La iluminación espiritual

Frases Khalil Gibran

Citas Khalil Gibran


Cuando améis no digáis Dios esta en mi corazón, sino estoy en el corazón de Dios.

En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.

La lujuria por la comodidad, esa cosa furtiva que entra en la casa como un huésped, luego se convierte en un anfitrión, y luego en un amo.

La tortuga puede hablar mas del camino que la liebre.

Te quiero porque eres débil ante el opresor poderoso, y pobre ante el rico codicioso. Por eso lloro contigo y te consuelo. Y tras mil lagrimas te veo, oprimido entre los brazos de la justicia, sonreír y perdonar a tus seguidores.

No busques al amigo para matar las horas, búscale con horas para vivir.

No se llega al alba sino por el sendero de la noche.

El sufrimiento hace el alma fuerte y un carácter plagados de cicatrices.

No progresas mejorando lo que ya esta hecho, sino por lograr lo que aun queda por hacer.

Algunos de ustedes dicen: La alegría es mejor que el dolor, y otros dicen: No, el dolor es el mejor. Pero yo os digo que son inseparables. Juntos vienen y cuando uno se sienta solo contigo en tu mesa, recuerda que el otro esta dormido en tu cama.

Del sufrimiento han surgido las almas mas fuertes. Los caracteres mas solidos están plagados de cicatrices.

Todos los pobres no son despreciados. La riqueza del mundo es un mendrugo de pan y un abrigo.

Siempre hemos sido nuestro propio precursor, y lo seremos eternamente. Y todo lo que hayamos juntado y todo lo que recojamos no serán sino semillas para campos todavía sin cultivar. Somos el campo y el labrador, los segadores y la cosecha.

El silencio del envidioso esta lleno de ruidos.

Y he hallado libertad y salvación en mi locura, la libertad de estar solo y salvo de ser comprendido, ya que quienes nos comprenden. Esclavizan algo nuestro.

Amaos los unos a los otros, pero no hagáis un vinculo de amor: que sea un mar en movimiento entre las orillas de vuestras almas.

Si no se rompe, ¿como lograra abrirse tu corazón?

No progresas mejorando lo que ya esta hecho, sino esforzándote por lograr lo que aun queda por hacer.

Amor. Envuelve a cada ser y se extiende lentamente para abrazar todo lo que será.

Yo os digo que la alegría y la tristeza son inseparables.

Si la otra persona te hiere, puedes olvidarte de la lesión; pero si le haces daño, siempre lo recordaras.

Noche infinita que te alzas sobre las nubes del crepúsculo, coronada por la Luna, envuelta en el manto del silencio y empuñando la espada del terror.

La fe es un oasis en el corazón, que nunca será alcanzado por la caravana del pensamiento.

Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.

Que en vuestra vida matrimonial haya un espacio que separe los unos de los otros, a fin de que los vientos de los cielos puedan soplar y bailar en medio de vosotros.

En cada país, cada cuidad, en cada rincón del mundo, vive una mujer que es la representante de tiempos futuros.

Puedes olvidar a aquel con el que has reído, pero no aquel con el que has llorado.

Confía en los sueños, porque en ellos esta escondida la puerta de la eternidad.

En el roció de las pequeñas cosas, el corazón encuentra su mañana y toma su frescura.

Hablas cuando dejas de estar en paz con tus pensamientos.

Siempre se ha sabido que el amor no conoce su propia profundidad hasta la hora de la separación.

Que no haya ningún propósito en la amistad sino en la profundización del espíritu.

El ruiseñor se niega a anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

El pesar y la pobreza purifican el corazón del hombre, aunque nuestras mentes débiles no ven nada de valor en el universo, salvo la comodidad y la felicidad.

De los dos premios principales de la vida, la belleza y la verdad, encontré el primero en un corazón amoroso y el segundo en manos de un obrero.

La bajeza mas vergonzosa es la adulación.

Vuestra alegría es vuestra tristeza sin mascara.

Conocí un segundo nacimiento, cuando mi alma y mi cuerpo se amaron y se casaron.

La sabiduría deja de ser sabiduría cuando se vuelve demasiado orgullosa para llorar, demasiado grave para reír, y demasiado egoísta para buscar otra que no sea ella misma.

Solo la semilla que rompe su cascara es capaz de atreverse a la aventura de la vida.

La amistad es siempre una dulce responsabilidad, nunca una oportunidad.

El justo esta cerca del corazón del pueblo, pero el misericordioso esta cerca del corazón de Dios.

Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: esta en nuestras lagrimas y en el mar.

Si de noche lloras por el Sol, las lagrimas no te dejaran ver las estrellas.

El trabajo es amor hecho visible. Si no puedes trabajar con amor sino solo con aversión, es mejor que dejes tu trabajo y te sientes en la puerta del templo a pedir limosnas a aquellos que trabajan con alegría.

No busques el amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir.

Aléjate de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.

La vida sin amor es como un árbol sin flores ni frutos.

[1/3]