LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL AQUÍ Y EL AHORA
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR PITAGORAS

IMÁGENES DEL ESCRITOR PITAGORAS

FRASES COINCIDENTES

PITAGORAS

| FRASES | ESCRITOS |

Y nos volveremos a ver ante mi cayado.

Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

No digas pocas cosas en muchas palabras, sino muchas cosas en pocas palabras

Escucha, serás sabio. El comienzo de la sabiduría es el silencio.

No hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma.

La tierra regala riqueza profusamente y alimento pacífico. Y os brinda alimentos que están libres de muerte y de sangre.

No despreciéis a nadie: un átomo hace sombra.

Mientras los hombres sigan masacrando a sus hermanos los animales, reinará en la tierra la guerra y el sufrimiento y se matarán unos a otros, pues aquel que siembra dolor y la muerte no podrá cosechar ni la alegría, ni la paz, ni el amor.

La libertad dijo un día a la ley: Tú me estorbas. La ley respondió a la libertad: Yo te guardo.

Los hombres que siempre hablan verdad son los que más se aproximan a Dios.

Si sufres injusticias, consuélate, porque la verdadera desgracia es cometerlas.

Llegué abajo con las piernas temblando y pregunté por qué no había parado el viento antes que me alcanzase.

El hilo de la vida se aflojaría si no fuera mojado con algunas lágrimas.

Economizad las lágrimas de vuestros hijos, para que puedan regar con ellas vuestra tumba.

El verdadero amor cambia con el tiempo y crece y descubre nuevas maneras de expresarse.

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.

Preciso es encontrar lo infinitamente grande en lo infinitamente pequeño, para sentir la presencia de Dios.

Cállate o di algo mejor que el silencio.

Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela.

La felicidad consiste en poder unir el principio con el fin.

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos.

No sabe hablar quien no sabe callar.

Mide tus deseos, sopesa tus opiniones, cuenta tus palabras.

Escribe en la arena las faltas de tu amigo.

Se satisfecho con lo que lo agrada, y deja los otros para hablar de usted cuando ellos los agradan.

Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida.

No temas morir. La muerte no es más que una parada.

Pitágoras afirmaba que las almas eran inmortales y transmigraban, y que conseguían su pureza a través del conocimiento y una serie de prohibiciones.

Escoge la mejor manera de vivir; la costumbre te la hará agradable.

No seas ambicioso y tacaño; la justa medida es excelente en tales casos.

Si se os pregunta: ¿qué es la muerte?, responded: la verdadera muerte es la ignorancia. ¡Cuántos muertos entre los vivos!

Sé bueno al igual que los que fueron buenos contigo.

Prefiero el bastón de la experiencia que el carro rápido de la fortuna. El filósofo viaja a pie.

Entre dos hombres iguales en fuerza, el más fuerte es quien tiene razón.

Nunca mojes tu pan en la sangre de los animales ni en las lágrimas de tus semejantes.

Las cosas simples son las más extraordinarias y sólo los sabios consiguen verlas.

Para no perder el tiempo, no leas más que los anales de un sólo pueblo: todos los pueblos se parecen.

Cuando más hacemos, más podemos hacer; cuando estamos más ocupados es cuando tenemos más tiempo para divertirnos.

El alma es un acorde; la disonancia, su enfermedad.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La iluminación es una condición en la que hemos llegado al final de esta relación con la experiencia humana dolorosamente centrada en el yo.

La Iluminación es un estado de visión Trascendental, libre de toda ignorancia y puntos de vista erróneo.

La iluminación espiritual es caminar en lo oscuro llevando consigo la luz, cambiando sin fijación, alcanzando la fuente de la unidad suprema para responder infinitamente.

Solo hay una calamidad: la ignorancia. Y solo hay una solución: la iluminación.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

La iluminación es simplemente un reconocimiento, no un cambio.

Si todavía no has llegado al estado de la auténtica Iluminación, debes saber que cualquier teoría referente a dirigir la atención al interior; o sobre la introspección, es engañarse a sí mismo.

El zen es la base para alcanzar la Iluminación y ejercer la maestría.

Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual.

Muchos caminos conducen a la iluminación, pero en el fondo sólo hay dos: la razón y la práctica.

Cuando un hombre ha alcanzado el samadhi, la iluminación definitiva, la unión con Dios, ser uno con Dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

La Iluminación es un estado de energía inagotable y de espontaneidad absoluta, que se vuelcan continuamente en una acción creativa ininterrumpida.

Cultiva la concentración como factor de iluminación.

La Iluminación es un estado de conciencia clara y pura, un estado de Visión Espiritual directa, un estado de Conocimiento Superior.

La iluminación es una condición en la que el individuo ha llegado al extremo de una relación con la vida fundamentalmente centrada en el yo.

El impulso hacia la Iluminación, el impulso hacia algo más elevado y más allá de los confines del mundo es innato en todo ser vivo.

El budismo tibetano reconoce que para alcanzar la iluminación se necesitan ambos aspectos, el femenino y el masculino; es decir, sabiduría y compasión, a los cuales nos referimos en algunas ocasiones como sabiduría y método.

Tu alma en la unidad viviente alcanza la verdadera iluminación; unidad con Dios.

Tres venenos infunden la muerte y la perdición: el odio, la codicia y la ilusión. El Camino Moral, la Meditación y la iluminación son las vías para contrarrestarlos.

Cuando uno trata de lograr la iluminación, se crea karma que nos gobierna y se está perdiendo el tiempo en prácticas.

La iluminación es el entendimiento de que esto es todo, de que esto es perfecto, de que esto es. La iluminación no es un logro, es el entendimiento de que no hay nada que lograr; ningún lugar al que ir.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

El practicante espiritual está buscando consuelo, y para algunas personas la iluminación suena mucho como el consuelo final y total de todo.

El estado de Iluminación son cualidades humanas desarrolladas completa y perfectamente, en un grado que es difícil de imaginar.

La iluminación es cuando nos aceptamos tal cual somos sin maltratarnos, nos transformamos.

Cuando este arrobamiento espiritual emerge en alguien que ya posee la energía, surge en el monje el arrobamiento como factor de iluminación.

No hay razón para perder la risa. Si alcanzas La iluminación Espiritual o el estado extático, la risa es todo lo que queda.

La iluminación sólo puede suceder cuando estás tan en silencio, tan relajado, que casi no estás. Tan sólo un puro silencio, e inmediatamente la explosión, la explosión sin fronteras de tu alma luminosa.

¿Qué es más importante: alcanzar la iluminación o alcanzar la iluminación antes de alcanzar la iluminación?

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

La iluminación espiritual es una trascendencia más allá de la mente.

Llega al punto en que sólo quede el dueño de casa, sin que vengan huéspedes. Sólo entonces Dios, sólo entonces el estado de nirvana, la iluminación, la suprema luz, la verdad, o como quieras llamarlo, golpeará a tu puerta.

Hasta que no te vuelvas simple como un niño, no recibirás la iluminación divina. Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo.

La iluminación destruye todas las ficciones. Te deja la consciencia esencial de tu propio ser.

Cultiva la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

Cuando leí el nuevo reto de LA iluminación al colocar el tema de LA MEDITACIÓN para esta semana inmediatamente me acobardé. Ni modo tema muy complejo.

Y mientras estés sometido al nacimiento y muerte, nunca lograrás la iluminación.

Conocer a los otros es sabiduría conocerte a ti mismo es iluminación.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

La práctica-realización de la iluminación completa, es conciencia fundamental de la realidad más allá del dualismo. Es darse cuenta de la realidad y experimentar esa realidad.

Despertar es salirnos del tiempo y del espacio, del pasado y del futuro, del lamento y la anticipación y de la búsqueda de diferentes estados y experiencias, incluso abandonar la búsqueda de la iluminación espiritual.

Aquel que a través de su estado de iluminación ya no diferencia entre el alma inmortal y la existencia, ni tampoco entre el universo y la existencia; a este hombre se le reconoce como un liberado en vida.

La iluminación o conocerse a uno mismo, en el nivel más profundo, es al mismo tiempo conocer a Dios; este… es el secreto más profundo del gnosticismo.

El propósito de la iluminación es volvernos tan conscientes, a través de una participación decidida, comenzando realmente guiar activamente nuestro proceso evolutivo.

La iluminación espiritual es la experiencia de lo divino.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

La iluminación es el estado de la mente pura. Es conocimiento no dualista y se llama sabiduría primordial. Sus experiencias son auténticas; es decir, no tienen ilusión. La mente pura es libre y dotada de numerosas cualidades.

Todos intentamos descifrar los grandes misterios de la vida y todos seguimos nuestro camino hacia la iluminación espiritual, tarea que dura toda la vida.