LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

LIBÉRATE DE LO MUNDANO
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR TAO

IMÁGENES DEL ESCRITOR TAO

FRASES COINCIDENTES

TAO

| FRASES | ESCRITOS |

El camino es eterno, no es visible, como el espacio, sino invisible como el tiempo.

El trazado del camino no responde a la lógica de la razón, sino a la lógica de Dios, que como padre de tantos hijos así lo dispuso para que ninguno de ellos pueda perderse.

El trabajo no vale nada. El trabajo bien hecho no tiene precio.

El Tao no depende de las creencias. Cuanto más fuerte sea la creencia, mayor es la barrera. El Tao no es ni la creencia ni la incredulidad, sino el abandono de toda creencia e incredulidad.

Y como Dios es todo amor y sabiduría, no podremos dar un paso sin encontrarnos con el amor y la sabiduría o con la falta de amor y sabiduría, por estar más cerca o más lejos del final.

Cuando más bien enseño más sé. Cuanto más bien doy más tengo.

La risa es la mejor inversión.

El pasado está en la cabeza. El futuro está en el corazón.

De Dios venimos, en Dios estamos y a él debemos regresar por el único camino. El camino que empieza en él, transcurre en él y termina en él.

No es camino donde se puede correr para llegar antes a Dios, puesto que en él estamos. No es camino de carrera en la que se pierden los pasos sino un camino de conquista a cada paso. No es camino para llegar a Dios, sino para reconocerle.

El silencio es una fuente de gran fuerza.

La vida es más valiosa que el oro. No la malgastes cambiándola por oro.

Todos avanzamos por el único camino del único modo que es posible avanzar, caminando unos delante y otros detrás. Siendo la tarea del que va delante ayudar a avanzar al que viene detrás.

La felicidad se siembra haciendo felices a los seres que nos rodean.

El camino a Dios es estrecho y muy largo. Tan estrecho que no pueden transitarlo dos personas a la vez si no andan una tras la otra, y tan largo que su nombre es eternidad.

Mi patria es el amor. Mi bandera es la sabiduría.

El padre diseñó el camino eterno para que a cada paso sus hijos reciban amor y sabiduría, llenándose de fuerza y de poder hacia la mayor gloria que él guarda.

La creencia está muy lejos de la vida. Tao es el abandono de todos los sistemas de creencias. Entonces aparece una clase completamente nueva de confianza: la confianza en la vida.

El conocimiento de la mente es del cuerpo. La sabiduría es de la conciencia. La conciencia es del ser eterno.

El fin del tiempo es el fin de la expansión del universo.

La felicidad se cosecha. Es de locos esperarla sin haberlo sembrado.

El modo de caminar es importante, porque hemos de ir avanzando de un modo muy particular, que es dando un paso hacia el amor y otro hacia la sabiduría.

Lo que no das de ti, no lo das tú, lo que no enseñas de ti, no lo enseñas tú.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Un hombre común busca la libertad a través de la iluminación. Un hombre iluminado expresa la libertad a través de ser ordinario.

La paz solo puede venir como una consecuencia natural de la iluminación universal y de la fusión de razas, y aún estamos lejos de esta dichosa realización.

La iluminación espiritual es el estado extático donde la risa es todo lo que queda.

Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual.

Iluminación es la solución a la búsqueda de Dios y no la encuentran en un lugar externo, si no más bien la encuentran en el interior.

Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

La comprensión trasmitida desde Buda hasta nuestro tiempo es que, cuando se comienza el zazén, hay iluminación, aun sin ninguna preparación.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

No se trata en absoluto de practicar la meditación o de buscar la Iluminación; se trata de mirar dentro de uno mismo, de ver dentro de nuestra propia Naturaleza.

La comprensión del Zen para la iluminación no son prácticas que debes seguir. Es el punto de partida para experimentar continuamente el aquí y el ahora.

Cuando un hombre ha alcanzado el samadhi, la iluminación definitiva, la unión con Dios, ser uno con Dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

El propósito de la iluminación es volvernos tan conscientes, a través de una participación decidida, comenzando realmente guiar activamente nuestro proceso evolutivo.

Cuando creemos firmemente en nuestro camino, hemos alcanzado ya la iluminación.

Cultiva la concentración como factor de iluminación.

La iluminación es entender que no hay adónde ir, nada que hacer, y nadie tiene que ser excepto exactamente quién estás siendo ahora.

Moisés vio a Dios en una zarza sin mucho valor que ardía en medio del desierto. Buda alcanzó la iluminación durmiendo debajo de una higuera. Jesucristo nació en un pesebre.

En la práctica del zazen para la iluminación te conviertes en un charco de descanso, sin ondas algunas de deseo, sin ir alguna parte, sin ambición alguna.

No te apegues a tu espiritualidad porque te estarás negando La iluminación.

La iluminación es transformación que acontece por sí sola cuando hay plena consciencia y aceptación.

El auténtico desasimiento para lograr la iluminación espiritual implica que el hombre debe retirarse, vaciarse y desapegarse del mismo desasimiento.

La iluminación es simplemente un reconocimiento, no un cambio.

Un pensamiento que se apegue a los objetos de los sentidos es la ignorancia, mientras que un pensamiento que nos libere del apego es la iluminación.

Conocer a los otros es sabiduría conocerte a ti mismo es iluminación.

La Suprema Existencia está más allá del alcance de las palabras, pero es accesible al ojo dotado de iluminación pura.

El camino de la Iluminación es natural.

El practicante espiritual está buscando consuelo, y para algunas personas la iluminación suena mucho como el consuelo final y total de todo.

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

La iluminación es actualizar el potencial ilimitado y experimentar lo máximo en cada momento de la vida como algo nuevo. Viviendo en este espacio divino es la mejor vida y el mayor servicio a la sociedad.

Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a sí mismo es la iluminación.

La iluminación es simplemente la profunda comprensión de que todo es, como debe ser.

Rotar sobre su propio eje no es el único movimiento para el alma humana. También está su giro alrededor del Sol de una iluminación inagotable.

Aquel que a través de su estado de iluminación ya no diferencia entre el alma inmortal y la existencia, ni tampoco entre el universo y la existencia; a este hombre se le reconoce como un liberado en vida.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

La intención de hacer algo es de por sí la iluminación. Cuando sufrimos una dificultad o una desgracia, allí tenemos iluminación.

La iluminación es un estado de paz indescriptible, una paz profunda y apasionada, no fría y vacía como tus pensamientos. Una vez que te das cuenta de este estado, no puedes perderlo.

Ora a Dios con lágrimas en los ojos cuando quieras iluminación o te encuentras frente a cualquier duda o dificultad. El Señor eliminará todas vuestras impurezas, aplacará vuestra angustia mental y os dará iluminación.

La iluminación espiritual trae todo a una conclusión muy simple y científica. Señala claramente que todo lo que necesitas es aprender el arte de la consciencia.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

El ego necesita algunos problemas. Si entiendes esto, los problemas desaparecen. De esto se trata la iluminación: una profunda comprensión de que no hay problemas.

Percibir la naturaleza esencial y la Iluminación va más allá del tiempo.

El estado de Iluminación son cualidades humanas desarrolladas completa y perfectamente, en un grado que es difícil de imaginar.

La meditación es un modo de vida. No es una actividad; es tu ser mismo. Tiene que ser constante, tiene que ser continua; tiene que serlo. Debe transformarse en una continuidad cristalizada. Sólo entonces se produce la iluminación; nunca antes.

Busca la iluminación y nuestra vida tendra un mejor sentido.

El fenómeno de la iluminación, del abandono del yo, no está causado por nada. No es necesaria causa alguna. No es el resultado de numerosas causas; no es un subproducto. Es un simple discernimiento.

En el mercado de la iluminación unos gustan de sentirse que están en un camino espiritual y comercializan sabiduría como si tratase de una mercancía.

Dentro del espíritu renovador de la página de LA iluminación de buscar la paz espiritual examinando temas que aparentemente son en extremo polémicos.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

La iluminación espiritual no puede ser dado, quitado ni perdido, por lo tanto no tenemos que convertirnos ni en maestros ni en discípulos.

Nuestra vida humana encierra un gran valor y significado, pero solo si la utilizamos para alcanzar la liberación permanente y la felicidad suprema de la iluminación.

Si un hombre ha alcanzado la iluminación definitiva, ser uno con dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.