Frases Sendero

Citas Sendero


Aquel cuya sabiduría es profunda, que posee la Visión Cabal, adiestrado en conocer cual es el sendero correcto y cual el equivocado, que ha alcanzado el final mas elevado, a ese llamo yo noble.

Todos los fenómenos condicionados son impersonales. Cuando uno comprende esto con sabiduría, entonces uno se hastía de tal insatisfactoriedad. este es el Sendero de la purificación.

La vigilancia y la lucidez son los senderos de la inmortalidad. Los que vigilan no mueren. La negligencia es el sendero de la muerte. Los negligentes son como si ya estuvieran muertos.

Todos los fenómenos condicionados son permanentes. Cuando uno comprende esto con sabiduría, entonces uno se hastía de tal insatisfactoriedad. este es el Sendero de la purificación.

Todos los fenómenos condicionados están sujetos al sufrimiento. Cuando uno comprende esto con sabiduría, se hastía de tal insatisfactoriedad. Este es el Sendero de la purificación.

La diferencia entre vivir desde el alma y vivir solo desde el ego radica en tres cosas: la habilidad de percibir y aprender nuevas maneras, la tenacidad de atravesar senderos turbulentos y la paciencia de aprender el amor profundo con el tiempo.

Solo a través del Sendero del amor y la compasión se puede lograr la comunión con Dios.

La verdad de nuestro propio ser real puede descubrirse en el sendero de la vida cotidiana. Lo común y Dios no son cosas distintas.

El que no se esfuerza cuando es el memento de esforzarse; el que, aun joven y fuerte, es indolente; el que es bajo en mente y pensamiento, y perezoso, ese vago jamás encuentra el Sendero hacia la sabiduría.

La vigilancia es el sendero hacia la inmortalidad, la negligencia es el camino hacia la muerte. Aquellos que permanecen vigilantes nunca mueren, los negligentes son como si ya estuvieran muertos.

La no-dualidad es el camino, el destino y la no diferenciación entre el sendero y la iluminación.

Calidez, para que en nuestro nuevo sendero no existan las irracionalidades que nos llevaron a confundir valor y precio e invisibilidad a la autentica naturaleza de las cosas.

No puedes recorrer el sendero antes que el sendero seas tu mismo.

En el camino de la vida podrás transitar por el sendero de la sabiduría. Si de el sales convencido de no saber nada, es que has aprendido mucho.

Todas sus propuestas son proclamas vivas que develan que el sendero de la paz es posible cuando abrimos el corazón y expresamos un amor comprometido y efectivo.

Sutil es el sendero del amor. No hay en el preguntas ni silencios; toda criatura se aniquila a sus pies, se hunde en el gozo de buscarlo a El, se sumerge en las profundidades de su amor como el pez en el agua.

Me acucia, caro amigo, encontrar a mi Bien amado. Mi juventud ha florecido y el dolor de verme separada de el me oprime el seno. Yerro sin rumbo por los senderos del saber, aunque he recibido noticias Suyas a través de esos senderos.

Ese mundo es la ciudad de la Verdad; el laberinto de sus senderos fascina el corazón.

No se llega al alba sino por el sendero de la noche.

Los recuerdos son un traspié en el sendero de la esperanza.

Si te purificas una y otra vez. Entonces, llegado el momento, cuando la muerte se aproxime no sabrás de la desesperación. Si de antemano te has acostumbrado a este Sendero, entonces en el momento de la muerte estarás lleno de dichosa confianza.

Desde tiempos antiguos, el valor y el conocimiento han sido los dos pilares del Sendero: a través de la virtud del entrenamiento, ilumina tu cuerpo y tu espíritu.

Para poder iluminar el Sendero es necesario estar preparado para recibir el noventa y nueve por ciento del ataque enemigo y enfrentar el rostro de la muerte.

Todos y cada uno de los maestros, sin importar época o lugar, recibieron la llamada y alcanzaron la armonía con el cielo y la tierra. Hay muchos senderos que llevan a la cima del monte Fui, pero hay una sola cumbre: el Amor.

Practica el Arte de la Paz con sinceridad, y los malos pensamientos y malas acciones desaparecerán naturalmente. El único deseo que debe permanecer es la sed por capacitarse cada vez mas en el sendero.

El sendero de la paz es extremadamente vasto: refleja el propósito de ambos mundos, el manifiesto y el oculto. El guerrero es el templo viviente de lo divino, el que esta al servicio de ese propósito.

Si concibes el Arte de la Paz, este difícil sendero, tal como es, abarca el circulo del cielo.

Alberga y refina el espíritu del guerrero mientras prestas tu servicio en el mundo; ilumina el sendero de acuerdo a tu luz interior.

Finalmente, debes olvidar las técnicas. Cuanto mas groseras menos enseñanzas hay. El gran sendero verdaderamente es un No Sendero.

El mejor sendero para ti es renunciar al deseo y trabajar con desapego.

El tiempo es solo una idea. Solo existe la realidad. El tiempo no importa en lo que atañe al sendero del conocimiento.

El celibato no es necesario para el sendero de la sabiduría. Casado o no, un hombre puede realizar al Yo, porque este esta aquí y ahora, y es único.

Estar despierto es estar en reposo, solo la paz interior y la serenidad, pueden dar la luz que todo lo ve, la que ilumina nuestro sendero.

Sabía usted que los acontecimientos sincronizados son una señal de que nos hallamos recorriendo el sendero adecuado y que somos participes de una red cósmica interconectada.

Sabía usted que así aplicando los conocimientos aprendidos cada día de manera sabia, realizaremos nuestro verdadero propósito y caminaremos por el sendero correcto.

No desperdicies tiempo calculando y angustiándote para saber si estas progresando o no en el sendero espiritual. El juzgar el progreso de uno mismo es vanidad. Ten fe en la gracia de tu maestro y de tu Ideal.

Pero pocos son los que recorren el sendero iluminado por el sol; Solo los puros de alma pueden caminar en la luz.

La pasión es el entusiasmo de estar en el sendero correcto.

Hace más de 2.000 años, en el mismo período en el cual los cristianos decían “Oh Señor, no me concedas ni pobreza ni riqueza” (Proverbios 30:8), los taoístas señalaban que “aquel que sabe lo que es suficiente, es rico” (Lao Tsé); Platón y Aristóteles proclamaban la importancia en la sociedad del “hombre de oro”, cuyo sendero en la vida no tenía excesos ni carencias; y los budistas promovían “el sendero medio” entre la pobreza y la acumulación sin sentido. Claramente, la vida simple no es una invención social nueva. Lo que es nuevo son los cambios radicales, tanto ecológicos, tecnológicos y sociales como psicoespirituales de las circunstancias del mundo actual.

La entrada en la secta conducirá al neófito por una especie de sendero iniciático cuyo anzuelo suele ser algún curso orientado a perseguir el mejoramiento personal o la realización espiritual.