LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

EL MONJE Y LA MUJER HERMOSA

FRASES Y CITAS B K S IYENGAR

CITAS Y PENSAMIENTOS B K S IYENGAR

CITAS Y PENSAMIENTOS B K S IYENGAR

B K S IYENGAR

| FRASES | ESCRITOS |

Mi final debe ser su principio.

Así como el orfebre purifica el oro, así debe el cuerpo ser constantemente purificado y purgado, de manera que el oro interior pueda brillar.

Un asana no es una postura que se asume mecánicamente. Implica pensar, al final de lo cual un equilibrio está entre el movimiento y la resistencia.

Las posturas clásicas, cuando se practican con discreción y conciencia, llevan al cuerpo, mente y consciencia a un todo único, a un armonioso conjunto.

La salud es un estado de completa armonía del cuerpo, mente y espíritu.

Conocerse a uno mismo es conocer el propio cuerpo, mente y alma.

El silencio positivo es espiritual, el silencio negativo es sensual.

Cada asana [...] hace al practicante tan fuerte como un diamante y suave como una flor.

El yoga es una luz, que una vez encendida, nunca se apagará. Cuanto mejor sea la práctica, más brillante la llama.

El dolor viene a guiarlo. El dolor es su gurú.

A través del crecimiento individual la sociedad y la comunidad avanzan.

Todos son capaces de hacer yoga, pero sólo uno en un millón está en condiciones de ser llamado un yogui.

A no ser que la libertad sea ganada en el cuerpo, la libertad de la mente no es posible.

El Alma siempre está fuera del juego de la vida.

Una mente intelectual que es ajena al corazón es una mente sin cultivar.

Una mente yóguica no tiene ningún motivo.

Un buen libro es mejor que un mal profesor.

La práctica espiritual inicia cuando vas más allá de lo que considerabas tu máximo esfuerzo.

Confianza, claridad y compasión son cualidades esenciales para un profesor.

Cuando practico, soy un filósofo, cuando enseño, soy un científico, cuando demuestro, soy un artista.

Realizar los asanas cada vez con una mente fresca y un nuevo enfoque.

La inteligencia debería ser uniforme en todas las posturas.

Es el deber del profesor saber qué enseñar, por qué enseñar y cuánto enseñar.

La actividad y la pasividad deben ir juntos en los asanas.

No contraiga su cerebro cuando estire su cuerpo.

El yoga es un espejo para mirarnos desde dentro.

La presencia de la verdad puede hacernos sentir desnudos, pero la compasión se lleva lejos toda nuestra vergüenza.

La autorrealización debe existir en cada poro de la piel.

Pranayama es oración y no un mero ejercicio de respiración física.

El cuerpo es mi templo y los asanas son mis oraciones.

El conocimiento no tiene fin.

No enseñe lo que no sabe.

Quiero llevarlos a la meditación interna a través del asana.

La formación de la mente y el cuerpo conduce a la conciencia del alma.

El aprendizaje es tanto un arte como la enseñanza.

Un buen profesor le ayudará a explorar al máximo.

A través de la columna vertebral usted puede leer la mente.

El yoga es un tema tentador.

El área que piensa es el cerebro, pero el área que hace pensar es el corazón.

Cuando el movimiento se hace natural, el esfuerzo cesa.

Pasividad no es contracción.

Sólo la práctica persistente es la llave al yoga.

Aventurarse de lo conocido a lo desconocido.

Sí insinúo nada sucede. Sí toco todo sucede.

Yoga es simetría. Es por eso que es un arte básico.

Su cuerpo entero debería ser simétrico. Yoga es simetría.

No viva en el futuro; sólo el presente es real.

Nuestro cuerpo es el arco y los asanas las flechas para dar en el blanco, el alma.

El yoga es para todos. Limitar el yoga a fronteras nacionales o culturales es la negación de la consciencia universal.

Es durante la práctica de los yoga asanas que se aprende el arte del ajuste.

Su cuerpo es el hijo del alma. Usted debe alimentar y educar a su hijo.

La falta de conocimiento es la fuente de todos los dolores y penas: latentes, atenuados, interrumpidos o plenamente activos.

La salud es el delicado balance en la armonía del cuerpo, mente y espíritu donde los problemas físicos y las distracciones mentales han desaparecido.

A no ser que la gente aprenda a distinguir entre lo esencial y no esencial, la paz siempre los eludirá.

Los asanas ayudarán a transformar a un individuo, llevándolo desde la conciencia del cuerpo hacia la consciencia del alma.

El yoga es como la música. El ritmo del cuerpo, la melodía de la mente, y la armonía del alma, crean la sinfonía de la vida.

El yoga espiritual usa el intelecto del corazón así como la cabeza.

La salud es la firmeza en el cuerpo, la estabilidad en la mente, y la claridad en el pensamiento. Si un espejo está limpio, esto refleja claramente los objetos. La salud es el espejo del hombre.

Su cuerpo existe en el pasado y su mente en el futuro. En el yoga, se reúnen en el presente.

El autoconocimiento comienza sólo cuando está completamente absorto en lo que está haciendo.

El capital con que nacemos, el cuerpo humano, sigue inutilizado por la mayoría de nosotros.

La práctica larga e ininterrumpida de asanas, hecha con conciencia, traerá el éxito.

La práctica regular del yoga puede ayudarle a enfrentar las confusiones de la vida con firmeza y estabilidad.

Nunca practique los asanas mecánicamente, el cuerpo se estanca.

Todos tenemos una chispa de divinidad latente que tiene que ser avivada dentro de las llamas del yoga.

Después de una sesión de yoga, la mente se vuelve tranquila y pasiva.

La mente experimentada y madura trasciende fronteras para alcanzar más allá de la observación mundana.

El movimiento del cuerpo y la inteligencia del cerebro deberían sincronizarse y mantener el ritmo el uno con el otro.

Practique asanas para crear espacio entre los músculos y la piel, de manera que la fina red del cuerpo se ajuste al asana.

Los asanas penetran profundamente en cada capa del cuerpo y en última instancia en la consciencia misma.

El yoga tiene que ser hecho con el intelecto de la cabeza, así como con el intelecto del corazón.

Los asanas mantienen su cuerpo, así como su mente, sano y activo.

La práctica regular, perseverante y alerta del yoga es la base para estabilizar la consciencia.

Como se mueven las hojas en el viento, su mente se mueve con la respiración.

El cerebro de un yogui se extiende desde la parte inferior del pie a la parte superior de su cabeza.

Un cuerpo torcido significa una mente torcida.

Cuando la mente está controlada y en calma, lo que queda es el alma.

Sienta la mente interior tocar todo su cuerpo, incluso las partes más remotas donde la mente no llega normalmente.

La relajación comienza a partir de la capa externa del cuerpo y penetra en las capas profundas de nuestra existencia.

Cuando la estabilidad se hace un hábito, la madurez y la claridad siguen.

Nada es perfecto, siempre se puede mejorar; eso es la creación de vida, la creación de interés.

El miedo y la fatiga bloquean la mente. Enfrente a ambos directamente, y luego el valor y la confianza fluirán en usted.

No deje de intentar sólo porque la perfección se escapa.

La salud no es una mercancía para que se negocie. Tiene que ser ganada a través del sudor.

El camino más difícil es el más seguro y el más corto.

Los conocimientos pueden ser adquiridos pero la sabiduría tiene que ser ganada.

El servicio a la humanidad es el servicio a Dios, y el medio para eso es el yoga.

Para llevar la mente a un estado de inocencia sin ignorancia, está la meditación.

Si usted no conoce el origen de la acción, la acción es impura.

A diferencia de otras formas de ejercicio que tensan los músculos y los huesos, el yoga suavemente rejuvenece el cuerpo.

Permita a su inteligencia penetrar uniformemente a lo largo del cuerpo hacia sus extremidades, como los rayos del sol.

El yoga es la unión del Ser individual con el Ser universal.

A medida que se esfuerza en aprender, siga con devoción lo que ha aprendido.

Use cada experiencia como un trampolín.

Los ojos son las ventanas del cerebro; los oídos son las ventanas de la mente.

La filosofía del dolor es para conquistarla.

El océano es el sí-mismo, las olas son los pensamientos. El sí-mismo es silencioso, los pensamientos hacen ruido.

La firmeza física, la estabilidad emocional y la claridad intelectual son las llaves para la meditación.

Enfóquese en mantener su columna vertebral recta. Este es el trabajo de la espina para mantener el cerebro alerta.

El yoga es el reglamento para jugar el juego de la Vida, pero en este juego nadie necesita perder.

El sentido de la dirección es la inteligencia correcta.

La meditación es un bien, consciencia suprema en la que no hay dualidad.

Sin experimentar el amor y la felicidad humana, no es posible conocer el amor divino.

Las razones de fracaso en el autoconocimiento es la inteligencia intoxicada y el ego inflado.

Lo que fui no es importante, lo que soy ahora es importante.

Su cuerpo es su hijo, cuídelo.

Antes de la paz entre las naciones, tenemos que encontrar la paz dentro de esa pequeña nación, que es nuestro propio ser.

La pureza es donde no hay ansiedad, ni preocupaciones, ni pensamientos.

La forma más alta de la sensibilidad es la forma más alta de la actividad de la inteligencia.

La singularidad del propósito debe ser su objetivo.

El espacio trae la precisión, la precisión trae la libertad, la libertad trae la verdad, la verdad es Dios.

Lo que logró no lo acepte como algo definitivo: si pudo hacer eso, entonces trate de ir más lejos.

Hay fuerza de voluntad más allá del intelecto.

El cerebro debería estar completamente tranquilo, y el cuerpo activo.

El logro es cuando el cuerpo ha sido conquistado, no olvidado.

Cuando hay tensión, es yoga físico. Cuando el cerebro es pasivo, es yoga espiritual.

Todos deberían vivir en paz si sus experiencias son felices o tristes, éxitos o fracasos. Esa es la satisfacción.

Hacer el máximo saber lo mínimo. Luego romper su máximo para ir más lejos y más lejos.

Ser torpe es fácil, ser activo requiere tremendo trabajo.

Las aguas tranquilas de un lago reflejan la belleza que lo rodea. Cuando la mente está quieta, la belleza del Ser se ve reflejada en ella.

El yoga es simplemente la unión de mente, cuerpo y alma.

Yo creo en el vivir en el tiempo presente. No tiene sentido llorar sobre el pasado y especular sobre el futuro.

Hoy en día, veo a Dios en cada asana que realizo.

Mi práctica me da nuevas ideas, pensamientos y sentimientos.

En el yoga tres cosas muy importantes siempre han de estar unidas en todo: el amor, el conocimiento y la acción.

En nuestro Instituto, la práctica sincera del yoga es el único objetivo.

Hoy en día, el yoga me inspira. Todos los días aprendo algo nuevo e interesante.

Cuando practico un asana particular, necesito prestar atención a cada parte de mi cuerpo.

El yoga es uno como Dios es uno.

Amar el yoga sin interacción no es amor en absoluto.

El yoga es un arte eterno.

En la disciplina espiritual no hay barreras ni líneas de demarcación, unos llegan antes y otros después.

Me costó décadas aprender a apreciar la profundidad y el verdadero valor del yoga.

El yoga me hizo cruzar el gran río, desde la orilla de la ignorancia a la del conocimiento y la sabiduría.

El yoga me inspiró para compartir la alegría y nobleza de la vida.

Estoy tan agradecido a lo que el yoga ha hecho con mi vida, que siempre busco compartirlo.

El yoga permite redescubrir una sensación de plenitud en la vida.

Sólo a través del espejo del yoga puede el hombre reflejarse y reconocerse en toda su plenitud.

El yoga no es en modo alguno una religión o un dogma para ninguna cultura en particular.

El yoga permite hallar una paz interior que no se ve alterada ni agriada por las interminables luchas y tensiones de la vida.

Vivimos en una democracia, al menos en lo espiritual, en una sociedad con las mismas oportunidades.

Todo el impulso de la búsqueda filosófica y científica del yoga tiene por objeto examinar la naturaleza del ser.

El yoga permite descubrir un nuevo tipo de libertad de la que ni siquiera se sospechaba su existencia.

El universo no creó la vida con la esperanza de que el fracaso de la mayoría realzara el éxito de unos pocos.

El yoga aporta beneficios desde el primer día.

La realización espiritual es el anhelo que existe en todos nosotros y que nos empuja a buscar nuestro núcleo divino.

Es a través de tu cuerpo que te das cuenta que eres una chispa de la divinidad.

Yoga significa unión, la unión del cuerpo con la conciencia y la conciencia con el alma.

Las palabras no pueden transmitir el valor del yoga, ya que éste debe ser experimentado.

El yoga es muy democrático, está hecho a la medida de la persona que lo ejercita.

Hay que hacer yoga por el gusto de hacerlo y disfrutar sus beneficios.

Las acciones del yogui no se realizan ni con vicio ni con virtud, sino con pureza y divinidad.

El yoga es la llave dorada que abre la puerta a la paz, la tranquilidad y la alegría.

El trabajo duro y la humildad son esenciales para la práctica espiritual.

Cuando la postura es correcta, hay una ligereza, una libertad. Cuando es pesada, no es correcta.

El cuerpo es tu templo. Mantenlo limpio y puro para el alma que reside en él.

El yoga tiene como objetivo lograr plena conciencia en cualquier cosa que se haga.

La vida y la salud deben ser siempre frescas y vivas como un río que fluye.

La disciplina y la pureza deben venir desde dentro.

Nada se logra por una mente que duda.

Para un yogui, el cuerpo es su laboratorio perpetuo de experimentación e investigación.

Cada movimiento es mi mantra.

La mente siempre debe permanecer en el estado de presente.

Active su mente, cuerpo y espíritu. Hágase vegetariano.

Si los animales murieron para llenar mi plato, mi cabeza y mi corazón se vuelven pesados con la tristeza.

Ser vegetariano es la manera de vivir en armonía con los animales y el planeta.

Si todo el mundo practicara yoga, las farmacias tendrían que cerrar.

Alineación es iluminación.

La paz en el cuerpo equilibra la mente.

Nunca olvide que el alumno también enseña al maestro.

Todo conocimiento viene sólo desde la piel.

Haga los asanas a conciencia y conscientemente.

La libertad es ser libre de las cadenas de los miedos y deseos.

¿Dónde termina la necesidad y empieza la codicia? Quien sabe esto tiene una mente religiosa.

El cuerpo es la institución, el maestro está dentro.

El conocimiento limitado sólo puede dar una práctica limitada.

El yoga nos enseña a curar lo que no es necesario soportar, y a soportar lo que no se puede curar.

El objetivo del yoga es calmar el caos de emociones en conflicto.

La libertad con disciplina verdadera es verdadera libertad.

El cerebro no está hecho para la acción, sino para la reflexión de la acción.

El yoga es transformador. No sólo cambia nuestra forma de ver las cosas, sino que transforma a la persona que ve.

Mis palabras no deben ser escuchadas, sino reflexionadas.

El yoga aporta claridad intelectual y estabilidad emocional.

La luz espiritual resplandece sólo al cabo de largos años de práctica.

El yoga es acción.

Hay un concepto básico en el yoga, y es que le permite a uno ser dueño de las circunstancias, en vez de su esclavo.

Cuando hacemos un asana o estamos en ella, necesitamos libertad de cuerpo y también de mente.

Una comprensión limitada sólo puede ofrecer a otros un conocimiento limitado.

Ningún estudiante de yoga puede dejar de lado el cuerpo, que es la envoltura del alma.

La meta principal del yoga es la realización del Sí-mismo o la elevación del cuerpo y de la mente hacia el alma.

A mi entender, el yoga está indicado para todo el mundo.

A quienes se consideran personas altamente evolucionadas y se sienten orgullosas de sí mismas, el yoga les recorta el egotismo.

A Aquel que está deprimido, abatido, próximo al derrumbe mental, el yoga le eleva el espíritu.

La perfección de asana es un requisito ineludible para poder obtener pleno beneficio de pranayama.

Sin haber logrado la perfección del asana, la energía no puede fluir.

Dar no nos empobrece, ni retener nos enriquece.