LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL AQUÍ Y EL AHORA
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR FACUNDO CABRAL

IMÁGENES DEL ESCRITOR FACUNDO CABRAL

FRASES COINCIDENTES

FACUNDO CABRAL

| FRASES | ESCRITOS |

Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

Me gusta andar pero no sigo el camino pues lo seguro ya no tiene misterio.

Pobrecito mi patrón porque piensa que el pobre soy yo.

Me gusta que me guste ser feliz.

Como la forma de expresión masiva de más participación, la Internet merece el mayor grado de protección contra la intervención del gobierno.

Cuando yo era chico me decían que cualquiera podía llegar a presidente de la nación; estoy empezando a creerlo.

Diógenes, cada vez que pasaba por el mercado, se reía porque decía que le causaba mucha gracia y a la vez le hacía muy feliz, ver cuántas cosas había en el mercado que él no necesitaba.

Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caido nunca, sino en haberse levantado después de cada caída.

En un país bien gobernado debe inspirar vergüenza la pobreza. En un país mal gobernado debe inspirar vergüenza la riqueza.

Por desgracia son más fáciles de contar los que recuerdan los beneficios que los que los olvidan.

Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesús, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moisés, tienes un alma como Gandhi, tienes un espíritu como Buda. Entonces…¿cómo puedes sentirte pobre y desdichado?

Hay algunos que dicen que todos los caminos conducen a Roma y es verdad, porque el mío me lleva cada noche al hueco que te nombra.

La ignorancia es la noche de la mente, pero una noche sin luna y sin estrellas.

¿Has visto qué bonita está la tarde? ¿Por qué será que todos mis esquemas se rompen con solo mirarte?

Gracias señor por darme dos ojos que lo observan todo. Gracias señor por darme dos brazos que lo abrazan todo. Gracias señor por darme la vida y a pesar de todo uno siempre quiere más.

Soy lo que soy y me gusta tener conciencia de ser, saber que vive una parte del infinito en mi piel.

Señora de Juan Fernández hágame el favor de no tratarme así, no crea que por el pelo soy una persona de mal vivir. No piense que todos los hombres deben vestirse como su esposo. Los tiempos han cambiado.

Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta.

Me gusta la gente simple, aunque yo soy complicado, la gente de casa pobre y corazón millonario.

De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones.

Desde un punto muy lejano se ve tu figura vestida de blanco iluminada sobre una mecedora de playa café.

Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será y sucederá naturalmente.

Te quiero cuando la Luna nos confía los secretos, en la paz de tu mirada, y el incendio de tu cuerpo.

Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender es peligroso.

Hacia donde van el sol, el viento, la intuición y las palomas, ahí es hacia donde dirijo mi vuelo sin pensar en otra cosa.

La presencia disminuye la fama.

Te quiero cuando caminas y te quiero cuando cantas. Te quiero cuando te duermes y más cuando te levantas.

La paciencia es el soporte del débil, la impaciencia es la ruina del fuerte.

Son muchos los años que han tolerado mis horas de tristeza de alegría… y amplio repertorio de manías.

Cuando veas un hombre bueno, trata de imitarle; cuando veas a uno malo, examínate a ti mismo.

No puedes bajar dos veces el mismo río, pues nuevas aguas corren sobre ti.

Hijo del agua y la tierra, sagrado y bendito fango… vengo a contar la sublime belleza, sobre todos los temores, las flaquezas y miserias.

Soy el cantor de mi pueblo, sé robar y sé mentir, y sé de cuántas maneras el hombre puede vivir.

No soy soldado, soy poeta. Yo combato, así, de esta manera. Grito con horror y repugnancia, los viles crímenes de estas fieras.

Dentro de ti están tanto el bien como el mal. Conviene que fortalezcas el bien para que salga victorioso en los momentos de enfrentamiento e introspección. Recuerda que cada problema es una oportunidad para aprender.

No busco la recompensa ni me importa la balanza, ni me importa, ni me importa.

Donde el águila descansa de grandezas y de cielo, a esa altura de la piedra a veces me entrego al sueño.

En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad.

Me gusta estar tirado en la arena y en bicicleta perseguir a Manuela.

Vuele bajo porque abajo esta la verdad, esto es algo que los hombres no aprenden jamás.

El diablo tiene cola pero la esconde en un grueso portafolio color negro, donde lleva también los documentos que lo autorizan a matar al pueblo.

Caracol milenario que camina los sueños color de otras esferas, que enamora el silencio, esencia de los mares, que crece la montaña, el pan de los pastores, la luz de la cigarra.

De las montañas aprendo a esperar serenamente y del profundo silencio aprendo los poderes permanentes.

Las cosas se hacen por amor o no sirven.

El bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso.

Un poco más de dinero, un poco más de ternura, un poco más de locura para emprender la aventura. Un poco más de alegría, un poco más de amor, un poco más de motor para subir la montaña.

No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas, ya son ganancia. Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida.

Soy parte de aquel que es, que fue y que será por siempre y sé que el mejor abrigo de los hombres es la mente.

Todos somos ricos, es decir hijos de Dios, pero pocos lo sabemos.

El cerebro del hombre necesita a veces estallar aunque destruya el Universo.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Cultiva la concentración como factor de iluminación.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

La iluminación espiritual es una constante invitación, a través de cada momento de nuestra vida, a abrazarnos tal como somos, con todas nuestras imperfecciones.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

La meditación trae la iluminación, trae el florecimiento, es la expresión del ser.

La mente trabaja en el pasado, por lo que solo puede usar el pasado, que es lo conocido, mientras que la iluminación es un estado en el que siempre estás en lo desconocido, por lo que no puedes pensar en ello.

Cuando el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación.

La iluminación es simplemente un reconocimiento, no un cambio.

El fenómeno de la iluminación, del abandono del yo, no está causado por nada. No es necesaria causa alguna. No es el resultado de numerosas causas; no es un subproducto. Es un simple discernimiento.

El secreto de la iluminación evolutiva es la convicción inequívoca de que eso existe, es el descubrimiento de la no-dualidad, es la revelación mística perenne de que eso es y yo soy eso.

Estás viviendo el comienzo del Siglo XXI del Cerebro y el Milenio de la Mente, en un mundo que se está transformando desde una relativamente «oscura noche del alma» hasta una era de conciencia, desarrollo e iluminación espiritual.

La iluminación espiritual es una trascendencia más allá de la mente.

Cuando sigue examinando e investigando el Dharma, aparece en el monje la energía como factor de iluminación.

La iluminación o conocerse a uno mismo, en el nivel más profundo, es al mismo tiempo conocer a Dios; este… es el secreto más profundo del gnosticismo.

Si mediten, pongan su conciencia en la quinta dimensión de su yo superior; recibirán discernimiento, elevación e iluminación.

El ideal para todo el ser humano es la Iluminación, la Budeidad.

La Iluminación es un estado de visión Trascendental, libre de toda ignorancia y puntos de vista erróneo.

¿Cómo amar la verdad para lograr la iluminación espiritual? La verdad no es algo en el exterior a ser descubierto, es algo en el interior a ser conseguido.

La postura y la manera de respirar son sólo medios para obtener la iluminación.

Cuando este arrobamiento espiritual emerge en alguien que ya posee la energía, surge en el monje el arrobamiento como factor de iluminación.

Tres venenos infunden la muerte y la perdición: el odio, la codicia y la ilusión. El Camino Moral, la Meditación y la iluminación son las vías para contrarrestarlos.

La paz solo puede venir como una consecuencia natural de la iluminación universal y de la fusión de razas, y aún estamos lejos de esta dichosa realización.

En el mercado de la iluminación unos gustan de sentirse que están en un camino espiritual y comercializan sabiduría como si tratase de una mercancía.

No es la búsqueda de estados mayores y mayores de felicidad y dicha lo que conduce a la iluminación, sino el anhelo de la realidad y la insatisfacción rabiosa con vivir algo menos que una vida plenamente auténtica.

Cultiva la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

El sabio no necesita de milagros para alcanzar la iluminación.

La iluminación es el presente en calma en el medio de la marea mental que nos lleva adelante y atrás.

Al ser consciente, usted se convierte en un puente entre lo No Manifestado y lo manifestado. Entre Dios y el mundo. Este es el estado de unión con la Fuente que llamamos iluminación.

Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual.

Muchos caminos conducen a la iluminación, pero en el fondo sólo hay dos: la razón y la práctica.

La iluminación destruye todas las ficciones. Te deja la consciencia esencial de tu propio ser.

Es su derecho de nacimiento tener una vida poderosa, pacifica y significativa. Usted verdaderamente puede lograr la iluminación con una vida pacifica, porque usted ya esta iluminado ahora mismo.

Por iluminación entiendo el creer en la nada, creer en algo sin forma ni color que está dispuesto a tomar forma o color.

Sin duda, sin duda la Iluminación no existe; cualquier dogma es una ilusión.

La iluminación no es un estado especial de perfección reservado para seres de otra dimensión.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

La ilustración es la iluminación de la percepción cuando la luz del alma fluye y el hombre en su conciencia, puede percibir lo que antes estaba oscuro y oculto.

La iluminación significa que no hay nada a lo que aferrarse. Ni siquiera la iluminación.

La intención de hacer algo es de por sí la iluminación. Cuando sufrimos una dificultad o una desgracia, allí tenemos iluminación.

Cuando posees conocimiento, empleas una antorcha para mostrar el camino. Cuando posees la iluminación espiritual, te conviertes tú mismo en antorcha.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

Percibir la naturaleza esencial y la Iluminación va más allá del tiempo.

No existe una diferencia fundamental entre la preparación para la muerte y la práctica de la muerte, y la práctica espiritual que conduce a la iluminación.

Los que han alcanzado la iluminación nunca cesan de trabajarse a sí mismos. La comprensión de tales maestros no puede expresarse en palabras o en teorías. Las acciones más perfectas son el eco de patrones que se encuentran en la naturaleza.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

El desapego es iluminación porque niega las apariencias.

Como para los niños Santa, no importa si la iluminación o la salvación que se ofrece son reales o no, siempre y cuando la creencia en ello sí lo sea.

Con cuánta intensidad y cuántas veces hemos dicho «¡basta!». Ésta es la aspiración del Ser. Es la sed interior de regresar a la verdad, a nuestra verdadera dimensión. Es el reclamo a la iluminación, a ascender a un nivel más alto de conciencia.

La iluminación es única y real, es el estado sagrado en perfecta sintonía con Dios y con la existencia.