LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

EL LORO QUE IMITABA A NASRUDIN

FRASES Y CITAS KHALIL GIBRAN

CITAS Y PENSAMIENTOS KHALIL GIBRAN

CITAS Y PENSAMIENTOS KHALIL GIBRAN

| DOBLES | FAMOSAS | HUMOR |
| FILÓSOFOS | CONCIENCIA |

KHALIL GIBRAN

| FRASES | ESCRITOS |

Madre: La palabra más bella en labios del hombre.

El sufrimiento hace el alma fuerte y un carácter plagados de cicatrices.

Cuando mi alma y mi cuerpo se amaron, conocí un segundo nacimiento.

La fe es un oasis en el corazón que nunca será alcanzado por la caravana del pensamiento.

¿Qué diferencia hay entre nosotros, salvo un sueño inquieto que sigue a mi alma, pero teme acercarse a ti?

El justo está cerca del corazón del pueblo, pero el misericordioso está cerca del corazón de Dios.

La perplejidad es el comienzo del conocimiento.

El trabajo es amor hecho visible. Si no puedes trabajar con amor sino sólo con aversión, es mejor que dejes tu trabajo y te sientes en la puerta del templo a pedir limosnas a aquellos que trabajan con alegría.

Si la otra persona te hiere, puedes olvidarte de la lesión; pero si le haces daño, siempre lo recordarás.

Muchas doctrinas son como un cristal de ventana. Vemos la verdad a través de ellas pero nos separan de la verdad.

¿Dónde está la justicia del poder político si ejecuta al asesino y encarcela al saqueador pero luego se acerca a las tierras vecinas, matando a miles y saqueando las mismas colinas?

Avanzar es encaminarse hacia la perfección. Marchen y no teman las espinas, ni las piedras afiladas en el camino de la vida.

La lujuria por la comodidad, esa cosa furtiva que entra en la casa como un huésped, luego se convierte en un anfitrión, y luego en un amo.

La sabiduría deja de ser sabiduría cuando se vuelve demasiado orgullosa para llorar, demasiado grave para reír, y demasiado egoísta para buscar otra que no sea ella misma.

De los dos premios principales de la vida, la belleza y la verdad, encontré el primero en un corazón amoroso y el segundo en manos de un obrero.

Amor... envuelve a cada ser y se extiende lentamente para abrazar todo lo que será.

La pobreza es un velo que oscurece la faz de la grandeza.

La persona que consideras ignorante e insignificante es la que vino de Dios, para que pueda aprender la bienaventuranza y el conocimiento que proporciona la tristeza.

Tampoco la burla será poderosa contra los que escuchan a la humanidad o los que siguen las huellas de la divinidad, porque vivirán para siempre. Por siempre.

La fe es un conocimiento dentro del corazón, más allá del alcance de la prueba.

Si en el crepúsculo de la memoria nos encontráramos una vez más, volveremos a hablar juntos y ustedes me cantarán un canto más profundo.

El más lamentable entre los hombres es el que convierte sus sueños en plata y oro.

Si el abuelo del abuelo de Jesús hubiera sabido lo que estaba escondido dentro de él, habría permanecido humilde y temeroso ante su alma.

El ojo de un ser humano es un microscopio que hace que el mundo parezca más grande de lo que realmente es.

Que no haya ningún propósito en la amistad sino en la profundización del espíritu.

Amaos los unos a los otros, pero no hagáis un vínculo de amor: que sea un mar en movimiento entre las orillas de vuestras almas.

La vida sin amor es como un árbol sin flores ni frutos.

Porque la vida y la muerte son una, así como el río y el mar son uno.

He aprendido el silencio del hablador, la tolerancia de los intolerantes y la bondad de los malos. Sin embargo, por extraño que parezca, soy desagradecido con esos maestros.

Algunos de ustedes dicen: “La alegría es mejor que el dolor”, y otros dicen: “No, el dolor es el mejor”. Pero yo os digo que son inseparables. Juntos vienen y cuando uno se sienta solo contigo en tu mesa, recuerda que el otro está dormido en tu cama.

Siempre hemos sido nuestro propio precursor, y lo seremos eternamente. Y todo lo que hayamos juntado y todo lo que recojamos no serán sino semillas para campos todavía sin cultivar. Somos el campo y el labrador, los segadores y la cosecha.

El hombre ha recibido de Dios el poder de esperar, y esperar firmemente hasta que el objeto de su esperanza le quite de los ojos el velo del olvido.

La soledad es un consuelo para un alma entristecida, que aborrece a los que la rodean igual que un ciervo herido abandona su rebaño, para refugiarse en una cueva en la que sonará o morirá.

El derecho forma parte de la voluntad, porque las almas flotan al viento de acá para allá cuando los fuertes dominan y los débiles padecen los cambios para bien y para mal. No neguéis tampoco la voluntad del alma, más fuerte que la fuerza del brazo.

Todos nosotros no somos capaces de contemplar con una mirada interior las grandes profundidades de la vida, y es cruel exigir de aquel que tiene la vista bajada que distinga lo que es oscuro y lejano.

La verdadera fuerza que impide que el corazón sea herido es la que le evita crecerse con su grandeza interna. El canto de la voz es melodioso, pero el canto del corazón es la voz pura del cielo.

Te quiero porque eres débil ante el opresor poderoso, y pobre ante el rico codicioso. Por eso lloro contigo y te consuelo. Y tras mil lágrimas te veo, oprimido entre los brazos de la justicia, sonreír y perdonar a tus seguidores.

Las flores de los campos son las hijas del cariño del Sol y del amor de la naturaleza. Y los hijos de los hombres son flores del amor y de la compasión.

Noche infinita que te alzas sobre las nubes del crepúsculo, coronada por la Luna, envuelta en el manto del silencio y empuñando la espada del terror.

Hay hombres que dan un poco de lo mucho que poseen. Y si lo hacen es al solo efecto de ganar fama y galardón. En sus deseos íntimos y codicias, pierden el mérito de su caridad, por el prurito de vana celebridad.

Vuestros hijos no son vuestros; son los hijos de la vida, que se busca ansiosamente a si misma. Vienen a este mundo por vuestro intermedio pero no de vosotros; y, a pesar de vivir con nosotros, no son propiedad vuestra.

Que cada uno de vosotros llene la copa de su compañero, pero no bebáis en una sola copa. Que cada uno de vosotros dé su pan al otro, pero no comáis todo del mismo pan.

Que en vuestra vida matrimonial haya un espacio que separe los unos de los otros, a fin de que los vientos de los cielos puedan soplar y bailar en medio de vosotros.

Todo lo que puede dar el amor es entregarse a si mismo; y no toma nada que no sea de si mismo. El amor no posee nada y no admite ser poseído, porque el amor se conforma con el amor mismo.

Lo que yo dejo no es la camisa que me saco hoy y que mañana vuelvo a usar. No; es mi carne que desgarro. No es un pensamiento que yo dejo detrás de mí, sino un corazón que mi hambre ha embellecido y que mi sed volvió tierno y brillante.

¿No es la montaña mucho más impresionante y más claramente visible a uno que pasa por el valle que a los que habitan la montaña?

Un amigo que está lejos está a veces mucho más cerca que uno que está a tu lado.

Tu vida está determinada no por lo que te trae, sino por la actitud que tú traes a la vida. No es lo que te sucede, sino la forma en que tu mente mira lo que sucede.

Si tu corazón es un volcán, ¿cómo esperas que florezcan las flores?

La generosidad es dar más de lo que puedes, y el orgullo es tomar menos de lo que necesitas.

Hablas cuando dejas de estar en paz con tus pensamientos.

La amistad es siempre una dulce responsabilidad, nunca una oportunidad.

Confía en los sueños, porque en ellos está escondida la puerta de la eternidad.

En cada país, cada cuidad, en cada rincón del mundo, vive una mujer que es la representante de tiempos futuros.

Las lágrimas son fuego que purifica el amor, haciéndolos nítidos y hermosos por una eternidad.

Cuando la tristeza funde a dos corazones, ni la gloria ni la felicidad será capaz de destruir esa unión.

Si revelas tus secretos al viento, no culpes al viento por revelarlos a los árboles.

Cuando llegues al final de lo que debes saber, estarás al principio de lo que debes sentir.

Siempre se ha sabido que el amor no conoce su propia profundidad hasta la hora de la separación.

Si amas algo, déjalo libre. Si regresas es tuyo, sino nunca lo fue.

El infierno no está en el remordimiento, está en el corazón vacío.

Eres tu propio precursor, y las torres que has erigido son los cimientos de tu yo gigante.

La tortuga puede hablar más del camino que la liebre.

Las cosas materiales matan al hombre sin sufrimiento, el amor lo reanima con vivificantes dolores.

El ruiseñor se niega a anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

Para entender el corazón y la mente de una persona, no te fijes en lo que ha hecho, no te fijes en lo que ha logrado, sino en lo que aspira a hacer.

Das poco cuando das tus posesiones. Es cuando das de ti mismo cuando realmente das.

Levántate, corazón, alza tu voz y canta porque quien no acompaña al coro de la luz, seguirá perteneciendo a los engendros de las sombras.

Cuando améis no digáis “Dios está en mi corazón”, sino “estoy en el corazón de Dios”.

Aléjate de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.

Un hombre que no puede tolerar los pequeños defectos de una mujer, jamás podrá disfrutar de sus grandes virtudes.

No busques el amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir.

Puedes olvidar a aquel con el que has reído, pero no aquel con el que has llorado.

Si veis a un hombre desviarse de los frutos prohibidos que le arrastarían a crímenes insondables, juzgadle con amor, porque es Dios quien preserva en él.

No olvides que la Tierra se deleita al sentir tus pies descalzos y los vientos anhelan jugar con tu cabello.

El progreso no consiste solamente en mejorar el pasado: consiste en ir desde adelante hacia el futuro.

Aquel que se instruye a sí mismo y que rectifica su propia forma de vivir es más digno de respeto y de veneración que aquel que enseña a los demás cómo cambiar su forma de comportarse.

Todos los pobres no son despreciados. La riqueza del mundo es un mendrugo de pan y un abrigo.

Del sufrimiento han surgido las almas más fuertes. Los caracteres más sólidos están plagados de cicatrices.

Es nuestro yo interno el que sufre cuando desobedecemos y el que nos mata cuando lo traicionamos.

No progresas mejorando lo que ya esta hecho, sino por lograr lo que aún queda por hacer.

Hay una trémula primavera en cada invierno del corazón, y un sonriente amanecer se esconde tras el velo de cada noche.

Los hombres no desean la bendición en sus labios ni la verdad en sus corazones, porque la primera es producto de las lágrimas y la segunda es hija de la sangre.

Tú, al dar, no das más que la ínfima parte de tu fortuna, que sería sin valor alguno si no haces de tu caridad una parte integrante de ti mismo.

Tu diario vivir es tu templo y tu religión. Cada vez que entres en él, hazlo con todo tu ser.

Solo la semilla que rompe su cascara es capaz de atreverse a la aventura de la vida.

Por muy larga que sea la tormenta, el Sol siempre vuelve a brillar en las nubes.

La bajeza más vergonzosa es la adulación.

El silencio del envidioso está lleno de ruidos.

Cuando la tristeza funde a dos corazones, ni la gloria de la felicidad será capaz de destruir esa unión. Las lágrimas son un fuego que purifica el amor, haciéndolo nítido y hermoso por una eternidad.

Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros.

Si encuentras un esclavo dormido, no lo despiertes; puede estar soñando con la libertad. Si encuentras un esclavo dormido, despiértalo y háblale de la libertad.

Y he hallado libertad y salvación en mi locura, la libertad de estar solo y salvo de ser comprendido, ya que quienes nos comprenden... esclavizan algo nuestro.

El pesar y la pobreza purifican el corazón del hombre, aunque nuestras mentes débiles no ven nada de valor en el universo, salvo la comodidad y la felicidad.

Y manteneos unidos pero no demasiado juntos: Pues los pilares del templo se alzan separados, Y el roble y el ciprés no crecen en sus sombras respectivas.

Es el corto silencio donde se funde la existencia eterna. Es una fuerza que se aloja en el corazón del hombre y se rebela contra todos los obstáculos.

Excelente compilación de Gibran Kahlil Gibran o Gibran Jalil Gibran, una pequeña Biografía, frases celebres, cuentos selectos, que puedes descargar.

Me consideran loco porque no quiero vender mis días por ninguna cantidad de oro. Y yo los considero locos porque creen que mis días tienen precio.

Para entender el corazón y la mente de una persona, no te fijes en lo que ha hecho, no te fijes en que ha logrado, sino en lo que aspira a hacer.

Aquel que filosofa es como un espejo que refleja los objetos que no puede ver, como una caverna que devuelve el eco de las voces que no oye.

En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.

Y no penseis en dirigir los caminos del amor; es el amor quien si os encontrara dignos dirigirá vuestros caminos.

Poeta es aquel que te hace sentir, tras haber leído su poema, que sus mejores versos aún no han sido compuestos.

En cada país, cada ciudad, en cada rincón del mundo, vive una mujer que es la representante de tiempos futuros.

Vuestros hijos no son vuestros hijos: son los hijos y las hijas de las ansias de vida que siente la misma vida.

Del sufrimiento han emergido las almas más fuertes. Los caracteres más fuertes se forjan a base de cicatrices.

Aléjame de la sabiduría que no llora, la filosofía que no ríe y la grandeza que no se inclina ante los niños.

Algunos oyen con las orejas, algunos con el estómago, algunos con el bolsillo y algunos no oyen en absoluto.

Trabajar con amor es construir una casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa.

Los hombres que no perdonan a las mujeres sus pequeños defectos jamás disfrutarán de sus grandes virtudes.

No progresas mejorando lo que ya esta hecho, sino esforzándote por lograr lo que aún queda por hacer.

Vivir en la mente es esclavitud, a menos que la mente se haya convertido en una parte del cuerpo.

El amor es siempre tímido ante la belleza, al paso que la belleza anda siempre detrás del amor.

El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

Bueno es dar cuando nos piden; pero mejor es dar sin que nos pidan, como buenos entendedores.

Aquel que te perdona un pecado que no has cometido, se perdona a sí mismo su propio crimen.

Los dones que provienen de la justicia son superiores a los que se originan en la caridad.

La fe es un oasis en el corazón, que nunca será alcanzado por la caravana del pensamiento.

¿Dónde puedo encontrar un hombre gobernado por la razón y no por los hábitos y los deseos?

Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo.

Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar.

En el rocío de las pequeñas cosas, el corazón encuentra su mañana y toma su frescura.

Algunos buscan el placer en el dolor; y otros no pueden limpiarse sino con suciedad.

Puedes olvidar a aquél con el que has reído pero no a aquél con el que has llorado.

Conocí un segundo nacimiento, cuando mi alma y mi cuerpo se amaron y se casaron.

No digáis: «He encontrado la verdad», sino más bien: «He encontrado una verdad».

Si de noche lloras por el Sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas.

No busques al amigo para matar las horas, búscale con horas para vivir.

Los recuerdos son un traspié en el sendero de la esperanza.

Yo os digo que la alegría y la tristeza son inseparables.

Madre: la palabra más bella pronunciada por el ser humano

Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.

Madre: la palabra más bella en labios de la humanidad.

No se llega al alba sino por el sendero de la noche.

Si no se rompe, ¿cómo logrará abrirse tu corazón?

Vuestra alegría es vuestra tristeza sin máscara.