LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR SIMONE WEIL

IMÁGENES DEL ESCRITOR SIMONE WEIL

FRASES COINCIDENTES

SIMONE WEIL

| FRASES | ESCRITOS |

En la fábrica recibí para siempre la marca de la esclavitud.

¿Por qué he de preocuparme? No es asunto mío pensar en mí. Asunto mío es pensar en Dios. Es cosa de Dios pensar en mí.

El orden social no puede ser más que un equilibrio de fuerzas.

Nada es más difícil de conocer que la desgracia; siempre es un misterio.

Matar con el pensamiento todo cuanto se ama: única manera de morir.

Ser inocente es soportar el peso del universo entero. Es arrojar el contrapeso.

El pecado contra el Espíritu consiste en conocer algo como bueno y odiarlo en cuanto bueno.

Al ponerse ante una máquina en la fábrica, hay que matar el alma durante ocho horas al día, el pensamiento, los sentimientos, todo.

Nada en este mundo puede impedir a una persona sentir que ha nacido para ser libre. Jamás, pase lo que pase, puede aceptar su servidumbre, porque piensa.

Todas las tragedias que se puedan imaginar confluyen en una sola y única tragedia: el paso del tiempo.

El capitalismo ha consumado la liberación de la colectividad humana en relación con la naturaleza. Pero esa misma colectividad ha heredado inmediatamente frente al individuo la función opresiva que antes ejercía la naturaleza.

Observar consciente es poder ver la luz libre y sin apego.

Nada poseemos en el mundo porque el azar puede quitárnoslo todo, salvo el poder de decir yo. Eso es lo que hay que entregar a Dios, o sea destruir. No hay en absoluto ningún otro acto libre que nos esté permitido, salvo el de la destrucción del yo.

En cada hombre hay algo sagrado.

Es preciso desarraigarse. Talar el árbol y hacer con él una cruz para luego llevarla todos los días.

La amistad no se busca, no se sueña, no se desea; se ejerce es una virtud.

La belleza es la armonía entre el azar y el bien.

Todos los dolores que nos alejan son dolores perdidos.

Cuando se ha pecado por injusticia, no basta sufrir justamente, hay que sufrir la injusticia.

El hombre es esclavo en la medida en que entre la acción y su efecto, entre su esfuerzo y la obra, se encuentra interpuesta la intervención de voluntades ajenas.

El avaro, por ansia de su tesoro, se priva de él.

Si se desea solamente el bien, se está en oposición a la ley que une al bien real con el mal del mismo modo que al objeto iluminado con la sombra; y, estando en oposición a la ley universal del mundo, es inevitable que se caiga en la desgracia.

La esperanza de revolución es siempre un estupefaciente.

La desdicha encierra la verdad de nuestra condición.

La relación pertenece al espíritu solitario. Ninguna muchedumbre concibe la relación.

Un método para comprender las imágenes, los símbolos, etc. No tratar de interpretarlos, sino simplemente mirarlos hasta que brote de ellos la luz.

Una mujer que se mira al espejo y se arregla no siente vergüenza de reducirse a sí misma, a ese ser infinito que mira todas las cosas, a un pequeño espacio.

El único obstáculo para la idolatría del totalitarismo consiste en una vida espiritual auténtica.

El amor no es consuelo. Es luz.

Un ser que tenga el corazón en su sitio debe llorar lágrimas de sangre si se encuentra metido en este engranaje de la fábrica.

La obediencia a un hombre cuya autoridad no está alumbrada con legitimidad es una pesadilla.

¿Por qué he de preocuparme? No es asunto mío pensar en mi. Asunto mío es pensar en Dios. Es cosa de Dios pensar en mi.

Quien toma la espada perecerá por la espada. Pero quien no toma la espada o la suelta, perecerá en la cruz.

La grandeza del hombre está siempre en el hecho de recrear su vida. Recrear lo que le ha sido dado. Fraguar aquello mismo que padece. Con el trabajo produce su propia existencia natural.

Únicamente las cosas relativas a la inspiración se nutren de plazos. Las relativas al deber natural, a la voluntad, no sufren dilación.

Una sociedad bien hecha sería aquélla en la cual el Estado ejercería tan solo una acción negativa, del orden del timonel: una ligera presión del movimiento oportuno para compensar un comienzo de desequilibrio.

Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible.

Entre las características del mundo moderno no hay que olvidar la imposibilidad de apreciar en concreto la relación entre el esfuerzo y el efecto del esfuerzo. Demasiados intermediarios.

Observa sin interpretar y la luz de la verdad brotara hacia ti.

De todos los seres humanos, sólo reconocemos la existencia de aquéllos a los que amamos.

Ver la luz es observar conscientemente, libre y sin apego.

El arraigo es la necesidad más importantes e ignorada del alma humana.

El verdadero primer precursor de Hitler desde la antigüedad es sin duda Richelieu. Él inventó el Estado.

La atención absolutamente pura y sin mezcla es oración.

La energía necesaria reside en mí, ya que con ella tengo para vivir.

El amor tiende a llegar cada vez más lejos. Pero tiene un límite. Cuando ese límite se sobrepasa, el amor se vuelve odio. Para evitar ese cambio, el amor debe hacerse diferente.

El espíritu de justicia no es más que la flor suprema y perfecta de la locura de amor.

El pueblo tiene tanta necesidad de poesía como de pan. No de la poesía encerrada en palabras; esa, por sí misma, no puede serle de ninguna utilidad. Tiene la necesidad de que la propia sustancia de su vida sea poesía.

La política me parece una broma siniestra.

La belleza seduce a la carne con el fin de obtener permiso para pasar al alma.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

Ten el valor de utilizar tu propio razonamiento. Ese es el lema de la iluminación.

La iluminación es simplemente ver las cosas como realmente son.

El propósito de la iluminación es volvernos tan conscientes, a través de una participación decidida, comenzando realmente guiar activamente nuestro proceso evolutivo.

Iluminación es la solución a la búsqueda de Dios y no la encuentran en un lugar externo, si no más bien la encuentran en el interior.

El gurú no quiere nada del discípulo. Gurú es esa fuerza moviendo un alma hacia la iluminación. Las acciones del gurú son de pura compasión.

Alineación es iluminación.

Hay ricos que creen que: LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL ESTÁ EN VENTA.

Moisés vio a Dios en una zarza sin mucho valor que ardía en medio del desierto. Buda alcanzó la iluminación durmiendo debajo de una higuera. Jesucristo nació en un pesebre.

La insuperable y sublime Iluminación es, en esencia, inherente a cualquier persona.

Cultiva la concentración como factor de iluminación.

Descansa tus esperanzas en la base de la atención y haz tu morada en el principio de las cosas; sólo en medio del silencio esencial puedes encontrar la iluminación espiritual.

La iluminación no es la consecuencia de un deseo, es una comprensión que va destruyendo la idea del yo.

Cuando posees conocimiento, empleas una antorcha para mostrar el camino. Cuando posees la iluminación espiritual, te conviertes tú mismo en antorcha.

Cuando el sabio que desea alcanzar la iluminación se encuentra con dificultades o circunstancias adversas, las acepta y no permite que alteren su serenidad.

Iluminación: estás constantemente buscando un nuevo terreno donde no sabes cómo caminar, eso es un proceso espiritual.

Un pensamiento que se apegue a los objetos de los sentidos es la ignorancia, mientras que un pensamiento que nos libere del apego es la iluminación.

La iluminación sólo puede suceder cuando estás tan en silencio, tan relajado, que casi no estás. Tan sólo un puro silencio, e inmediatamente la explosión, la explosión sin fronteras de tu alma luminosa.

Toda la gente rigurosa destruye su inteligencia y su cuerpo. Quienes alcanzan la iluminación lo han hecho en un estado relajado. La relajación es la tierra donde crecen las rosas de la iluminación espiritual.

La iluminación espiritual es el esclarecimiento previo, es la percepción cuando la luz del alma fluye y se nutre constantemente desde la fuente.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

Tienes que encender tu propia lámpara; nadie más te dará la salvación. El método simple para la iluminación es conocerse primero a sí mismo.

La iluminación espiritual significa toda aniquilación consciente de uno mismo.

La iluminación es única y real, es el estado sagrado en perfecta sintonía con Dios y con la existencia.

La no-dualidad es el camino, el destino y la no diferenciación entre el sendero y la iluminación.

Cuando este arrobamiento espiritual emerge en alguien que ya posee la energía, surge en el monje el arrobamiento como factor de iluminación.

La Iluminación no puede alcanzarse llevando a cabo mecánicamente unos sistemas de prácticas fijos.

Un hombre común busca la libertad a través de la iluminación. Un hombre iluminado expresa la libertad a través de ser ordinario.

¿Qué es más importante: alcanzar la iluminación o alcanzar la iluminación antes de alcanzar la iluminación?

La Suprema Existencia está más allá del alcance de las palabras, pero es accesible al ojo dotado de iluminación pura.

No es que menospreciemos la idea de lograr la iluminación, sino que lo más importante es el momento actual.

Despertar es salirnos del tiempo y del espacio, del pasado y del futuro, del lamento y la anticipación y de la búsqueda de diferentes estados y experiencias, incluso abandonar la búsqueda de la iluminación espiritual.

Quien sepa que nada depende de nada habrá encontrado el Camino. Y quien sepa que la mente depende de nada siempre está en el lugar de la iluminación.

En la sinfonía de la iluminación no hay religión, ni credo, es segura, te mantiene libre, sin apegos, sin control, te conducen a la armonía interior.

La iluminación no se alcanza después de entender la verdad. Darse cuenta de la verdad es vivir, existir aquí y ahora.

La iluminación es una condición en la que hemos llegado al final de esta relación con la experiencia humana dolorosamente centrada en el yo.

La iluminación no es un estado especial de perfección reservado para seres de otra dimensión.

No hacemos a la ligera la idea de la iluminación, pero lo más importante es este momento, no hay algún día en el futuro. Tenemos que hacer nuestros esfuerzos ahora mismo. Esto es lo más importante para nuestra práctica.

La existencia condicional es el asiento de la Iluminación, siempre que conozcas cómo es en realidad.

La iluminación espiritual no puede ser dado, quitado ni perdido, por lo tanto no tenemos que convertirnos ni en maestros ni en discípulos.

Tu alma en la unidad viviente alcanza la verdadera iluminación; unidad con Dios.

El Buda dejó claro que las mujeres como los hombres podían alcanzar la iluminación. Las admitió en la orden monástica de ese entonces como bhikkhunis.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

El ideal para todo el ser humano es la Iluminación, la Budeidad.

La iluminación es el presente en calma en el medio de la marea mental que nos lleva adelante y atrás.

Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontáneo por la liberación y la iluminación.

A los discípulos se les dice que el deseo de iluminarse –el cual en realidad es el deseo de escapar del sufrimiento– es lo que los está previniendo de llegar a la iluminación.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

La iluminación espiritual no es un estado, una experiencia ni un objetivo que alcanzar en el futuro.