Famosos proverbios Rusos

POR: JBN LIE

Imagen; Famosos proverbios Rusos; Jbn Lie

REFRANES FAMOSOS RUSOS

Los refranes rusos son expresiones populares que reflejan la sabiduría, la cultura y la filosofía de este gran país. Algunos de ellos son muy antiguos y han pasado de generación en generación, mientras que otros son más recientes y reflejan los cambios sociales y políticos que ha vivido Rusia. Estos son algunos ejemplos de refranes rusos:

Las desgracias nunca vienen solas. Este refrán es un tanto pesimista y otro tanto realista, se refiere a que cuando algo malo pasa, por lo general, ocurren otras tantas cosas malas después.

Sin gato, el ratón es libre. Si la autoridad no está, los subordinados hacen lo que quieren.

Cuida tus ropas desde que son nuevas, cuida tu honor desde que eres joven. Este proverbio ruso enseña sobre la importancia de cuidar cada paso que damos desde temprana edad.

Reza a Dios, pero mantén tu juicio sano. Es el equivalente al refrán español: A Dios rogando y con el mazo dando.

Mejor un herrerillo en la mano que una grulla en el cielo. Siempre será preferible tener la certeza de una sola cosa aunque sea pequeña.

Huésped no invitado es peor que un tártaro. Hay que tener prudencia al llegar y hospedarse de visita en casa de alguien.

Come pan y sal, pero suelta la verdad. Siempre hay que ser honestos, pase lo que pase.

Lo que usted sembrará, usted cosechará. Sin duda un proverbio lleno de verdad y certeza.

Sin esfuerzo no se puede sacar al pez del estanque. Todo trabajo requiere un esfuerzo para lograr el propósito.

La abuelita dice dos cosas: puede llover o nevar o bien ninguna de las dos cosas. Nada es certero ni seguro en esta vida.

Tu madre te llorara hasta el fin de sus días, tu hermana hasta ponerse el anillo de boda, tu viuda hasta el roció del amanecer.

Todo aquel hombre que se enriquece en un año debería haber sido ahorcado doce meses antes.

Nunca trates de enseñar a un cerdo a cantar. Perderás tu tiempo y fastidiaras al cerdo.

No se muere dos veces si no se escapa de la muerte una vez.

El lobo no teme al perro pastor sino su collar de clavos.

Casarse joven es muy pronto y casarse viejo, muy tarde.

Una palabra amable es mejor que un gran pastel.

Ora, pero no dejes de remar hacia la orilla.

El corazón es un niño: espera lo que desea.

Añorar el pasado es correr tras el viento.

Si te cansas de un amigo, préstale dinero.