LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

ALEJANDRO MAGNO Y LA BOTELLA DE AGUA

FRASES Y CITAS MARIANELA GARCET

CITAS Y PENSAMIENTOS MARIANELA GARCET

CITAS Y PENSAMIENTOS MARIANELA GARCET

RESULTADOS PARA MARIANELA GARCET

MARIANELA GARCET

| FRASES | ESCRITOS |

Lo difícil es comprender por qué si en una vida hemos atravesado por muchos sufrimientos y penurias, luego vengamos a otra a seguir penando, si supuestamente nuestras almas son sabias y deberían evitar tanto sufrimiento una y otra vez.

Somos espíritu, y el espíritu no tiene edad, ni tiempo, ni espacios, no tiene forma, no tiene sexo, solo Es, y existe en el ahora, pero también existe en el ayer, en los múltiples pasados, en todas las experiencias vividas.

Resulta razonable esperar que un estilo de vida perpetuado como un hábito durante tres o cuatro encarnaciones, exija a los psicólogos de cuatro a cinco años de tratamiento antes de empezar a ver con cierta claridad.

Cada uno de los peldaños dejados atrás es una encarnación pasada, y en cada vida que vivimos nos vamos asegurando que la estructura de la escalera que está bajo nosotros sea firme y sólida.

La meta es poder llegar a fundirte con tu Ser Superior, es encarnar en tu cuerpo físico ese nivel de vibración y de conciencia para manifestarlo dentro de este plano tridimensional.

Reencarnar, significa volver a encarnar; o sea volver a tener un cuerpo de carne, aunque en verdad no es solo este cuerpo, sino es volver a animar los cuerpos inferiores o lunares.

Aquellos talentos naturales que uno posee sin necesidad de que nadie se los haya enseñado suelen ser cosas que uno ha ido elaborando antes de la encarnación actual.

El alma expande continuamente su consciencia a través de su experiencia, hasta que finalmente ya no tiene la menor necesidad de reencarnar en un cuerpo físico.

Todo lo que se tiene que hacer en cada encarnación es encontrarse con uno mismo, hágase lo que se haga, váyase adonde se vaya, piénsese lo que se piense.

Si pudieras verte en una encarnación anterior, con otro cuerpo, con otra ropa, en otro lugar, verías que eres la misma persona.

La reencarnación no te ayudará si en la próxima encarnación sigues sin saber quién eres.