4 Moralejas sabias

POR: ANTHONY DE MELLO

Imagen; 4 Moralejas sabias; Anthony De Mello

CUATRO VALIOSAS MORALEJAS

El rabino y sus discípulos, El psiquiatra, Las piedras y La mujer devota.

Una moraleja es una lección o enseñanza que se deduce de un cuento, fábula, ejemplo, anécdota, etcétera. Que sirve de lección para el vivir humano y que aporta al conocimiento de lo que se considera moral, que generalmente se transmite mediante un relato histórico o una narración ficticia, y que evita los prejuicios y estereotipos que impiden su real comprensión, implicando que el mismo oyente, lector o espectador determine por sí mismo cuál es la enseñanza (o lección).

EL RABINO Y SUS DISCÍPULOS

Hacía un frío que cortaba, y el rabino y sus discípulos se hallaban acurrucados junto al fuego. Uno de los discípulos, haciéndose eco de las enseñanzas de su maestro, dijo: En un día tan gélido como este, yo sé exactamente lo que hay que hacer.

MORALEJA

La realidad existente no puede realmente ser rechazada ni aceptada. Huir de ella es como tratar de huir de tus propios pies. Aceptarla es como tratar de besar tus propios labios. Todo lo que hay que hacer es mirar, comprender y estar en paz.

EL PSIQUIATRA

Un hombre acudió a un psiquiatra y le dijo que todas las noches se le aparecía un dragón con doce patas y tres cabezas, que vivía en una tremenda tensión nerviosa, que no podía conciliar el sueño y que se encontraba al borde del colapso. Que incluso había pensado en suicidarse.

Creo que puedo ayudarle, le dijo el psiquiatra, pero debo advertirle que nos va a llevar un año o dos y que le va a costar a usted tres mil dólares. ¿Tres mil dólares?, exclamó el otro. ¡Olvídelo! Me iré a mi casa y me haré amigo del dragón.

MORALEJA

Todo cambio requiere un sacrificio, pero muchas veces puede más la zona de confort.

LAS PIEDRAS

Cuentan que una vez un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena mientras pensaba:

En ese momento, tropezó con una bolsita llena de piedras y empezó a tirarlas una por una al mar cada vez que decía: Sería feliz si tuviera…

Así lo hizo hasta que solamente quedaba una piedra en la bolsa, la cual guardó. Al llegar a su casa se dio cuenta de que aquella piedra era un diamante muy valioso. ¿Te imaginas cuantos diamantes arrojó al mar sin detenerse y apreciarlos?

MORALEJA

¿Cuántos de nosotros pasamos arrojando nuestros preciosos tesoros por estar esperando lo que creemos perfecto o soñado y deseando lo que no se tiene, sin darle valor a lo que tenemos cerca de nosotros?

Mira a tu alrededor y si te detienes a observar te darás cuenta de lo afortunado que eres, muy cerca de ti está tu felicidad, y no le has dado la oportunidad de demostrarlo. Cada uno de nuestros días es un diamante precioso, valioso e irremplazable. Depende de ti aprovecharlo o lanzarlo al mar del olvido para nunca más poder recuperarlo.

LA MUJER DEVOTA

Érase una vez una mujer muy devota y llena de amor de Dios. Solía ir a la iglesia todas las mañanas, y por el camino solían acosarla los niños y los mendigos, pero ella iba tan absorta en sus devociones que ni siquiera los veía.

Un buen día, tras haber recorrido el camino acostumbrado, llegó a la iglesia en el preciso momento en que iba a empezar el culto. Empujó la puerta, pero esta no se abrió. Volvió a empujar, esta vez con más fuerza, y comprobó que la puerta estaba cerrada con llave.

Afligida por no haber podido asistir al culto por primera vez en muchos años, y no sabiendo qué hacer, miró hacia arriba... y justamente allí, frente a sus ojos, vio una nota clavada en la puerta con una chincheta.

La nota anónima decía: Está en tu interior

MORALEJA

La religión es para los que necesitan ser guiados. La Espiritualidad, para los que escuchan su guía interior.