Frases Allan Kardec

Citas Allan Kardec


Puede decirse que los espíritus son los seres inteligentes de la creación. Pueblan el universo fuera del mundo material.

Todo aquel que siente, en un grado cualquiera la influencia de los espíritus es, por ese hecho, médium.

Llamamos alma al ser inmaterial e individual que reside en nosotros y sobrevive al cuerpo.

El mundo espiritista es el normal, primitivo, eterno, preexistente y sobreviviente a todo.

Dios pobló los mundos de seres vivos, concurriendo todos al objetivo firme de la providencia.

El orgullo es el que engendra la incredulidad. El hombre orgulloso no admite nada superior a si mismo.

Los espíritus no encarnados o errantes forman una población invisible que se agita a nuestro alrededor.

Fe inalterable solo es la que puede encarar la razón, cara a cara, en todas las épocas de la Humanidad.

Cuando la ciencia demuestre que el espiritismo esta equivocado en un punto, el se modificara en ese punto.

El Espiritismo no viene en busca de los perfectos, mas si de los que se esfuerzan en poner en practica las enseñanzas de los Espíritus.

La plegaria es un acto de adoración. Orar a Dios es pensar en el, acercársele, ponerse en comunicación con el.

La justicia no excluye la bondad.

Dios es eterno, inmutable, inmaterial, único, todopoderoso, soberanamente justo y bueno.

Aquellos que pasan su vida en la abundancia y en la felicidad humana son espíritus flojos que permanecen estacionarios.

Por medio de la perseverancia llegaras a coger el fruto de tus trabajos.

Que seria de nuestro cuerpo si careciese de alma? Un montón de carne sin inteligencia, todo lo que queráis, menos un hombre.

La eterna es la vida del espíritu, la del cuerpo es transitoria y pasajera. Cuando el cuerpo muere, el alma vuelve a la vida eterna.

El alma es un ser moral distinto, independiente de la materia, que conserva su individualidad después de la muerte.

El hombre que cree infalible a su razón esta muy cercano del error.

La creencia en el Espiritismo no es aprovechable sino en aquel de quien se puede afirmar: Soy mejor hoy que ayer.

Fuera de la caridad no hay salvación.

Sabedlo bien, nada es nada, y la nada no existe.

Nada puede prevalecer contra la evidencia de los hechos.

¿Que es el espíritu? El principio inteligente del universo.

Nacer, morir, renacer, aun, y progresar siempre, tal es la ley.

El bien es siempre el bien, cualquiera que sea el camino al que conduzca.

Solo con el trabajo del cuerpo adquiere conocimientos el espíritu.

Para los espíritus, y, sobre todo, para los superiores, la idea lo es todo, y nada.

En cada nueva existencia, el hombre es lo que ha hecho de si mismo.

En el número de las causas de locura ha de incluirse también el terror.

El alma es un espíritu encarnado, cuyo cuerpo no es mas que la envoltura.

Cada uno tendrá que dar cuenta de la inutilidad voluntaria de su existencia.

Cuando el pensamiento esta en una parte determinada, también lo esta el alma.

La duración del sufrimiento se basa en el tiempo necesario para que se mejore.

El hombre que se ha dedicado a una especialidad encadena a ella todas sus ideas.

Dios no puede servirse de los ciegos para dar a comprender la luz.

El alma del hombre es un Espíritu encarnado. Para secundarlo en el cumplimiento de su tarea, Dios les dio, como auxiliares, a los animales que le son sumisos y cuya inteligencia y carácter son proporciónales a sus necesidades.

El espíritu, propiamente dicho, es el principio inteligente; desconocemos su naturaleza; para nosotros, el es inmaterial, porque no tiene ninguna analogía con lo que llamamos materia.

Demostrando la existencia y la inmortalidad del alma, el Espiritismo reaviva la fe en el futuro, levanta los ánimos abatidos y hace soportar con resignación las vicisitudes de la vida.

El pobre que comparte su mendrugo de pan, con uno mas pobre que el, es mas caritativo y tiene mas merito a los ojos de Dios, que aquel que da parte de lo que le sobra, sin privarse de nada.

El orgullo y la ambición serán siempre una barrera entre el hombre y Dios; son un velo corrido ante los celestes destellos, y Dios no puede servirse de los ciegos para dar a comprender la luz.

Las cualidades del alma son las mismas que las del espíritu encarnado en nosotros, de modo que el hombre de bien es encarnación de un espíritu bueno y el hombre perverso lo es de un espíritu impuro.

¿Penetrara el hombre algún día el misterio de las cosas ocultas? El velo se descorre ante el a medida que se purifica; pero para comprender ciertas cosas le son menester facultades que no posee aun.

Aquel que pide a Dios el perdón de sus faltas no lo obtiene sino cambiando de conducta. Las buenas acciones son la mejor de las plegarias, porque los actos valen mas que las palabras.

Dios es infinito en sus perfecciones; pero lo infinito es una abstracción. Decir que Dios es lo infinito equivale a tomar el atributo por la misma cosa, y definir una que no es conocida por otra que no lo es bastante.

Los espíritus no encarnados o errantes no ocupan una región determinada y circunscrita, sino que están en todas partes, en el espacio y a nuestro lado, viéndonos y codeándose incesantemente con nosotros.

El verdadero espirita no es el que alcanzo la meta, mas si el que sinceramente quiere lograrla. Sera un buen espirita desde el momento que reconozca sus imperfecciones y sea sincero y perseverante en el propósito de enmendarse.

Si tornamos la palabra milagro en su acepción etimológica, en el sentido de cosa admirable, tendremos milagros incesantemente a la vista. Aspiramos en el aire y andamos con los pies, porque todo entonces es milagro en la Naturaleza.

[1/2]