LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

NO TE DEJES PROGRAMAR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR LYNNE MCTAGGART

IMÁGENES DEL ESCRITOR LYNNE MCTAGGART

FRASES COINCIDENTES

LYNNE MCTAGGART

| FRASES | ESCRITOS |

En nuestro más elemental, no somos una reacción química, sino una carga energética.

La intención parece ser algo parecido a un diapasón que hace que los diapasones de otros objetos del universo resuenen en la misma frecuencia.

Lo que importa no es la entidad aislada, sino el espacio entre las cosas, la relación de las cosas.

Ser un verdadero explorador de la ciencia—seguir el sin prejuicios de la investigación científica pura— es no tener miedo de proponer lo impensable y demostrar que amigos, colegas y paradigmas científicos están equivocados.

Este campo de energía pulsante es el motor central de nuestro ser y nuestra conciencia, el alfa y el omega de nuestra existencia.

La emoción que posee la ciencia es su capacidad para responder a las grandes preguntas.

El poder de la intención masiva puede ser en última instancia la fuerza que cambia la marea hacia la reparación y renovación del planeta.

Todo conflicto que se produce, ya sea entre marido y mujer, grupos sociales o raciales, se resuelve sólo cuando podemos ver y abrazar plenamente el espacio, la conexión, entre nosotros.

La muerte cardiovascular súbita también parece estar relacionada con la actividad geomagnética solar. Las tasas de ataque cardíaco aumentan y bajan de acuerdo con la actividad del ciclo solar:

La conciencia humana está aumentando el orden del resto del mundo y tiene un poder increíble para sanarnos a nosotros mismos y al mundo: en cierto sentido hacemos el mundo como tal, como deseamos.

Toda la materia del universo está conectada en el nivel subatómico a través de una constante danza de intercambios cuánticos de energía.

En nuestro punto más elemental, no somos una reacción química, sino una carga energética.

A través del experimento científico habían demostrado que puede haber algo así como una fuerza vital que fluye a través del universo - lo que se ha llamado de manera diversa conciencia colectiva o, como los teólogos lo han llamado, el Espíritu Santo.

En el más básico de los niveles cuánticos de energía, cada uno de nosotros es también un paquete de energía pulsante en constante interacción con ese mar de energía.

Si toda la información del cosmos fluye a través de nuestros poros en cada momento, entonces nuestra noción actual de nuestro potencial humano es sólo un destello de lo que debería ser.

Nuestro estado natural del ser está en la relación, un tango, un estado constante de uno que influye en el otro.

Un solo pensamiento dirigido colectivo es todo lo que se necesita para cambiar el mundo.

La salud es un estado de perfecta comunicación subatómica y la mala salud es un estado en el que la comunicación se rompe. Nos enfermamos cuando nuestras olas están fuera de sincronía.

Una de las demostraciones fundamentales de nuestro instinto natural de vincularnos es la voluntad de dar.

Nuestro impulso de conectar entre sí ha desarrollado un deseo automático de hacer por los demás, incluso a costo personal. El altruismo viene naturalmente a nosotros. Es el egoísmo lo que está culturalmente condicionado y un signo de patología.

La energía de la intención es para desarrollar la conciencia plena y poder desplegar toda la compasión, la unión, la sincronía y la conexión con los demás.

Creamos espacio y tiempo en la superficie de nuestras retinas.

Ser un verdadero explorador es continuar con tu exploración incluso si te lleva a un lugar al que no planeaste ir.

Parte de la epidemia puede abrumar a la sociedad como expresión física de la histeria energética.

El hombre moderno se ha convertido en una máquina para la supervivencia, que es en gran parte el resultado del trabajo de productos químicos y códigos genéticos.

La intención parece ser algo parecido a una horquilla de afinación, haciendo que las horquillas de afinación de otras cosas en el universo resuenen a la misma frecuencia

Vivir la conciencia de alguna manera es la influencia que convierte la posibilidad de algo en algo real.. El ingrediente más esencial para crear nuestro universo es la conciencia que lo observa.

Más que la dominación, nuestro impulso más básico es tender la mano a otro ser humano, incluso a un costo para nosotros mismos.

Las personas no pueden separarse de su entorno. La conciencia viva no es una unidad aislada. En cierto sentido hacemos el mundo como tal, como deseamos.

Los seres humanos y todos los seres vivos son una carbón esencia de energía en un campo de energía conectado con cualquier otra cosa en el mundo.

El ingrediente más esencial para crear nuestro universo es la conciencia que lo observa.

Dar a los demás, el impulso de empatizar, de ser compasivo sin embargo y de ayudar a los demás altruistamente, no es la excepción a la regla, sino nuestro estado natural de ser.

Las personas no pueden separarse de su entorno. La conciencia viva no es una unidad aislada.

El poder de una intención se multiplica, dependiendo de cuántas personas estén pensando el mismo pensamiento al mismo tiempo.

La Sanación Reconectada es un fenómeno en el mundo de la sanación.

Vivir la conciencia de alguna manera es la influencia que convierte la posibilidad de algo en algo real.

Mediante el acto de observación e intención, tenemos la capacidad de extender una especie de super-radiancia al mundo.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La Iluminación no puede alcanzarse llevando a cabo mecánicamente unos sistemas de prácticas fijos.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

Cuando el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación.

Todos intentamos descifrar los grandes misterios de la vida y todos seguimos nuestro camino hacia la iluminación espiritual, tarea que dura toda la vida.

Cuando el sabio que desea alcanzar la iluminación se encuentra con dificultades o circunstancias adversas, las acepta y no permite que alteren su serenidad.

Con cuánta intensidad y cuántas veces hemos dicho «¡basta!». Ésta es la aspiración del Ser. Es la sed interior de regresar a la verdad, a nuestra verdadera dimensión. Es el reclamo a la iluminación, a ascender a un nivel más alto de conciencia.

El desapego es iluminación porque niega las apariencias.

La tecnología y la ciencia son incapaces de resolver nuestros problemas. La tecnología puede utilizarse para fines buenos o malos. Sólo cuando se emplea con iluminación, sabiduría y equilibrio puede ayudarnos de verdad.

El ser que ha alcanzado un estado de iluminación permanente y manteniendo su alma completamente sumergida en la existencia, goza de la dicha eterna e imperecedera, libre ya de toda atadura a la acción.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

La iluminación no es un estado especial de perfección reservado para seres de otra dimensión.

Por iluminación entiendo el creer en la nada, creer en algo sin forma ni color que está dispuesto a tomar forma o color. Esta iluminación constituye la verdad inmutable.

La iluminación es actualizar el potencial ilimitado y experimentar lo máximo en cada momento de la vida como algo nuevo. Viviendo en este espacio divino es la mejor vida y el mayor servicio a la sociedad.

El no-tiempo, la no-dualidad. Es la iluminación evolutiva a la consciencia de unidad, es la inmediatez liberadora del presente eterno sin principio ni fin.

El budismo tibetano reconoce que para alcanzar la iluminación se necesitan ambos aspectos, el femenino y el masculino; es decir, sabiduría y compasión, a los cuales nos referimos en algunas ocasiones como sabiduría y método.

La iluminación es una condición en la que hemos llegado al final de esta relación con la experiencia humana dolorosamente centrada en el yo.

La Iluminación es un estado de visión Trascendental, libre de toda ignorancia y puntos de vista erróneo.

Comprender la existencia armoniosa del aquí y el ahora es la esencia del Dharma y la espiritualidad. El Dharma es un camino a La Iluminación Espiritual.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

Si a la Presencia «YO SOY» se le pide Luz, Amor, Sabiduría, Poder o Iluminación, es imposible ser egoísta. Una no va con la otra, «YO SOY» elimina lo negativa.

Cuando este arrobamiento espiritual emerge en alguien que ya posee la energía, surge en el monje el arrobamiento como factor de iluminación.

Dirigir la atención al interior conduce a la liberación de los sentimientos ordinarios, y te permite llegar al trascendente reino de la suprema Iluminación.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

Una experiencia tiene un comienzo, un medio y un final. La iluminación está más allá del tiempo. Es el fin de los tiempos, de verdad. Y es para siempre: infinito.

La práctica-realización de la iluminación completa, es conciencia fundamental de la realidad más allá del dualismo. Es darse cuenta de la realidad y experimentar esa realidad.

El zen es la base para alcanzar la Iluminación y ejercer la maestría.

Cada individuo debe hacer un esfuerzo para liberarse de la ignorancia y la falta de iluminación.

En el mercado de la iluminación unos gustan de sentirse que están en un camino espiritual y comercializan sabiduría como si tratase de una mercancía.

La iluminación es la iluminación.

No crear falsas ilusiones es la iluminación.

Tu alma en la unidad viviente alcanza la verdadera iluminación; unidad con Dios.

Dentro del espíritu renovador de la página de LA iluminación de buscar la paz espiritual examinando temas que aparentemente son en extremo polémicos.

Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a sí mismo es la iluminación.

Cuando un hombre ha alcanzado el samadhi, la iluminación definitiva, la unión con Dios, ser uno con Dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

Cultiva la atención consciente como factor de iluminación.

La iluminación no sólo es atemporal. También es hermosa, verdadera e indestructible. Más que cualquier cosa separable o condicionada.

El método simple para la iluminación es conocerse primero a sí mismo.

Los genuinos aspirantes a la auténtica Iluminación deberían primero interrogarse a sí mismos, para de ese modo descubrir su inherente luz espiritual.

La Iluminación es libre de todas esas formas habituales de pensamientos parcializados, negativos, distorsionados y oscuros, libre de todo prejuicio y de todo tipo de condicionamiento mental.

Es imposible buscar la iluminación o el nirvana más allá de la mente. Tu mente es el nirvana. Puedes pensar que encontrarás un buda o la iluminación más allá de la mente, pero ese sitio no existe.

La iluminación es cuando tu cuerpo está completamente en el sueño más profundo posible y tu consciencia está en la cima.

¿Cuál es el indicador de la iluminación real? El indicador de la iluminación real es el incesante e insomne contentamiento.

El secreto de la iluminación evolutiva es la convicción inequívoca de que eso existe, es el descubrimiento de la no-dualidad, es la revelación mística perenne de que eso es y yo soy eso.

La Iluminación es un estado de energía mental y espiritual inagotable e inconmensurable.

El despertar es un instante de comprensión, donde se hace evidente que la falta de iluminación era solo un pensamiento, una creencia de que no era libre.

La iluminación espiritual es la experiencia de lo divino.

Si puedes ver sin que la mente intervenga eso es iluminación. Si puedes oír sin que la mente se interponga eso es iluminación.

La iluminación y los seres sintientes es para todos aquellos que desean con sinceridad liberar de manera permanente a los seres sintientes del sufrimiento.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

Cuando leí el nuevo reto de LA iluminación al colocar el tema de LA MEDITACIÓN para esta semana inmediatamente me acobardé. Ni modo tema muy complejo.