavera es la época del año en que es verano al sol e invierno en la sombra.

Cualquier hombre puede estar de buen animo y ser feliz si va bien vestido.

Sabe Dios que en esta vida hay días en los que merece la pena vivir y en los que merece la pena morir.

Nunca te fíes de la apariencia, sino de la evidencia. No existe mejor norma.

La cortesía que el dinero compra rara vez se otorga a los que carecen de el.

Ningún arrepentimiento podrá enmendar las oportunidades perdidas en la vida.

Considera que nada es imposible y trata las posibilidades como probabilidades.

[1/3]