LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

EL PRIMER PASO HACIA EL AMOR

FRASES Y CITAS SANGHARAKSHITA

CITAS Y PENSAMIENTOS SANGHARAKSHITA

CITAS Y PENSAMIENTOS SANGHARAKSHITA

RESULTADOS PARA SANGHARAKSHITA

SANGHARAKSHITA

| FRASES | ESCRITOS |

Es un estado de Amor-Compasión intenso profundo y desbordado, a veces comparado con el amor de madre por su propio único hijo.

Es el Ideal Natural para el hombre, es lo único que puede darle plena satisfacción, lo único que puede hacerlo completamente feliz.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

Aunque hayamos logrado obtener y conservar el éxito y las riquezas, que nos proporcionan placer, todavía nos quedará un rincón vacío en nuestros corazones, que sólo se llenará cuando logremos alcanzar el estado de Iluminación.

El estado de Iluminación son cualidades humanas desarrolladas completa y perfectamente, en un grado que es difícil de imaginar.

El ideal de la Iluminación es «El Ideal» natural para el ser humano, porque éste corresponde tanto a su naturaleza intrínseca como a sus necesidades más profundas.

El Ideal de la Iluminación no es un ideal artificial, porque para el humano éste no es una imposición arbitraria externa, sino que corresponde con su propia naturaleza.

Cuando en el budismo hablamos de la Iluminación, nos referimos a este estado de Conocimiento Superior, Amor, Compasión y Energía.

La Iluminación es un estado de perfecta libertad, ausente de toda clase de limitación subjetiva.

La Iluminación es un estado de energía inagotable y de espontaneidad absoluta, que se vuelcan continuamente en una acción creativa ininterrumpida.

La Iluminación es un estado de energía mental y espiritual inagotable e inconmensurable.

El corazón de la persona Iluminada está lleno de compasión infinita.

La Iluminación es libre de todas esas formas habituales de pensamientos parcializados, negativos, distorsionados y oscuros, libre de todo prejuicio y de todo tipo de condicionamiento mental.

La Iluminación es un estado de visión Trascendental, libre de toda ignorancia y puntos de vista erróneo.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

La Iluminación es un estado de conciencia clara y pura, un estado de Visión Espiritual directa, un estado de Conocimiento Superior.

La Iluminación comprende esencialmente tres estados: un estado de Conocimiento Superior, un estado de Compasión y Amor Infinito y un estado de Energía Inagotable.

El ideal para todo el ser humano es la Iluminación, la Budeidad.

La Iluminación Humana es el objetivo principal del budismo, de hecho su preocupación central; es el aspecto más básico y fundamental, tanto en la teoría como en la práctica.

Nuestra propia naturaleza es en su esencia pura. Puede quedarse durante la mayor parte de la vida ocultada por varios tipos de pasiones, ignorancia, enfados, prejuicios, etc., pero en cuanto quitemos estas manchas, brilla de nuevo con todo su esplendor.

Una persona religiosa es una que pone las experiencias religiosas en el centro de su existencia. La sabiduría no es suficiente: hace falta la compasión también.

El organismo humano posee una tendencia natural a crecer, de modo biológico, psicológico e incluso espiritual. La naturaleza de la vida es el crecer.

El mundo entero está en llamas. El mundo entero arde. Arde con el fuego del querer y del deseo neurótico. Arde con el fuego de la rabia, del odio y de la agresión. Arde con el fuego del error, del engaño y de la falta de consciencia.

Dar el Dharma es compartir tu comprensión de la verdad. Por último, se da uno a sí mismo en las relaciones con los demás.

Desarrollar cualidades espirituales por medio de la práctica de las seis paramitas. Paramita se traduce por disciplina para el logro de la Iluminación.

El impulso por el desarrollo espiritual existe en potencia en todos los seres.

El impulso hacia la Iluminación, el impulso hacia algo más elevado y más allá de los confines del mundo es innato en todo ser vivo.

Buda no nació siendo un hombre extraordinario, alcanzó la iluminación como resultado de su propio esfuerzo, desarrollando al máximo su potencial, que tan solo era una semilla.

Este ideal ha de ser un ideal natural, no uno artificial; debe encontrarse implícito en su propia naturaleza, en las profundidades mismas del ser.

Los eruditos cristianos sostienen que aunque el Buda haya sido tan solo un hombre ordinario, sus seguidores lo convirtieron en un Dios.

El verdadero revolucionario no se deja llevar por los juegos de los demás: incluyendo el juego de violencia.

El Buda consideró que la creencia de un Dios personal era un obstáculo para la vida espiritual.

El Buda es una categoría de ser entre Dios y el hombre, y al mismo tiempo superior a ambos.

El Buda es venerado no como Dios, sino como maestro, como Ser Ejemplar, y como Guía.

Morir es tan sólo una coma en el libro de la vida.