LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL AQUÍ Y EL AHORA
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR JAN ANGUITA

IMÁGENES DEL ESCRITOR JAN ANGUITA

FRASES COINCIDENTES

JAN ANGUITA

| FRASES | ESCRITOS |

Así que no busques afirmaciones superpositivas, busca simplemente pequeños pensamientos que te hagan sentir un poco mejor.

El procedimiento básico para trabajar con afirmaciones positivas es muy simple: detenernos un momento y buscar pensamientos que nos ayuden a mejorar nuestro estado emocional.

Lo que pasa es que no todas las afirmaciones positivas tienen este poder de hacernos sentir mejor.

Y el poder de las afirmaciones positivas se encuentra en su capacidad de mejorar nuestro estado emocional. Decir o pensar determinadas frases tiene la capacidad de hacernos sentir mejor.

El primer paso para aprovechar el poder de las afirmaciones positivas es entender bien de dónde sale su poder.

El gran obstáculo para la iluminación espiritual es que estamos funcionando en modo de supervivencia. Estamos programados para ello de forma natural.

Es mucho más efectivo ir poco a poco y elegir frases menos ambiciosas al principio. A la larga ganamos tiempo.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La palabra iluminación evoca la idea de un logro sobrehumano y el ego quiere conservar las cosas así, pero es simplemente el estado natural de sentir la unidad con el ser.

La iluminación nunca sucede. Está ahí; siempre esta ahi. La sadhana que haces es solo para ver que está ahí. No estás haciendo sadhana para construir la divinidad dentro de ti. Todo lo que construirás es solo ego.

El propósito de la iluminación es volvernos tan conscientes, a través de una participación decidida, comenzando realmente guiar activamente nuestro proceso evolutivo.

La experiencia de la iluminación proviene del esfuerzo sincero tanto del maestro como del discípulo.

El camino de la Iluminación es natural.

La Iluminación Espiritual es comprender que todo ES, como debe SER.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

El único paso vital en tu camino hacia la iluminación es este: aprende a dejar de identificarte con tu mente. Cada vez que creas una brecha en el fluir de la mente, la luz de la conciencia se vuelve más fuerte.

Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual.

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

La iluminación es el estado de paz que sucede cuando el flujo de pensamientos se calma.

El impulso hacia la Iluminación, el impulso hacia algo más elevado y más allá de los confines del mundo es innato en todo ser vivo.

Dirigir la atención al interior conduce a la liberación de los sentimientos ordinarios, y te permite llegar al trascendente reino de la suprema Iluminación.

La iluminación es entender que no hay adónde ir, nada que hacer, y nadie tiene que ser excepto exactamente quién estás siendo ahora.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

La iluminación es la intimidad con todas las cosas.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

La iluminación consiste en encender el arbol de navidad interior.

La iluminación se une a las energías colectivas útiles y centradas en el amor, lo bueno y lo verdadero.

La iluminación espiritual es la experiencia de lo divino.

La ilustración es la iluminación de la percepción cuando la luz del alma fluye y el hombre en su conciencia, puede percibir lo que antes estaba oscuro y oculto.

El Zen es la única religión del mundo que enseña la iluminación repentina. Dice que la iluminación no lleva tiempo; puede ocurrir en un momento.

La sabiduría de la Vida te está proporcionando la oportunidad para conducirte a la iluminación. No una iluminación futura, sino la que puede acontecer en ese preciso momento.

La iluminación es única y real, es el estado sagrado en perfecta sintonía con Dios y con la existencia.

Cultiva la concentración como factor de iluminación.

Percibir la naturaleza esencial y la Iluminación va más allá del tiempo.

Todos los caminos de bondad conducen a la iluminación y al despertar

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

Para alcanzar la iluminación suprema uno reconoce espontáneamente su propia naturaleza original, la esencia mental que no puede crearse ni eliminarse.

La mente trabaja en el pasado, por lo que solo puede usar el pasado, que es lo conocido, mientras que la iluminación es un estado en el que siempre estás en lo desconocido, por lo que no puedes pensar en ello.

La meditación es un modo de vida. No es una actividad; es tu ser mismo. Tiene que ser constante, tiene que ser continua; tiene que serlo. Debe transformarse en una continuidad cristalizada. Sólo entonces se produce la iluminación; nunca antes.

El ser que ha alcanzado un estado de iluminación permanente y manteniendo su alma completamente sumergida en la existencia, goza de la dicha eterna e imperecedera, libre ya de toda atadura a la acción.

Un pensamiento que se apegue a los objetos de los sentidos es la ignorancia, mientras que un pensamiento que nos libere del apego es la iluminación.

Estudiar los Cuerpos Sutiles del ser humano y el alma a través de la ciencia espiritual es esencial para el crecimiento y la iluminación espiritual.

La iluminación siempre es repentina: No hay un progreso gradual hacia ella, porque toda gradación es de la mente y la iluminación no es de la mente.

Aquellos que perfeccionan sus mentes en los Factores de Iluminación, sin ataduras, deleitándose en el abandono de la avidez, esos, libres de corrupción, esclarecidos, alcanzan el Nirvana incluso en este mundo.

Una gran duda acaba siendo una gran Iluminación, una pequeña duda acaba siendo una pequeña Iluminación, ninguna duda da como resultado ninguna Iluminación

Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad… lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.

La iluminación destruye todas las ficciones. Te deja la consciencia esencial de tu propio ser.

No existe una diferencia fundamental entre la preparación para la muerte y la práctica de la muerte, y la práctica espiritual que conduce a la iluminación.

Cuando la mente de alguien que está feliz y cuyo cuerpo está calmado, está concentrada, aparece en él la concentración como factor de iluminación.

Cuando este arrobamiento espiritual emerge en alguien que ya posee la energía, surge en el monje el arrobamiento como factor de iluminación.

Si mediten, pongan su conciencia en la quinta dimensión de su yo superior; recibirán discernimiento, elevación e iluminación.

El mayor obstáculo que hay que superar es la resistencia del ego. El ego está más que feliz de que tú persigas la iluminación y participes en todo tipo de prácticas espirituales.

El budismo tibetano reconoce que para alcanzar la iluminación se necesitan ambos aspectos, el femenino y el masculino; es decir, sabiduría y compasión, a los cuales nos referimos en algunas ocasiones como sabiduría y método.

La percepción clara y consciente del yo eterno es el único despertar o iluminación, es la única liberación ilusoria de una esclavitud ilusoria, es el despertar del sueño viviente.

Quizá la iluminación es similar a cuando un niño se da cuenta de que Santa Claus no existe y nunca lo hizo.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

Cuando el cuerpo y la mente del monje están calmados en el arrebatamiento, aparece en él la tranquilidad como factor de iluminación.