La iluminación espiritual

Frases Simone Weil

Citas Simone Weil


Nada es mas difícil de conocer que la desgracia; siempre es un misterio.

La obediencia a un hombre cuya autoridad no esta alumbrada con legitimidad es una pesadilla.

Todos los pecados son intentos de llenar vacíos.

El humanismo y lo que del mismo se desprende no es un regreso a la antigüedad, sino un desarrollo de venenos anteriores al cristianismo.

La gruesa bestia tiene como fin la existencia. Yo soy el que soy. Ella también lo dice. Le basta con existir, pero no puede concebir ni admitir que otra cosa exista. Siempre es totalitaria.

Desear la amistad es un gran error. La amistad debe ser un goce gratuito, como los que proporcionan el arte o la vida.

De acuerdo al testimonio del mayor matemático de nuestro siglo, la matemática no es mas que un lenguaje cómodo.

Ser inocente es soportar el peso del universo entero. Es arrojar el contrapeso.

El único obstáculo para la idolatría del totalitarismo consiste en una vida espiritual autentica.

El pecado contra el Espíritu consiste en conocer algo como bueno y odiarlo en cuanto bueno.

En todo aquello que nos provoca una autentica y pura sensación de lo bello existe realmente presencia de Dios. Hay como una especie de encarnación de Dios en el mundo, cuya marca es la belleza.

Dios y la creación son uno, Dios y la creación están infinitamente distantes; esta contradicción fundamental se refleja en la contradicción que existe entre lo que es necesario y el bien. Sentir la distancia, esta separación, es crucifixión.

Lo que un país llama sus intereses vitales no son las cosas que hacen posible la vida de sus ciudadanos, sino las que le capacitan para la guerra. Como el petróleo.

El movimiento descendente, espejo de la gracia, es la esencia de toda música.

El tiempo nos conduce —siempre— adonde no queremos ir. Amemos el tiempo.

El espíritu de justicia no es mas que la flor suprema y perfecta de la locura de amor.

Es dudoso que se pueda remediar esta lepra que nos mata sin antes suprimir los partidos políticos.

El amor no es consuelo. Es luz.

La atención absolutamente pura y sin mezcla es oración.

El hombre es esclavo en la medida en que entre la acción y su efecto, entre su esfuerzo y la obra, se encuentra interpuesta la intervención de voluntades ajenas.

Toda obra de arte tiene un autor, pero cuando es perfecta, sin embargo, tiene algo de anónima. Imita el anonimato del arte divino. La belleza del mundo, por ejemplo, es muestra de un Dios a la vez personal e impersonal, y ni lo uno ni lo otro.

La desdicha encierra la verdad de nuestra condición.

Matar con el pensamiento todo cuanto se ama: única manera de morir.

Dinero, maquinización, algebra. Los tres monstruos de la civilización actual. Analogía perfecta.

El deseo es un anhelo del pensamiento hacia el porvenir.

De todos los seres humanos, solo reconocemos la existencia de aquellos a los que amamos.

Amar a un extraño como a si mismo entraña como contrapartida: amarse a si mismo como a un extraño.

Los locos son los únicos personajes que dicen la verdad.

Para comprender como la atención se transforma en luz y amor, no trates de interpretar los objetos, simplemente obsérvalos hasta que brote de ellos la luz.

El infierno es superficial. El infierno es una nada que tiene la pretensión y produce la ilusión de que existe.

Un método para comprender las imágenes, los símbolos, etc. No tratar de interpretarlos, sino simplemente mirarlos hasta que brote de ellos la luz.

Todo crimen es una transferencia del mal de aquel que actúa sobre aquel que padece.

En la fabrica recibí para siempre la marca de la esclavitud.

La esperanza de revolución es siempre un estupefaciente.

La política me parece una broma siniestra.

El espejismo constante de la Revolución consiste en creer que si a las victimas de la fuerza, que son inocentes de las violencias que se producen, se les pone en las manos esa misma fuerza, la utilizaran justamente.

Solo lo infinito limita lo ilimitado.

La grandeza del hombre esta siempre en el hecho de recrear su vida. Recrear lo que le ha sido dado. Fraguar aquello mismo que padece. Con el trabajo produce su propia existencia natural.

Cuando uno intenta acabar con la duda, aparece la tiranía.

Observa sin interpretar y la luz de la verdad brotara hacia ti.

Amar la verdad supone soportar la vida, y por consiguiente aceptar la muerte. La verdad esta al lado de la muerte.

La creación: el bien hecho trozos y esparcido a través del mal.

Cuando se ha pecado por injusticia, no basta sufrir justamente, hay que sufrir la injusticia.

El avaro, por ansia de su tesoro, se priva de el.

únicamente las cosas relativas a la inspiración se nutren de plazos. Las relativas al deber natural, a la voluntad, no sufren dilación.

El mal es ilimitado, pero no infinito.

La relación pertenece al espíritu solitario. Ninguna muchedumbre concibe la relación.

La belleza seduce a la carne con el fin de obtener permiso para pasar al alma.

[1/3]