LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

ALEJANDRO MAGNO Y LA BOTELLA DE AGUA

FRASES Y CITAS THOMAS CLEARY

CITAS Y PENSAMIENTOS THOMAS CLEARY

CITAS Y PENSAMIENTOS THOMAS CLEARY

RESULTADOS PARA THOMAS CLEARY

THOMAS CLEARY

| FRASES | ESCRITOS |

Sé sencillo. Deja a un lado toda artificialidad. Siempre estamos buscándonos obsesivamente en los demás. Éste es un grave error.

Si careces de confianza en ti mismo te aferrarás a las cosas externas, quedarás a merced de los objetos y perderás tu libertad.

Si crees que la enseñanza del Zen es incomprensible, estarías ciego si te mantuvieras toda tu vida en una actitud tan contraria a la evidencia.

El movimiento y la quietud son dos estados. El maestro Zen, que no depende de nada, utiliza a su antojo tanto el movimiento como la quietud.

Una gran duda acaba siendo una gran Iluminación, una pequeña duda acaba siendo una pequeña Iluminación, ninguna duda da como resultado ninguna Iluminación

La Iluminación sólo se alcanza cuando la ignorancia se disuelve para siempre mediante la pureza de la vasta conciencia.

Los genuinos aspirantes a la auténtica Iluminación deberían primero interrogarse a sí mismos, para de ese modo descubrir su inherente luz espiritual.

El zen es la base para alcanzar la Iluminación y ejercer la maestría.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

Si todavía no has llegado al estado de la auténtica Iluminación, debes saber que cualquier teoría referente a dirigir la atención al interior; o sobre la introspección, es engañarse a sí mismo.

Dirigir la atención al interior conduce a la liberación de los sentimientos ordinarios, y te permite llegar al trascendente reino de la suprema Iluminación.

La insuperable y sublime Iluminación es, en esencia, inherente a cualquier persona.

Sin duda, sin duda la Iluminación no existe; cualquier dogma es una ilusión.

Cuando permaneces sumergido en lo ilusorio, no percibes con claridad el contenido de la Iluminación.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

La mente no puede ser transmitida, es sólo uno mismo quien puede experimentarla y comprenderla.

Cuando un ciego conduce a muchos otros ciegos, se conducen entre sí hacia un pozo de fuego.

El ámbito de su conocimiento son doctrinas que tienen como característica la meditación; en la acción, se alejan de la Iluminación y se confunden al hundirse en el polvo, quedando atrapados en él, incapaces de liberarse.

No tengas la arrogancia de pretender que buscas la Iluminación; la Iluminación no puede verse.

Percibir la naturaleza esencial y la Iluminación va más allá del tiempo.

El Zen es inaprensible, puede dar vida a la gente, pero también puede arrebatársela.

El camino de la Iluminación es natural.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

La existencia condicional es el asiento de la Iluminación, siempre que conozcas cómo es en realidad.

La Iluminación no puede alcanzarse llevando a cabo mecánicamente unos sistemas de prácticas fijos.

La Iluminación no puede alcanzarse simplemente a través de un dogma.