LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL AQUÍ Y EL AHORA
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR DAVID R HAWKINS

IMÁGENES DEL ESCRITOR DAVID R HAWKINS

FRASES COINCIDENTES

DAVID R HAWKINS

| FRASES | ESCRITOS |

El orgullo despierta el ataque porque de él se infiere que somos «mejores que».

El corazón sabe. La mente piensa y discute, pero el corazón sabe y continúa.

A veces, es mejor no decirle a las personas que las amas, porque se asustan y piensan que tienes proyectos para ellas, o que quieres algo de ellas. Algunas personas temen el amor y sospechan de él. Por lo tanto, ámalas sin decírselo.

El amor incondicional no espera nada de los demás. Cuando somos amorosos, no tenemos limitaciones ni exigimos nada de los demás para amarlos. Los amamos como son, aunque sean irritantes.

Dejar ir la predisposición a reaccionar con miedo, depende del miedo presente para ser desencadenado ante un estímulo.

El doctor ama a sus pacientes y reza por ellos sin que lo sepan.

Los pensamientos y sentimientos negativos debilitan el cuerpo al instante y crean un desequilibrio en el flujo de energía corporal.

El amor es mal interpretado como una emoción, en realidad, es un estado de conciencia, una forma de estar en el mundo, una manera de verse a uno mismo y a los demás.

El Dejar Ir implica ser consciente de un sentimiento, dejarlo crecer, y dejar que siga su curso sin querer que sea diferente o hacer nada en relación a él.

Dejar ir significa simplemente dejar conscientemente que el sentimiento esté ahí y centrarse en dejar escapar la energía tras él.

Todos nos hemos arrepentido alguna vez de no haber prestado atención a las señales de advertencia de los problemas futuros.

Ningún sistema nos ha permitido distinguir entre las soluciones poderosas y efectivas y las débiles e ineficaces.

Uno no es más espiritual tomando ciertos alimentos o evitando otros. Uno se convierte en un ser que expresa espiritualidad cuando vive en este mundo, lo acepta y no lo juzga.

Si echamos un vistazo a la vida humana, vemos que es esencialmente una larga lucha elaborada para escapar de nuestros miedos internos y las expectativas que han sido proyectadas sobre el mundo.

El orgullo conlleva el deseo de ser reconocido por los demás.

Cambiamos el mundo no por lo que decimos o hacemos, sino como una consecuencia de lo que nos hemos convertido.

El amor prolonga la vida.

Cuando renunciamos o apartamos un sentimiento, nos estamos liberando de todos los pensamientos asociados.

Carl Jung dijo que la personalidad saludable se mantiene equilibrada entre el trabajo, el ocio, el amor y un aspecto de la personalidad llamado espiritualidad, que también podríamos definir como la búsqueda del valor y del sentido.

La persona que sufre de pobreza interior es conducida inexorablemente a acumular a nivel material.

La transformación viene de recuperar nuestro propio poder. La persona de este nivel sabe que, esté donde esté, creará una circunstancia que le hará feliz.

La grandeza es el coraje para superar los obstáculos.

A medida que empezamos a soltar todos estos miedos, a cancelar los sistemas de creencias y a reafirmar que nuestro verdadero Ser es infinito y no está sujeto a limitaciones, nos acercamos a un estado de mayor salud, bienestar y energía vital.

El coraje implica estar dispuesto a probar cosas nuevas, a lidiar con los cambios y los desafíos de la vida.

El gran valor de saber cómo entregarnos. Es que todos y cada uno de los sentimientos se pueden dejar en cualquier momento y en cualquier lugar en un instante, y puede hacerse continuamente y sin esfuerzo.

El mundo no es ni bueno ni malo ni defectuoso. Ni está en necesidad de ayuda o modificación. Ya que su apariencia es solo una proyección de la mente de uno mismo. No existe tal mundo.

La transformación se produce cuando la persona recupera que ella misma es la fuente de su propia felicidad y que el poder está dentro de ella.

Toma varios problemas que te hayan acompañado desde hace tiempo y deja de buscar respuestas.

La verdad de nuestro propio ser real puede descubrirse en el sendero de la vida cotidiana. Lo común y Dios no son cosas distintas.

La persona que sufre de pobreza interior es conducido inexorablemente a acumular a nivel material.

La información es inútil hasta que sabemos qué significa.

La igualdad no excluye la diversidad. La aceptación incluye en lugar de rechazar.

Cuanto más damos amor, mayor será nuestra capacidad para hacerlo.

Las verdaderas respuestas siempre se caracterizan por la simplicidad.

Intentar cambiar el mundo no apacigua la energía del miedo porque esta procede del interior de nuestro propio campo energético.

El miedo es tan pandémico en nuestra sociedad que gobierna el mundo.

Pequeños errores en la formulación de las preguntas llevan a grandes fallos en las respuestas.

Cuanto más amamos, más podemos amar. El amor es ilimitado. El amor engendra amor.

Entregamos un sentimiento y nos damos cuenta de que retorna o continúa. Esto se debe a que todavía hay más de él para entregar. Hemos llenado nuestras vidas con todos esos sentimientos y puede haber una gran cantidad.

Me acabo de dar cuenta de que no debo tener una opinión sobretodo ¡Qué alivio!

La ley básica del universo es la ley de economía. El universo no desperdicia ni un solo quark; todo sirve a un propósito y encaja en un equilibrio.

La mejor manera de resolver los problemas es trascenderlos y verlos desde un punto de vista más elevado.

Tener lo que queremos directamente, sin desviarnos por alguna promesa fraudulenta que nos conduzca a la frustración y la decepción.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Conocer a los otros es sabiduría conocerte a ti mismo es iluminación.

La iluminación se une a las energías colectivas útiles y centradas en el amor, lo bueno y lo verdadero.

El sabio no necesita de milagros para alcanzar la iluminación.

La intención de hacer algo es de por sí la iluminación. Cuando sufrimos una dificultad o una desgracia, allí tenemos iluminación.

Hay cristales que son necesarios eliminar para poder ver la luz interior, prescindamos de ellos aquí y ahora para lograr la iluminación espiritual.

Al permanecer aquietado no se mira la mente como punto de referencia de quien eres. Lo que realmente eres no es ninguna idea de ignorancia o de iluminación.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

Ora a Dios con lágrimas en los ojos cuando quieras iluminación o te encuentras frente a cualquier duda o dificultad. El Señor eliminará todas vuestras impurezas, aplacará vuestra angustia mental y os dará iluminación.

Practica el no hacer, ensalza lo humilde, corta el problema en su brote y siembra lo grande en lo pequeño para alcanzar la iluminación espiritual.

El gurú no quiere nada del discípulo. Gurú es esa fuerza moviendo un alma hacia la iluminación. Las acciones del gurú son de pura compasión.

La iluminación debe basarse en la práctica.

La Iluminación Espiritual es comprender que todo ES, como debe SER.

Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

La meditación es un modo de vida. No es una actividad; es tu ser mismo. Tiene que ser constante, tiene que ser continua; tiene que serlo. Debe transformarse en una continuidad cristalizada. Sólo entonces se produce la iluminación; nunca antes.

Mantén siempre tu mente tan luminosa y clara como el vasto cielo, el gran océano y el pico más alto: vacía de todo pensamiento. Mantén siempre tu cuerpo lleno de luz y calor. Llénate a ti mismo con el poder de la sabiduría y la iluminación.

La iluminación es simplemente ver las cosas como realmente son.

No es que menospreciemos la idea de lograr la iluminación, sino que lo más importante es el momento actual.

La iluminación es la intimidad con todas las cosas.

Iluminación es la solución a la búsqueda de Dios y no la encuentran en un lugar externo, si no más bien la encuentran en el interior.

El mayor obstáculo que hay que superar es la resistencia del ego. El ego está más que feliz de que tú persigas la iluminación y participes en todo tipo de prácticas espirituales.

Llega al punto en que sólo quede el dueño de casa, sin que vengan huéspedes. Sólo entonces Dios, sólo entonces el estado de nirvana, la iluminación, la suprema luz, la verdad, o como quieras llamarlo, golpeará a tu puerta.

La meditación trae la iluminación, trae el florecimiento, es la expresión del ser.

Cada individuo debe hacer un esfuerzo para liberarse de la ignorancia y la falta de iluminación.

Si un pensamiento puede llegar a ti y salir de ti y tú puedes observarlo, entonces, este es el estado de la iluminación.

Hay una energía vital muy intensa contenida en el cuerpo. La energía de la Iluminación Espiritual es extremadamente enérgica que tienes que experimentar.

La Iluminación no puede alcanzarse llevando a cabo mecánicamente unos sistemas de prácticas fijos.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

Cuando el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación.

Hasta que alcancéis la iluminación el Maestro Espiritual es indispensable.

Si un hombre ha alcanzado la iluminación definitiva, ser uno con dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

La iluminación es una sinfonía si escuchas cada nota, te deleitas en ella y la dejas pasar, sin buscar permanencia en ellas, en su discurrir está la armonía.

Cuando estás sin pensamiento, hay no-mente. Lo puedes llamar la iluminación, lo puedes llamar samadhi, lo puedes llamar nirvana o lo que quieras.

La sabiduría de la Vida te está proporcionando la oportunidad para conducirte a la iluminación. No una iluminación futura, sino la que puede acontecer en ese preciso momento.

La iluminación es el final de la relación dolorosamente centrada en el yo.

La Iluminación Humana es el objetivo principal del budismo, de hecho su preocupación central; es el aspecto más básico y fundamental, tanto en la teoría como en la práctica.

Ten el valor de utilizar tu propio razonamiento. Ese es el lema de la iluminación.

La iluminación y los seres sintientes es para todos aquellos que desean con sinceridad liberar de manera permanente a los seres sintientes del sufrimiento.

No se trata en absoluto de practicar la meditación o de buscar la Iluminación; se trata de mirar dentro de uno mismo, de ver dentro de nuestra propia Naturaleza.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

Al ser consciente, usted se convierte en un puente entre lo No Manifestado y lo manifestado. Entre Dios y el mundo. Este es el estado de unión con la Fuente que llamamos iluminación.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado. La intención de hacer algo es de por sí la iluminación.

La iluminación espiritual es una rebelión contra todas las tradiciones.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

La iluminación no es una piedra filosofal que tenemos que encontrar.

El aquí y el ahora nunca se te volverá a escapar si tienes una comprensión correcta de La Iluminación en el Zen, un entendimiento que te dará paz y calma.

Todo el camino espiritual se puede describir en el contexto del refugio. La perfección del refugio es la Iluminación, el único que no necesita tomar refugio es el Buda.

Alcanzar la iluminación sin ver la propia naturaleza es imposible.

Buda no nació siendo un hombre extraordinario, alcanzó la iluminación como resultado de su propio esfuerzo, desarrollando al máximo su potencial, que tan solo era una semilla.

Percibir la naturaleza esencial y la Iluminación va más allá del tiempo.