LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL AQUÍ Y EL AHORA
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR KABIR

IMÁGENES DEL ESCRITOR KABIR

FRASES COINCIDENTES

KABIR

| FRASES | ESCRITOS |

Óyeme, hermano mío, pocos son los que han hecho ese descubrimiento.

En el coto cerrado de nuestro cuerpo se libra una gran guerra contra las pasiones, la cólera, el orgullo y la envidia.

La flor se abre sin que la primavera haya llegado, y ya la abeja ha recibido su perfumado mensaje.

Prepara el suelo de la liberación y deja que sólo se ahoguen bajo la tormenta los parásitos del amor y del sacrificio.

La viuda se queda sentada junto al cuerpo de su esposo; el fuego no le da miedo.

Contiénese entero en su Beatitud.

Los montes, el océano y la tierra danzan. Entre sollozos y carcajadas la humanidad danza.

Estuve con mi Señor en la casa de mi Señor; pero no viví con Él; ignoré Sus caricias y mi juventud pasó como un sueño.

Es verdadero Santo aquel que no te hace cerrar las puertas, ni retener el aliento, ni renunciar al mundo; el que te hace ver al Espíritu Supremo doquiera haya inteligencia; el que te enseña a conservar la calma en medio de la actividad.

Ese Dios indeterminado toma millares de formas a los ojos de las criaturas: Es puro e indestructible.

Sólo despierta aquella cuyo corazón está traspasado por las flechas de su palabra.

Entonces dejará de quemarnos la llama de la concupiscencia.

Entre los polos de lo consciente y de lo inconsciente, el espíritu oscila.

Sólo él podrá llenar de grano sus vasijas y alimentar a los sabios y a los santos.

Mi Señor me trae voces de tristeza y voces de alegría, y es Él mismo quien dosifica los contrastes.

El palanquín ha venido por mí, para llevarme a la morada de mi esposo; un temblor de felicidad me agita el corazón.

Por el camino, ¡qué dulces melodías hace oír el arpa! Sus notas traspasan el corazón.

El es mi Maestro; El es mi mentor espiritual.

Ven a mi casa, ¡oh, mi Bienamado! Cuando me llaman tu prometida me avergüenzo de que mi corazón aún no haya poseído tu corazón.

Tan firme como el trueno, la sede del buscador se halla establecida por sobre el vacío del espacio.

Pocos hombres pueden alcanzar esas riberas, donde millones de Krishna se mantienen cruzados de brazos; donde millones de Vishnú se prosternan; donde millones de brahmanes leen los Vedas; donde millones de Shiva se abstraen en la contemplación.

Bajo el gran quitasol de mi Rey brillan millones de soles, de lunas y de estrellas.

Cual el ave nocturna contempla la luna en la noche, así eres tú, mi Señor, y yo soy tu esclavo.

No tiene nombre.

Duerme en el seno de lo inaccesible, de lo infinito y de lo eterno, y nadie sabe cuándo echa a volar; y nadie sabe cuándo ha de volver. Profundo es el misterio, ¡oh, santo hermano! Deja que los sabios descubran la morada del ave.

Desde el día en que hallé a mi Dios, los juegos de nuestro amor ya no han cesado. No cierro los ojos, no tapo mis oídos, no mortifico mi cuerpo.

El nombre de Cristo significa en griego -el ungido- y viene a ser un título equivalente al de Mesías. La vida de Jesús está narrada en los Evangelios.

Aquel cuyas palabras son puras y que no tiene orgullo ni envidia, conoce Su verdadero Nombre.

He aprendido el sánscrito; deja, pues, que todos los hombres me llamen sabio.

Amo a quien conoce a Brahma y puede quedarse en meditación sobre su suprema Verdad.

La luz de millones de soles se desvanece, confusa, ante el esplendor de uno solo de sus cabellos.

Es el espíritu inmanente en Brahma y en la criatura.

Tú, que obras como él, marchas hacia las puertas de la muerte atado de pies y manos.

En Él se perpetúa la creación, superior a toda filosofía y que ninguna filosofía podría concebir.

A menos de ver, no crees; lo que te dicen no puedes admitirlo.

He aplacado la angustia de mi alma y mi corazón se regocija. En el estado en que estoy, he visto al Supremo Camarada.

Mi Señor me aherroja duramente y mi Señor hace que caigan mis cadenas.

Bebe la miel azucarada que destilan los pétalos del loto del corazón.

No hay lugar allí para el error.

¡Oh, mi caro amigo! He recibido como presente al Único Inmortal.

Nada mejor, ¡oh, santo hombre!, que unirse simplemente a Él.

Kabir deja que hable la experiencia; todo el resto es mentira, lo sabe muy bien.

Si me buscas de veras me verás enseguida; y llegará el momento en que me encuentres.

Todo lo perdiste tú, ¡oh, loca!, durante el sueño.

Me afano por todo, aunque estoy ausente de todo afán.

No vivo ni según los mandamientos ni según mi corazón.

Allí, millones de Indra y de innumerables semidioses tienen al cielo por morada.

No puedo decir cuán adorable es mi Señor. El ascetismo, el rosario, las virtudes y los vicios, nada de todo ello existe para Él.

La puerta está cerrada; pero el incienso está en el interior y nadie ve la cita.

No hay ahí ni cuerpo, ni espíritu.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

¿Cómo amar la verdad para lograr la iluminación espiritual? La verdad no es algo en el exterior a ser descubierto, es algo en el interior a ser conseguido.

El ser completo no es la acumulación de todo. Es imposible dividir en partes una existencia entera. Está siempre aquí y siempre funcionando. Esto es la iluminación.

La iluminación espiritual significa toda aniquilación consciente de uno mismo.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual.

La iluminación es simplemente ver las cosas como realmente son.

Practica el no hacer, ensalza lo humilde, corta el problema en su brote y siembra lo grande en lo pequeño para alcanzar la iluminación espiritual.

Alcanzar la iluminación sin ver la propia naturaleza es imposible.

Realmente no tienes idea de la iluminación hasta que realmente sucede, hasta que te toma el control, y eso es lo que sucede, te toma el control por completo.

Si tantos sabios se han esforzado tanto para lograr la iluminación espiritual, es porque es la mayor alegría que uno puede conseguir en la Tierra.

Si un pensamiento puede llegar a ti y salir de ti y tú puedes observarlo, entonces, este es el estado de la iluminación.

La iluminación es el entendimiento de que esto es todo, de que esto es perfecto, de que esto es. La iluminación no es un logro, es el entendimiento de que no hay nada que lograr; ningún lugar al que ir.

El conocimiento emplea la antorcha para mostrar el camino. La iluminación, es en si la misma antorcha.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

La iluminación o conocerse a uno mismo, en el nivel más profundo, es al mismo tiempo conocer a Dios; este… es el secreto más profundo del gnosticismo.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

No existe una diferencia fundamental entre la preparación para la muerte y la práctica de la muerte, y la práctica espiritual que conduce a la iluminación.

La Iluminación es un estado de energía inagotable y de espontaneidad absoluta, que se vuelcan continuamente en una acción creativa ininterrumpida.

Alcanzar la iluminación puede parecer imposible, pero la oportunidad de ayudarnos a nosotros mismos y desarrollar los principios que representa la práctica de Tara es algo que ya está al alcance de nuestra mano.

Comprender la existencia armoniosa del aquí y el ahora es la esencia del Dharma y la espiritualidad. El Dharma es un camino a La Iluminación Espiritual.

La Iluminación comprende esencialmente tres estados: un estado de Conocimiento Superior, un estado de Compasión y Amor Infinito y un estado de Energía Inagotable.

Si puedes ver las cosas desde tu estado mental original, puede decirse que has reconocido la esencia de la mente, lo cual equivale a la iluminación suprema.

La iluminación no se alcanza después de entender la verdad. Darse cuenta de la verdad es vivir, existir aquí y ahora.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

La comprensión trasmitida desde Buda hasta nuestro tiempo es que, cuando se comienza el zazén, hay iluminación, aun sin ninguna preparación.

No es la búsqueda de estados mayores y mayores de felicidad y dicha lo que conduce a la iluminación, sino el anhelo de la realidad y la insatisfacción rabiosa con vivir algo menos que una vida plenamente auténtica.

Todos los caminos de bondad conducen a la iluminación y al despertar

La iluminación y los seres sintientes es para todos aquellos que desean con sinceridad liberar de manera permanente a los seres sintientes del sufrimiento.

La iluminación y la metamorfosis, representan los objetivos del ser humano en su camino hacia el despertar y la conciencia de su función en el universo.

El impulso hacia la Iluminación, el impulso hacia algo más elevado y más allá de los confines del mundo es innato en todo ser vivo.

Cuando tomas conciencia de que todo lo que experimentas está en tu interior, esa vuelta a casa radical es la iluminación.

El único paso vital en tu camino hacia la iluminación es este: aprende a dejar de identificarte con tu mente. Cada vez que creas una brecha en el fluir de la mente, la luz de la conciencia se vuelve más fuerte.

Necesitamos iluminación, no solo individual, sino colectiva para salvar el planeta. Necesitamos despertarnos. Necesitamos practicar mindfulness si queremos tener un futuro, si queremos salvarnos a nosotros mismos y el planeta.

La iluminación es un fenómeno sorpresa, que abre en el ser humano la puerta a la grandeza divina y que viene acompañado de dos cambios sustanciales: el desmoronamiento del ego y la trascendencia del ser, del mundo finito a lo infinito.

La intención de hacer algo es de por sí la iluminación. Cuando sufrimos una dificultad o una desgracia, allí tenemos iluminación.

Solo hay una calamidad: la ignorancia. Y solo hay una solución: la iluminación.

Estás viviendo el comienzo del Siglo XXI del Cerebro y el Milenio de la Mente, en un mundo que se está transformando desde una relativamente «oscura noche del alma» hasta una era de conciencia, desarrollo e iluminación espiritual.

El fenómeno de la iluminación, del abandono del yo, no está causado por nada. No es necesaria causa alguna. No es el resultado de numerosas causas; no es un subproducto. Es un simple discernimiento.

La iluminación es cuando tu cuerpo está completamente en el sueño más profundo posible y tu consciencia está en la cima.

Al permanecer aquietado no se mira la mente como punto de referencia de quien eres. Lo que realmente eres no es ninguna idea de ignorancia o de iluminación.

El único método para abandonar nuestra ignorancia y disfrutar de la felicidad suprema de la iluminación es alcanzar la perfección de la sabiduría en general, y la perfección superior de la sabiduría en particular.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

A los discípulos se les dice que el deseo de iluminarse –el cual en realidad es el deseo de escapar del sufrimiento– es lo que los está previniendo de llegar a la iluminación.

Examinando temas que aparentemente son en extremo polémicos. Dentro del espíritu renovador de la página de LA iluminación de buscar la paz espiritual.

La comprensión del Zen para la iluminación no son prácticas que debes seguir. Es el punto de partida para experimentar continuamente el aquí y el ahora.

Cuando la mente de alguien que está feliz y cuyo cuerpo está calmado, está concentrada, aparece en él la concentración como factor de iluminación.

La mente es el mayor obstáculo a la iluminación espiritual, ella te utiliza inconscientemente, te identificas con ella, eres su esclavo.

Cultiva la concentración como factor de iluminación.

Una practica diaria diligente es iluminación.

La Iluminación es un estado de energía mental y espiritual inagotable e inconmensurable.