LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS CON SABIDURÍA
   
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

BUSCAR


       
   

FRASES ADICCIÓN

FRASES Y CITAS ADICCIÓN

Frases de Adicción sobre espiritualidad y crecimiento

FRASES ADICCIÓN

ESCRITOS ADICCIÓN

La vida religiosa es una vida de acción, no conforme a un patrón determinado, sino acción en que no hay contradicción, acción que no está segmentada, ni dividida.

Ser un verdadero cristiano y no ser humilde es una contradicción.

Dejemos con toda tranquilidad a la gente sabia el orgullo de no caer nunca en contradicción.

El cuerpo es finito. La muerte es la última contradicción. Es natural, por lo tanto, que la mayoría de la gente se sienta un poco insegura.

Occidente todavía vive con la adicción a una filosofía que interpreta el mundo de manera dualista y separa a la naturaleza de los humanos, a la mente de la materia. Esta separación se ha convertido en una adicción, en una obsesión.

No beber vino, cerveza, drogas embriagantes, u oler, inyectar cualquier droga embriagante o cualquier forma ni siquiera como un medicamento. La adicción está estrictamente prohibida.

Toda forma de adicción es mala, no importa si el narcótico sea el alcohol, la morfina o el idealismo.

La única adicción no nociva para la salud es el amor.

La única adicción saludable es la del amor.

No es bonito legalizar la marihuana, pero peor es regalar gente al narco. La única adicción saludable es la del amor.

Cuando una contradicción es imposible de resolver salvo por una mentira, entonces sabemos que se trata de una puerta.

Dios y la creación son uno, Dios y la creación están infinitamente distantes; esta contradicción fundamental se refleja en la contradicción que existe entre lo que es necesario y el bien. Sentir la distancia, esta separación, es crucifixión.

Dios se revela en medio del conflicto y la contradicción.

Adicción es cualquier cosa que reduce la vida mientras la hace parecer mejor.

Dejé de usar ropa cara, abandoné mi adicción a leer seis periódicos al día, olvidé la necesidad de estar siempre disponible para todo el mundo, me volví vegetariano y comí menos. Reduje mis necesidades.

La adicción busca detener algo.

Así es como funciona la mente tradicional. Se aferra y se aferra, aunque resulte contradictorio, sigue aferrándose. Rehúye ver la contradicción.

Ninguna cura, remedio o terapia que se centre en el objeto de la adicción, y no en la búsqueda a la que está sujeto el adicto, resolverá de verdad la adicción. Quizá sea una ayuda, pero no sanará al adicto en el verdadero sentido de la palabra.

Muchas veces, al intentar sanarnos de las adicciones, prestamos demasiada atención a los detalles del objeto de la adicción y al relato de nuestra adicción, y no la suficiente al mecanismo esencial que alimenta nuestra necesidad del objeto.

La Biblia no es palabra de Dios, es palabra de la contradicción, de la mentira, del odio, de la soberbía y de la injusticia. He ahí el porque de esta comunidad trivial sigue a su dios con defectos, como justificación de los suyos.

Cuando los súbditos obedecen lo que pueden, sin contradicción alguna, deben los Reyes y gobernadores usar con ellos de liberalidad y demencia; mas, de otra manera, de rigor y justicia, pero siempre con prudencia.

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.

Somos adictos a objetos materiales, a sustancias, a sistemas de creencia, a otras personas, pero en la raíz de todas estas adicciones está nuestra adicción principal: la adicción a nosotros mismos.

La totalidad del mundo ha comprado el juego del ego. Somos adictos al ego, adictos a nuestros sueños. Resulta difícil deshacer una adicción si no sabes que la tienes.

La libertad llega cuando ves la contradicción intrínseca de tratar de manipular algo que está yendo bien. Deja de tratar dirigir el río.

El desapego no es desamor, sino una manera sana de relacionarse, cuyas premisas son: independencia, no posesividad y tampoco adicción.

A la larga, nada puede soportar la razón y la experiencia, y la contradicción que la religión ofrece a ambos es palpable.

Toda adicción sirve al mismo propósito: parece hacer que desaparezca el malestar de este momento tal como es.

La adicción afectiva es una enfermedad que tiene cura y, lo más importante, puede prevenirse.

Vivir en contradicción con la razón propia es el estado moral más intolerable.

AUTORES RECOMENDADOS

ALAN WATTS
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ALBERT EINSTEIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BARRY LONG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

BUDA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

CARL GUSTAV JUNG
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

DEEPAK CHOPRA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

ECKHART TOLLE
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

EL KYBALION
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

FACUNDO CABRAL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

GONZALO GALLO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JEBUNA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JESUS EL CRISTO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

JOE DISPENZA
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

LEON TOLSTOI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MAHATMA GANDHI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

MOOJI
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OMRAAM MIKHAEL
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

OSHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

PAULO COELHO
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

RAJINDER SINGH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SADHGURU JAGGI VASUDEV
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

SAINT GERMAIN
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

THICH NHAT HANH
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES 

WAYNE DYER
IMÁGENES  ESCRITOS  FRASES