LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL PRESENTE ABSOLUTO
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR CARLOS SILVA

IMÁGENES DEL ESCRITOR CARLOS SILVA

FRASES COINCIDENTES

CARLOS SILVA

| FRASES | ESCRITOS |

El temor es un dardo envenenado por el pasado, que se localiza en el corazón, paralizándolo. El temor es el verdadero núcleo central de lo que llamamos «yo». El yo, ego, mí, es la única causa de todo lo indeseable.

Él yo es el único al que yo debo aprender a preguntar. Cuando el yo pregunta a sí mismo, no hay respuesta verbal. El darse cuenta y el preguntarse; el preguntarse y el darse cuenta de la pregunta, recibiéndola, es en sí la respuesta.

Toda acusación es la prueba de la culpabilidad del que acusa. Él yo se oculta acusando, proyectando su culpabilidad «afuera».

El temor amenaza con el dolor, dando simultáneamente placer. Así la víctima se entrega y se corrompe mas y mas.

El repetir incansablemente las acusaciones del miedo han desequilibrado la mente y el corazón.

El temor, que es el pasado, da la ilusión de protegernos del futuro.

El miedo se oculta amenazando y tratando de que no suceda lo que ya sucedió y está sucediendo. Caos y contracción sin fin.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La iluminación espiritual es una trascendencia más allá de la mente.

Hasta que alcancéis la iluminación el Maestro Espiritual es indispensable.

Al permanecer aquietado no se mira la mente como punto de referencia de quien eres. Lo que realmente eres no es ninguna idea de ignorancia o de iluminación.

Como para los niños Santa, no importa si la iluminación o la salvación que se ofrece son reales o no, siempre y cuando la creencia en ello sí lo sea.

Necesitamos iluminación, no solo individual, sino colectiva para salvar el planeta. Necesitamos despertarnos. Necesitamos practicar mindfulness si queremos tener un futuro, si queremos salvarnos a nosotros mismos y el planeta.

No es que menospreciemos la idea de lograr la iluminación, sino que lo más importante es el momento actual.

La intención última de Buda es conducir a todos los seres sintientes a la felicidad suprema de la iluminación mostrándoles el camino del amor supremo.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado. La intención de hacer algo es de por sí la iluminación.

Busca la iluminación y nuestra vida tendra un mejor sentido.

Con cuánta intensidad y cuántas veces hemos dicho «¡basta!». Ésta es la aspiración del Ser. Es la sed interior de regresar a la verdad, a nuestra verdadera dimensión. Es el reclamo a la iluminación, a ascender a un nivel más alto de conciencia.

Si puedes ver las cosas desde tu estado mental original, puede decirse que has reconocido la esencia de la mente, lo cual equivale a la iluminación suprema.

El ser completo no es la acumulación de todo. Es imposible dividir en partes una existencia entera. Está siempre aquí y siempre funcionando. Esto es la iluminación.

La iluminación será el comienzo, no el final. El comienzo de un proceso sin final en todas las dimensiones de la riqueza.

La iluminación espiritual es la experiencia de lo divino.

Hay cristales que son necesarios eliminar para poder ver la luz interior, prescindamos de ellos aquí y ahora para lograr la iluminación espiritual.

No hacemos a la ligera la idea de la iluminación, pero lo más importante es este momento, no hay algún día en el futuro. Tenemos que hacer nuestros esfuerzos ahora mismo. Esto es lo más importante para nuestra práctica.

La práctica-realización de la iluminación completa, es conciencia fundamental de la realidad más allá del dualismo. Es darse cuenta de la realidad y experimentar esa realidad.

Cultiva la concentración como factor de iluminación.

Cuando el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación.

Ve al origen dónde procede la luz interior. ¡Entra en el estado de la Iluminación! Conviértete en el amo de la consciencia misma.

En la práctica del zazen para la iluminación te conviertes en un charco de descanso, sin ondas algunas de deseo, sin ir alguna parte, sin ambición alguna.

El estado de Iluminación son cualidades humanas desarrolladas completa y perfectamente, en un grado que es difícil de imaginar.

Cada individuo debe hacer un esfuerzo para liberarse de la ignorancia y la falta de iluminación.

Ora a Dios con lágrimas en los ojos cuando quieras iluminación o te encuentras frente a cualquier duda o dificultad. El Señor eliminará todas vuestras impurezas, aplacará vuestra angustia mental y os dará iluminación.

Aunque la espiritualidad necesita incesantemente iluminación, no debe eludir la diversión de corazón de niño en el camino hacia su destino.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

Aquellos que perfeccionan sus mentes en los Factores de Iluminación, sin ataduras, deleitándose en el abandono de la avidez, esos, libres de corrupción, esclarecidos, alcanzan el Nirvana incluso en este mundo.

Realmente no tienes idea de la iluminación hasta que realmente sucede, hasta que te toma el control, y eso es lo que sucede, te toma el control por completo.

Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad… lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.

La Iluminación comprende esencialmente tres estados: un estado de Conocimiento Superior, un estado de Compasión y Amor Infinito y un estado de Energía Inagotable.

La iluminación espiritual es una constante invitación, a través de cada momento de nuestra vida, a abrazarnos tal como somos, con todas nuestras imperfecciones.

La comprensión del Zen para la iluminación no son prácticas que debes seguir. Es el punto de partida para experimentar continuamente el aquí y el ahora.

Cuando leí el nuevo reto de LA iluminación al colocar el tema de LA MEDITACIÓN para esta semana inmediatamente me acobardé. Ni modo tema muy complejo.

La iluminación es una condición en la que hemos llegado al final de esta relación con la experiencia humana dolorosamente centrada en el yo.

El impulso hacia la Iluminación, el impulso hacia algo más elevado y más allá de los confines del mundo es innato en todo ser vivo.

La iluminación no es un logro o una conquista, sino que consiste en regresar a casa.

La iluminación y la metamorfosis, representan los objetivos del ser humano en su camino hacia el despertar y la conciencia de su función en el universo.

La iluminación no es un estado especial de perfección reservado para seres de otra dimensión.

La iluminación siempre es repentina: No hay un progreso gradual hacia ella, porque toda gradación es de la mente y la iluminación no es de la mente.

Cuando la atención consciente es continua e inamovible, aparece en el monje, la atención consciente como factor de iluminación.

Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

Tu alma en la unidad viviente alcanza la verdadera iluminación; unidad con Dios.

Cultiva la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

Alineación es iluminación.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

La Iluminación Espiritual es desaparecer todo EGO, y toda preocupación.

Sin duda, sin duda la Iluminación no existe; cualquier dogma es una ilusión.

Los que entran en el camino con dianas y objetivos o tiene el apego a la idea de iluminación final o el despertar no puede avanzar.

Cuando tenemos el espíritu tradicional de marchar en pos de la verdad tal como es y practicamos nuestro camino sin abrazar ninguna idea egoísta, alcanzamos la iluminación en su verdadero sentido.

El Zen es la única religión del mundo que enseña la iluminación repentina. Dice que la iluminación no lleva tiempo; puede ocurrir en un momento.