LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

LA VERDAD TE HARÁ LIBRE
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR ALEJANDRO DUMAS

IMÁGENES DEL ESCRITOR ALEJANDRO DUMAS

FRASES COINCIDENTES

ALEJANDRO DUMAS

| FRASES | ESCRITOS |

Creemos, sobre todo porque es más fácil creer que dudar, y además porque la fe es la hermana de la esperanza y de la caridad.

Tan pesada es la cadena del matrimonio que necesita dos para llevarla, y a veces tres.

No hay amistad que se preocupe por un secreto escuchado.

Tan rápido es el vuelo de los sueños sobre las alas de la imaginación.

Si das la impresión de necesitar cualquier cosa no les darán nada; para hacer fortuna es preciso aparentar ser rico.

¡Aquel tiempo feliz en que éramos tan desgraciados!

Es deber aquello que exigimos de los demás.

Es verdad, he violado la historia, pero ha producido algunas crías hermosas.

Siempre tenemos prisa por ser felices…; porque cuando hemos sufrido durante mucho tiempo, tenemos grandes dificultades para creer en la buena fortuna.

¡La debilidad de nuestra naturaleza siempre es creernos mucho más infelices que aquellos que gimen a nuestro lado!

En los negocios no existen los amigos: no hay más que clientes.

El mayor delito es el suicidio, porque es el único que no da lugar al arrepentimiento.

La filosofía no se puede enseñar; es la aplicación de las ciencias a la verdad.

Hay dos formas de ver: con el cuerpo y con el alma. La vista del cuerpo a veces puede olvidar, pero el alma recuerda para siempre.

Una persona que duda de sí misma es como un hombre que se alista en las filas de sus enemigos y blande sus armas contra sí mismo. Hace de su fracaso una certeza porque él mismo es la primera persona en estar convencida de ello.

¿Cómo escapé? Con dificultad. ¿Cómo planeé este momento? Con placer.

Como regla general… las personas piden consejo solo para no seguirlo; o si lo siguen, para tener a alguien a quien culpar por haberlo dado.

Tu historia de vida es una novela; y las personas, aunque aman las novelas heridas entre dos cubiertas de papel amarillo, son extrañamente suspicaces hacia las que les llegan en papel vistoso.

Cuando comparas las tristezas de la vida real con los placeres de la imaginación, nunca quieres volver a vivir, sino para soñar para siempre.

El amor puro y la sospecha no pueden vivir juntos: en la puerta donde este entra, el otro hace su salida.

Porque hay dos tipos distintos de ideas: las que proceden de la cabeza y las que emanan del corazón.

Todas las generalizaciones son peligrosas, incluso ésta.

Somos hombres, y después de todo, es asunto nuestro arriesgar nuestras vidas.

Las mujeres nunca son tan fuertes como después de su derrota.

El amor inspira las más grandes hazañas e impide realizarlas.

La diferencia entre la traición y el patriotismo es solo cuestión de fechas.

Aprender no hace que uno aprenda: hay quienes tienen conocimiento y aquellos que tienen entendimiento. El primero requiere memoria y la segunda filosofía.

Todos para uno y uno para todos, si estamos divididos, caemos.

Por bien que se hable, cuando se habla demasiado, siempre se acaban diciendo tonterías.

La sabiduría humana se encierra por entero en estas dos palabras: ¡Confiar y esperar!

La juventud es una flor cuyo fruto es amor; feliz es él quien lo arranca después de verlo madurar lentamente.

Soy fuerte contra todo, excepto contra la muerte de aquellos a quienes amo». El que muere gana; el que ve a otros morir, pierde.

El tiempo solo se calcula por la felicidad o por el dolor.

Si Dios fuera condenado repentinamente a vivir la vida que ha infligido a los hombres, se mataría a Sí mismo.

Los amigos que hemos perdido no descansan bajo tierra… están enterrados en lo profundo de nuestros corazones. Así se ha ordenado que siempre nos acompañen.

La mujer es como una buena taza de café: la primera vez que se toma, no deja dormir.

El verdadero amor siempre mejora a un hombre, sin importar qué mujer lo inspire.

El odio es ciego; la ira te arrastra; y el que derrama venganza corre el riesgo de saborear una corriente amarga.

África comienza en los Pirineos.

La debilidad de nuestra naturaleza siempre es creernos mucho más infelices que aquellos que gimen a nuestro lado.

Para todos los males, hay dos remedios: el tiempo y el silencio.

Prefiero a los malvados en lugar de a los necios. Los malvados a veces se toman un descanso.

Si deseas descubrir a la persona culpable, primero descubre a quién le puede ser útil el crimen.

La felicidad es egocéntrica.

Lo más curioso que hay en la vida es el espectáculo de la muerte.

El hombre nace sin dientes, sin cabello y sin ilusiones. Y muere lo mismo: sin dientes, sin cabellos y sin ilusiones.

La vida es una tormenta, mi joven amigo. Disfrutarás de la luz del sol en un momento, serás destrozado en las rocas al siguiente. Lo que te hace un hombre es lo que haces cuando llega la tormenta.

Los desdichados y los miserables deben volverse primero hacia su Salvador, pero no le buscan hasta que se agota toda otra esperanza.

El trabajo de uno puede terminar algún día, pero la educación nunca.

En el amor, escribir es peligroso, sin mencionar que no tiene sentido.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

El inicio de la búsqueda de la iluminación es seguir los códigos y las prácticas de la religión. El final, es la rebelión hacia todos los códigos y todas las religiones.

La iluminación será el comienzo, no el final. El comienzo de un proceso sin final en todas las dimensiones de la riqueza.

La iluminación espiritual no puede ser dado, quitado ni perdido, por lo tanto no tenemos que convertirnos ni en maestros ni en discípulos.

El practicante espiritual está buscando consuelo, y para algunas personas la iluminación suena mucho como el consuelo final y total de todo.

El camino de la Iluminación es natural.

Si un hombre ha alcanzado la iluminación definitiva, ser uno con dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

Alcanzar la iluminación sin ver la propia naturaleza es imposible.

Un hombre común busca la libertad a través de la iluminación. Un hombre iluminado expresa la libertad a través de ser ordinario.

La Iluminación sólo se alcanza cuando la ignorancia se disuelve para siempre mediante la pureza de la vasta conciencia.

Practica el no hacer, ensalza lo humilde, corta el problema en su brote y siembra lo grande en lo pequeño para alcanzar la iluminación espiritual.

Es imposible buscar la iluminación o el nirvana más allá de la mente. Tu mente es el nirvana. Puedes pensar que encontrarás un buda o la iluminación más allá de la mente, pero ese sitio no existe.

Cuando estás sin pensamiento, hay no-mente. Lo puedes llamar la iluminación, lo puedes llamar samadhi, lo puedes llamar nirvana o lo que quieras.

Ve al origen dónde procede la luz interior. ¡Entra en el estado de la Iluminación! Conviértete en el amo de la consciencia misma.

Alcanzar la iluminación puede parecer imposible, pero la oportunidad de ayudarnos a nosotros mismos y desarrollar los principios que representa la práctica de Tara es algo que ya está al alcance de nuestra mano.

En la sinfonía de la iluminación no hay religión, ni credo, es segura, te mantiene libre, sin apegos, sin control, te conducen a la armonía interior.

Solo hay una calamidad: la ignorancia. Y solo hay una solución: la iluminación.

La Iluminación es un estado de visión Trascendental, libre de toda ignorancia y puntos de vista erróneo.

El Buda dejó claro que las mujeres como los hombres podían alcanzar la iluminación. Las admitió en la orden monástica de ese entonces como bhikkhunis.

Cuando permanece así, atentamente consciente, examinando e investigando el Dharma, aparece en el monje, la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

La iluminación espiritual es caminar en lo oscuro llevando consigo la luz, cambiando sin fijación, alcanzando la fuente de la unidad suprema para responder infinitamente.

El ser que ha alcanzado un estado de iluminación permanente y manteniendo su alma completamente sumergida en la existencia, goza de la dicha eterna e imperecedera, libre ya de toda atadura a la acción.

Como para los niños Santa, no importa si la iluminación o la salvación que se ofrece son reales o no, siempre y cuando la creencia en ello sí lo sea.

No te apegues a tu espiritualidad porque te estarás negando La iluminación.

No hay principio a la iluminación, no hay medio ni fin. Si todavía ves la iluminación como una experiencia, no es la iluminación.

La iluminación se une a las energías colectivas útiles y centradas en el amor, lo bueno y lo verdadero.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

La paz solo puede venir como una consecuencia natural de la iluminación universal y de la fusión de razas, y aún estamos lejos de esta dichosa realización.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

Despertar es salirnos del tiempo y del espacio, del pasado y del futuro, del lamento y la anticipación y de la búsqueda de diferentes estados y experiencias, incluso abandonar la búsqueda de la iluminación espiritual.

El Ideal de la Iluminación no es un ideal artificial, porque para el humano éste no es una imposición arbitraria externa, sino que corresponde con su propia naturaleza.

El ideal para todo el ser humano es la Iluminación, la Budeidad.

Cuando creemos firmemente en nuestro camino, hemos alcanzado ya la iluminación.

Ten el valor de utilizar tu propio razonamiento. Ese es el lema de la iluminación.

No hacemos a la ligera la idea de la iluminación, pero lo más importante es este momento, no hay algún día en el futuro. Tenemos que hacer nuestros esfuerzos ahora mismo. Esto es lo más importante para nuestra práctica.

Muchos caminos conducen a la iluminación, pero en el fondo sólo hay dos: la razón y la práctica.

El único método para abandonar nuestra ignorancia y disfrutar de la felicidad suprema de la iluminación es alcanzar la perfección de la sabiduría en general, y la perfección superior de la sabiduría en particular.

La Iluminación es libre de todas esas formas habituales de pensamientos parcializados, negativos, distorsionados y oscuros, libre de todo prejuicio y de todo tipo de condicionamiento mental.

Si puedes ver las cosas desde tu estado mental original, puede decirse que has reconocido la esencia de la mente, lo cual equivale a la iluminación suprema.

La iluminación no se alcanza después de entender la verdad. Darse cuenta de la verdad es vivir, existir aquí y ahora.

Realmente no tienes idea de la iluminación hasta que realmente sucede, hasta que te toma el control, y eso es lo que sucede, te toma el control por completo.

La liberación, iluminación o despertar no es otra cosa que intuir el innombrable estado de potencialidad total previo a la llegada de la consciencia.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

La iluminación espiritual es el estado extático donde la risa es todo lo que queda.

Amigos, hasta que alcancéis la iluminación el Maestro Espiritual es indispensable; por lo tanto, confiad siempre en vuestro sagrado Guía Espiritual.

El conocimiento emplea la antorcha para mostrar el camino. La iluminación, es en si la misma antorcha.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado.

Iluminación es descubrir la verdad que llevamos dentro.

La iluminación es el final de la relación dolorosamente centrada en el yo.