EL SACERDOTE TESTARUDO

12/04/2018

Cuando el sacerdote se ahogó y fue al cielo, lo primero que hizo fue quejarse ante Dios: Yo confiaba en ti. Por qué no hiciste nada por salvarme.

El sacerdote testarudo - Escrito por Anthony de Mello

EL SACERDOTE

Los que rezan son testarudos ante la realidad.

Se hallaba un sacerdote sentado en su escritorio, junto a la ventana, preparando un sermón sobre la Providencia. De pronto oyó algo que le pareció una explosión, y a continuación vio cómo la gente corría enloquecida de un lado para otro, y supo que había reventado una presa, que el río se había desbordado y que la gente estaba siendo evacuada.

El sacerdote comprobó que el agua había alcanzado ya a la calle en la que él vivía, y tuvo cierta dificultad en evitar dejarse dominar por el pánico. Pero consiguió decirse a sí mismo: “Aquí estoy yo, preparando un sermón sobre la Providencia, y se me ofrece la oportunidad de practicar lo que predico. No debo huir con los demás, sino quedarme aquí y confiar en que la providencia de Dios me ha de salvar”.

Cuando el agua llegaba ya a la altura de su ventana, pasó por allí una barca llena de gente. “¡Salte adentro, Padre!”, le gritaron. “No, hijos míos”, respondió el sacerdote lleno de confianza, yo confío en que me salve la providencia de Dios”.

El sacerdote subió al tejado y, cuando el agua llegó hasta allí, pasó otra barca llena de gente que volvió a animar encarecidamente al sacerdote a que subiera. Pero él volvió a negarse. Entonces se encaramó a lo alto del campanario. Y cuando el agua le llegaba ya a las rodillas, llegó un agente de policía a rescatarlo con una motora. “Muchas gracias, agente, le dijo el sacerdote sonriendo tranquilamente, Pero ya sabe usted que yo confío en Dios, que nunca habrá de defraudarme”.

Cuando el sacerdote se ahogó y fue al cielo, lo primero que hizo fue quejarse ante Dios: “¡Yo confiaba en tí! ¿Por qué no hiciste nada por salvarme?”. Bueno, le dijo Dios, “La verdad es que envié tres botes ¿no lo recuerdas?”

REZAR

Una vez, le preguntó un rabino a un discípulo qué era lo que le molestaba.

Mi pobreza, le respondió. Vivo tan miserablemente que apenas puedo estudiar ni rezar.

En los tiempos que corren, le dijo el rabino, la mejor oración y el mejor estudio consisten en aceptar la vida tal como viene.

RECOMENDADOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - ANTHONY DE MELLO

26/04/2020



CRECIMIENTO INTERIOR CON CUENTOS Y MORALEJAS

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

Excelentes enseñanzas de crecimiento interior de diversos cuentos que terminan con una frase tipo moraleja, al el estilo inconfundible de Anthony de Mello.

RELATOS   -   MORALEJAS

GRAFICAS LA ILUMINACION - TAO

18/12/2019



MORALEJAS Y SABIDURÍA DEL TAO

TAO

FRASES TAO

Cuentos con moralejas y sabiduría del Tao. Es lo preferido por los que están interesados en ir profundizando en el Tao. Veamos tres buenos relatos.

MORALEJAS   -   TAO

GRAFICAS LA ILUMINACION - ANTHONY DE MELLO

20/11/2019



4 MORALEJAS SABIAS

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

Cuatro valiosas moralejas sabias que dejan estas pequeñas historias: El rabino y sus discípulos, El psiquiatra, Las piedritas y La mujer devota.

MORALEJAS   -   CUENTOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - LIE

02/11/2019



MORALEJAS CON SABIDURÍA Y HUMOR

LIE

FRASES LIE

7 cuentos con moraleja y uno más que los hará reír. La virtud del cuento, es la sutil sabiduría y su fino humor encerrado en el mensaje transmitido.

RELATOS   -   MORALEJAS

GRAFICAS LA ILUMINACION - BUDA

27/06/2018



UNAS BUENAS MORALEJAS

BUDA

FRASES BUDA

Cinco verdades o enseñanzas dharma nos proveen la estructura que orienta hacia una vida plena de sentido. Estas verdades siempre son válidas.

MORALEJAS   -   CUENTOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - BUDA

25/06/2018



CINCO MORALEJAS DEL BUDISMO

BUDA

FRASES BUDA

Encarnando estas cinco verdades a través de la meditación y la ejercitación, podremos acceder a la profundidad que tanto anhelamos. La iluminación.

MORALEJAS   -   CUENTOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - JBN

03/05/2018



MORALEJAS LIGERAS

JBN

FRASES JBN

Se decía que un santo, cada vez que salía de su casa para ir a cumplir sus deberes religiosos, solía decir: Ahora te dejo, Señor. Me voy a la iglesia.

MORALEJAS   -   CUENTOS