LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL







EL NACIMIENTO DE JESUS

POR: MAHATMA GANDHI

En la Navidad o en el nacimiento de Jesús se desprende una llamada a buscar la sencillez de lo esencial y a destacar el valor de la vida y la gratuidad.

Imagen El nacimiento de Jesus

LA NAVIDAD DE GANDHI

Su luz nos encamina hacia la comprensión y la tolerancia.

El pensamiento de Gandhi sugiere una reflexión en voz alta sobre estos días de Navidad y su sentido. Creo que existe una clara relación entre la filosofía del gran pensador y político indio que contiene una enorme calidad espiritual y una fuerte exigencia ética y lo que muchos de nosotros sentimos, pensamos y buscamos en este peculiar tiempo navideño, entreverado de emociones contradictorias, de nostalgia, de consumo, de convencionalismo...

Gandhi nos hace una llamada a buscar la sencillez de lo esencial, a destacar por encima de todo el valor de la vida, a un inmenso y hermoso sentido de gratuidad. Es la suya una mística del despojamiento y de la entrega a aquello que da consistencia a una vida, al compromiso por las ideas. ¿Acaso no es todo esto el mensaje más profundo de la Navidad? En estos días ambiguos planea sobre nosotros como un estímulo para descubrir nuestra dimensión más verdadera, la realidad de las cosas. Algo realmente difícil por el ruido y la banalidad que caracterizan al cortejo navideño pero necesario.

La Navidad auténtica si llegamos a encontrarla nos sorprende y nos alecciona. Nos coloca la alegría allí donde no solemos buscarla, nos invita a dar un sentido a lo que hacemos que implica necesariamente la afirmación de unos valores morales, nos abre a una esperanza humilde.

Es precisamente esa humildad lo más sobrecogedor y revolucionario que contiene: en la pequeñez de la Navidad se estrellan nuestra suficiencia, nuestra arrogancia, nuestra prepotencia Su luz nos encamina hacia la comprensión y la tolerancia, a tender una mirada limpia sobre las cosas, a elevar el nivel de nuestros intereses, habitualmente mediocres. Y su calor nos acerca sinceramente a todas las situaciones de los hombres, especialmente las de los más desamparados.

La Navidad nos reafirma en el cansancio radical por la irracionalidad de toda violencia, nos anima a mantener una apuesta de paz con todas sus consecuencias y connotaciones y nos advierte sobre la erosión de las palabras y los sentimientos nobles, revalorizan do su todavía posible autenticidad. Acaso sea todo ello demasiado lírico, pero verdadero y necesario.

La Navidad estaba íntimamente unida al sufrimiento de la humanidad, como el nacimiento milagroso de Cristo es un acontecimiento que se repite continuamente, así es también la cruz un acontecimiento siempre presente en nuestro atormentado mundo. Uno no puede pensar en el nacimiento de Cristo sin pensar en su muerte en la cruz.

La alegría de las verdaderas fiestas de Navidad y su esencia se han perdido poco a poco, estas me parecen inconsistentes con la vida y las enseñanzas de Jesús! Cómo desearía yo que la humanidad pudiese dar ejemplo dedicando esta época de Navidad a un verdadero rearme moral, a la idea de servicio a esta humanidad por la que Jesús vivió y murió en la cruz!.

FELIZ NAVIDAD


«La verdad es el objetivo, el amor el medio para llegar a ella».

Mahatma Gandhi


TE PUEDE INTERESAR