LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESPIRITUALIDAD SIN DUALIDAD
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR
UNA PALABRA Y SIN TILDE

EL NUEVO TRAJE DEL EMPERADOR (CUENTO)

POR: CUENTOS ZEN

La gran ciudad en que vivía estaba llena de entretenimientos y era visitada a diario por numerosos turistas. Un día se presentaron dos truhanes.

Imagen El nuevo traje del emperador (cuento)

EL TRAJE INVISIBLE

¿De qué valores te habla este cuento?

Hace muchos años había un Emperador tan aficionado a los trajes nuevos que gastaba todas sus rentas en vestir con la máxima elegancia. No se interesaba por sus soldados, ni le atraía el teatro, ni le gustaba pasear en coche por el bosque, a menos que fuera para lucir sus trajes nuevos. Tenía un vestido distinto para cada hora del día, y de la misma manera que se dice de un rey que se encuentra en el Consejo, de él se decía siempre:

El Emperador está en el ropero.

La gran ciudad en que vivía estaba llena de entretenimientos y era visitada a diario por numerosos turistas. Un día se presentaron dos truhanes que se hacían pasar por tejedores, asegurando que sabían tejer las telas más maravillosas que pudiera imaginarse. No sólo los colores y los dibujos eran de una insólita belleza, sino que las prendas con ellas confeccionadas poseían la milagrosa virtud de convertirse en invisibles para todos aquellos que no fuesen merecedores de su cargo o que fueran irremediablemente estúpidos.

¡Deben ser vestidos magníficos! pensó el Emperador. Si los llevase, podría averiguar qué funcionarios del reino son indignos del cargo que desempeñan. Podría distinguir a los listos de los tontos. Sí debo encargar inmediatamente que me hagan un traje.

Y entregó mucho dinero a los estafadores para que comenzasen su trabajo.

Instalaron dos telares y simularon que trabajaban en ellos; aunque estaba totalmente vacíos. Con toda urgencia, exigieron las sedas más finas y el hilo de oro de la mejor calidad. Guardaron en sus alforjas todo esto y trabajaron en los telares vacíos hasta muy entrada la noche.

«Me gustaría saber lo que ha avanzado con la tela», pensaba el Emperador, pero se encontraba un poco confuso en su interior al pensar que el que fuese tonto o indigno de su cargo no podría ver lo que estaban tejiendo. No es que tuviera dudas sobre sí mismo; pero, por si acaso, prefería enviar primero a otro, para ver cómo andaban las cosas. Todos los habitantes de la ciudad estaban informados de la particular virtud de aquella tela, y todos estaban deseosos de ver lo tonto o inútil que era su vecino.

«Enviaré a mi viejo ministro a que visite a los tejedores pensó el Emperador. Es un hombre honrado y el más indicado para ver si el trabajo progresa, pues tiene buen juicio, y no hay quien desempeñe el cargo como él».

El viejo y digno ministro se presentó, pues, en la sala ocupada por los dos pícaros, los cuales seguían trabajando en los telares vacíos.

«¡Dios me guarde! pensó el viejo ministro, abriendo unos ojos como platos. ¡Pero si no veo nada!». Pero tuvo buen cuidado en no decirlo.

Los dos estafadores le pidieron que se acercase y le preguntaron si no encontraba preciosos el color y el dibujo. Al decirlo, le señalaban el telar vacío, y el pobre ministro seguía con los ojos desencajados, pero sin ver nada, puesto que nada había.

«¡Dios mío! pensó. ¿Seré tonto acaso? Jamás lo hubiera creído, y nadie tiene que saberlo. ¿Es posible que sea inútil para el cargo? No debo decir a nadie que no he visto la tela».

¿Qué? ¿No decís nada del tejido? preguntó uno de los pillos.

¡Oh, precioso, maravilloso! respondió el viejo ministro mirando a través de los lentes. ¡Qué dibujos y qué colores! Desde luego, diré al Emperador que me ha gustado extraordinariamente.

Cuánto nos complace dijeron los tejedores, dándole los nombres de los colores y describiéndole el raro dibujo. El viejo ministro tuvo buen cuidado de quedarse las explicaciones en la memoria para poder repetirlas al Emperador; y así lo hizo.

Los estafadores volvieron a pedir más dinero, más seda y más oro, ya que lo necesitaban para seguir tejiendo. Lo almacenaron todo en sus alforjas, pues ni una hebra se empleó en el telar, y ellos continuaron, como antes, trabajando en el telar vacío.

Poco después el Emperador envió a otro funcionario de su confianza a inspeccionar el estado del tejido y a informarse de si el traje quedaría pronto listo. Al segundo le ocurrió lo que al primero; miró y remiró, pero como en el telar no había nada, nada pudo ver.

Precioso tejido, ¿verdad? preguntaron los dos tramposos, señalando y explicando el precioso dibujo que no existía.

«Yo no soy tonto pensó el funcionario, luego, ¿será mi alto cargo el que no me merezco? ¡Qué cosa más extraña! Pero, es preciso que nadie se dé cuenta».

Así es que elogió la tela que no veía, y les expresó su satisfacción por aquellos hermosos colores y aquel precioso dibujo.

¡Es digno de admiración! informó al Emperador.

Todos hablaban en la ciudad de la espléndida tela, tanto que, el mismo Emperador quiso verla antes de que la sacasen del telar.

Seguido de una multitud de personajes distinguidos, entre los cuales figuraban los dos viejos y buenos funcionarios que habían ido antes, se encaminó a la sala donde se encontraban los pícaros, los cuales continuaban tejiendo afanosamente, aunque sin hebra de hilo.

¿Verdad que es admirable? preguntaron los dos honrados funcionarios. Fíjese Vuestra Majestad en estos colores y estos dibujos, y señalaban el telar vacío, creyendo que los demás veían perfectamente la tela.

«¿Qué es esto? pensó el Emperador. ¡Yo no veo nada! ¡Esto es terrible! ¿Seré tonto? ¿O es que no merezco ser emperador? ¡Resultaría espantoso que fuese así!».

¡Oh, es bellísima! dijo en voz alta. Tiene mi real aprobación. Y con un gesto de agrado miraba el telar vacío, sin decir ni una palabra de que no veía nada.

Todos el séquito miraba y remiraba, pero ninguno veía absolutamente nada; no obstante, exclamaban, como el Emperador:

¡Oh, es bellísima!, y le aconsejaron que se hiciese un traje con esa tela nueva y maravillosa, para estrenarlo en la procesión que debía celebrarse próximamente.

¡Es preciosa, elegantísima, estupenda! corría de boca en boca, y todos estaban entusiasmados con ella.

El Emperador concedió a cada uno de los dos bribones una Cruz de Caballero para que las llevaran en el ojal, y los nombró Caballeros Tejedores.

Durante toda la noche que precedió al día de la fiesta, los dos embaucadores estuvieron levantados, con más de dieciséis lámparas encendidas. La gente pudo ver que trabajaban activamente en la confección del nuevo traje del Emperador. Simularon quitar la tela del telar, cortaron el aire con grandes tijeras y cosieron con agujas sin hebra de hilo; hasta que al fin, gritaron:

¡Mirad, el traje está listo!

Llegó el Emperador en compañía de sus caballeros más distinguidos, y los dos truhanes, levantando los brazos como si sostuviesen algo, dijeron:

¡Estos son los pantalones! ¡La casaca! ¡El manto!...Y así fueron nombrando todas las piezas del traje. Las prendas son ligeras como si fuesen una tela de araña. Se diría que no lleva nada en el cuerpo, pero esto es precisamente lo bueno de la tela.

¡En efecto! asintieron todos los cortesanos, sin ver nada, porque no había nada.

¿Quiere dignarse Vuestra Majestad a quitarse el traje que lleva dijeron los dos bribones, para que podamos probarle los nuevos vestidos ante el gran espejo?

El Emperador se despojó de todas sus prendas, y los pícaros simularon entregarle las diversas piezas del vestido nuevo, que pretendían haber terminado poco antes. Luego hicieron como si atasen algo a la cintura del Emperador: era la cola; y el Monarca se movía y contoneaba ante el espejo.

¡Dios, y qué bien le sienta, le va estupendamente! exclamaron todos. ¡Qué dibujos! ¡Qué colores! ¡Es un traje precioso!

El palio para la procesión os espera ya en la calle, Majestad anunció el maestro de ceremonias.

¡Sí, estoy preparado! dijo el Emperador. ¿Verdad que me sienta bien? y de nuevo se miró al espejo, haciendo como si estuviera contemplando sus vestidos.

Los chambelanes encargados de llevar la cola bajaron las manos al suelo como para levantarla, y siguieron con las manos en alto como si estuvieran sosteniendo algo en el aire; por nada del mundo hubieran confesado que no veían nada.

Y de este modo marchó el Emperador en la procesión bajo el espléndido palio, mientras que todas las gentes, en la calle y en las ventanas, decían:

¡Qué precioso es el nuevo traje del Emperador! ¡Qué magnífica cola! ¡Qué bien le sienta! nadie permitía que los demás se diesen cuenta de que no veían nada, porque eso hubiera significado que eran indignos de su cargo o que eran tontos de remate. Ningún traje del Emperador había tenido tanto éxito como aquél.

¡Pero si no lleva nada! exclamó de pronto un niño.

¡Dios mío, escuchad la voz de la inocencia! dijo su padre; y todo el mundo empezó a cuchichear sobre lo que acababa de decir el pequeño.

¡Pero si no lleva nada puesto! ¡Es un niño el que dice que no lleva nada puesto!

¡No lleva traje! gritó, al fin, todo el pueblo.

Aquello inquietó al Emperador, porque pensaba que el pueblo tenía razón; pero se dijo:

Hay que seguir en la procesión hasta el final.

Y se irguió aún con mayor arrogancia que antes; y los chambelanes continuaron portando la inexistente cola.


EL NUEVO TRAJE DEL EMPERADOR (CUENTO)


CUENTOS HISTORIAS PARABOLA


TE PUEDE INTERESAR

MENDIGO Y EL CALIFA DE BAGDAD (CUENTO)

ANTHONY DE MELLO

Un día puede haber un hombre realmente enfermo tendido al camino y si la gente se ha enterado de tu engaño tal vez pase de largo y no le preste ayuda.

LA OTRA MEJILLA (CUENTO)

ANTHONY DE MELLO

Existía un monasterio que estaba ubicado en lo alto de la montaña. Sus monjes eran pobres, pero conservaban en una vitrina tres manuscritos antiguos.

LA VENTANA (CUENTO)

CUENTOS ZEN

Si quiere sentirse rico, solo cuente todas las cosas que tiene y que el dinero no puede comprar. Hoy es un regalo, por eso se le llama el presente.

CLAVOS Y HERIDAS (CUENTO)

JIDDU KRISHNAMURTI

Había un niño con mal carácter. Su padre le dio un saco de clavos y le dijo que clavara uno en la cerca del jardín cada vez que perdiera la paciencia.

INTERESANTE CUENTO DEL CAMINO RECTO DE LA VIDA

JAMES BALDWIN

Un interesante cuento sobre el camino recto de la vida extraído por el activista James Baldwin de una olvidada leyenda sobre Hércules y la Montaña.

LAS MIL BOLITAS (CUENTO)

CUENTOS ZEN

Él le estaba diciendo a su interlocutor, algo acerca de «Unas mil bolitas». Quedé intrigado y me detuve para escuchar con atención de que trataba.

NO SE RESISTA A UN BUEN RELATO (CUENTO)

CUENTOS ZEN

Los Maestros espirituales saben que el ser humano reacciona ante la verdad con recelo y hostilidad, pero es casi imposible que se resista a un relato.

EL MAESTRO Y EL ALACRAN (CUENTO)

ANTHONY DE MELLO

La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía que es ayudar. Con una hoja el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

BROMA DEL MAESTRO (CUENTO)

CUENTOS ZEN

Broma del Maestro. Había en un pueblo de la India un hombre de gran santidad. A los aldeanos les parecía una persona notable y a la vez extravagante.

DOS BUENOS CUENTOS DE AMOR

CUENTOS ZEN

Un hombre de cierta edad vino a la clínica donde trabajo para hacerse curar una herida en la mano. Tenía bastante prisa y mientras se curaba pregunto.

CUCO Y SU FAMILIA (CUENTO)

CRISTIANOS ORIGINARIOS

Esta es una de esas historias que siempre parecen suceder en el recóndito país donde suceden los cuentos; sólo que en esta ocasión es historia real.

PARABOLA EL FUEGO QUE NO QUEMA

LA BIBLIA

La Luz del Amor emanaba de los ojos del Maestro. Y aunque hablaba suavemente, cada palabra resonaba en el corazón y quedaba para siempre en el alma.

LA LEYENDA DEL REY INDIO

HERMANN HESSE

En la antigua India de los dioses, muchos siglos antes del advenimiento de Gotama Buda el excelso, sucedió que los brahmanes ungieron a un nuevo rey.

CHISTES CON MORALEJA

FRASES HUMOR

Los caminos para alcanzar la iluminación son infinitos y el humor no se podía quedar atrás, las moralejas de estos chistes nos conducen a ser mejores.

FABULA DEL PUERCO ESPIN

ANTHONY DE MELLO

La mejor relación no es la que une a personas perfectas, es donde el individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades.

A LOS 65 DE EDAD (REFLEXION)

CUENTOS ZEN

De que le sirve al hombre riquezas si al fin pierde su alma Ni los pájaros siembran ni los lirios hilan y Dios se preocupa de ellos. Jesús de Nazaret.

LEYENDAS DEL DESIERTO

PAULO COELHO

Es posible que tú no sobrevivas, has sido generoso durante toda tu vida. Si, razón de más para seguir siendo generoso hasta el momento de mi muerte.

ADVERTENCIAS A LOS LECTORES

LA EDITORIAL

Advertencia: No se hace publicidad y no se reciben donaciones, mejor compartan con un hermano necesitado. La espiritualidad no es negocio y menos una mercancía.

4 MORALEJAS SABIAS

ANTHONY DE MELLO

Cuatro valiosas moralejas sabias que dejan estas pequeñas historias: El rabino y sus discípulos, El psiquiatra, Las piedritas y La mujer devota.

MORALEJAS DE BAYAZID BASTAMI

BAYAZID BASTAMI

El místico sufí, Bayazid deja una buena enseñanza sobre la iluminación y la muerte. Toda la vida no es más que una preparación para esta culminación.

LOS SUTRAS (REFLEXION)

ANTHONY DE MELLO

Tetsugen, un alumno de Zen, asumió un compromiso: imprimir siete mil ejemplares de los sutras, que hasta entonces sólo podían conseguirse en chino.

CAMBIO MUNDIAL (REFLEXION)

ERVIN LASZLO

Estamos destruyendo todo el planeta. La producción de los recursos esenciales biológicos y físicos ya llegó a su tope bosques y especies exterminados.

MORALEJA SOBRE LAS EMOCIONES

CATOLICISMO

Tiene problemas en controlar sus emociones. Padece de depresiones frecuentes. Sabía usted que la felicidad depende, en gran parte, del autocontrol.

PARABOLA DE LOS SIETE MIMBRES

CUENTOS ZEN

Era una vez un padre que tenía siete hijos. Cuando estaba moribundo llamó a los siete y les dijo: Quiero que cada uno vaya a buscar un mimbre seco.

CUENTO DE NAVIDAD

CHARLES DICKENS

Era víspera de Navidad. Cuentan que un hombre malvado y huraño cambia su forma de ser durante unas navidades debido a la visita de tres fantasmas.

ANECDOTAS DE GABRIEL GARCIA MARQUEZ (BIOGRAFIA)

GABRIEL GARCIA MARQUEZ

La biografía del Gabo está repleta de anécdotas y curiosidades, y la famosa enemistad con el también Premio Nobel Vargas Llosa es una de ellas.

21 CUENTOS SOBRE LA ILUMINACION ESPIRITUAL

ANTHONY DE MELLO

Cuando posees conocimiento, empleas una antorcha para mostrar el camino. Cuando posees la iluminación espiritual, te conviertes tú mismo en antorcha.

MORALEJAS Y SABIDURIA DEL TAO

EL TAO

Cuentos con moralejas y sabiduría del Tao. Es lo preferido por los que están interesados en ir profundizando en el Tao. Veamos tres buenos relatos.

UNA INVITACION A LA CONVERGENCIA (REFLEXION)

CRISTIANOS ORIGINARIOS

Hoy y ahora estás ante este escrito elaborado en mi soledad y para acompañar la tuya. Entre tu soledad y la mía y tiendo un frágil puente de amor.

LAS MORALEJAS ESPIRITUALES NO SON PSIQUICAS

BARRY LONG

Dale fin a las enseñanzas psíquicas espirituales y deja de imaginar ahora. El bien o amor imaginado de la mente humana no son la verdad y te atrofian.