La iluminación espiritual

Frases Ken Wilber

Citas Ken Wilber


Tengo una regla importante: todos tienen razón. Mas específicamente, todos, incluido yo, tenemos algunas piezas importantes de la verdad, y todas esas piezas deben ser honradas, apreciadas e incluidas en un abrazo mas amable, espacioso y compasivo.

El ego no es un verdadero sujeto. El ego no es mas que otro objeto.

El cuadrante exterior colectivo, seria la sociedad en la que estamos inmersos todos.

El ego ya no es tu enemigo, no es una obstrucción para el espíritu. El ego es tu mejor escape, te saca de tu naturaleza inconsciente.

Los limites son ilusiones, productos no de la realidad, sino de la forma en que mapeamos y editamos la realidad. Y aunque esta bien trazar el mapa del territorio, es fatal confundir a los dos.

Si el alma quiere conocer a Dios, no puede hacerlo en el tiempo. Mientras el alma este consciente del tiempo, el espacio o cualquier otro objeto, no puede conocer a Dios.

La persona mas desarrollada es aquella que puede ponerse en el lugar del mayor número de personas.

Sea inocente o arrogante, sagrada o profana, la ignorancia destruye la biosfera.

Pero, sea inocente o arrogante, sagrada o profana, la ignorancia es la ignorancia y toda ignorancia destruye la biosfera.

El cuadrante exterior individual, contiene todo aquello que se ve de nosotros en el exterior, por tanto, que proyectamos y que hacemos.

Esa especie de paracaidista que contempla el mundo desde fuera esta hundido hasta el cuello en contextos y sustratos que determinan el alcance de su visión.

El espíritu no es un estadio particular ni una ideología concreta; ni un dios o una diosa, sino la totalidad del proceso infinito de desarrollo.

El Nosotros es el interior colectivo, la cultura que nos une.

Hombre, la mascara de Dios.

Las creencias son para el dominio mental, la espiritualidad para el dominio transmontar.

Este mundo no es un pecado. El pecado es olvidar que este mundo es el resplandor y la bondad del espíritu.

Trascender el ego es poder incluirlo profundamente. El ego se incluye en el alma, después en el testigo o yo superior.

La belleza de la practica es que nos transforma para que superemos nuestras intenciones originales y sigamos adelante. Nuestras motivaciones para practicar evolucionan a medida que maduramos.

Este momento presente, ya que no conoce el pasado ni el futuro, es en si mismo atemporal, y lo que es intemporal es Eterno. Por lo tanto, la vida eterna pertenece a aquellos que viven en el presente.

La belleza de la practica es que nos transforma para que superemos nuestras intenciones originales y sigamos adelante. Nuestras motivaciones para practicar evolucionan a medida que crecemos.

El verdadero amor te llevara mas allá de ti mismo; y, por lo tanto, el amor real te devastara.

El cuadrante interior colectivo, contiene todo aquello que comparto con mis grupos de referencia y pertenencia.

Las creencias explican los misterios de forma mítica, no de la forma de la experiencia directa.

El momento de descenso y descubrimiento empieza en cuanto uno se siente conscientemente insatisfecho con la vida.

El Yo es el interior individual, donde reside la voluntad.

La aventura del despertar se encuentra entre los dramas humanos mas universales.

Convertirse en líder es lo mismo que convertirse en un ser humano totalmente integrado.

Todo sucede como si de un modo deliberado nos estuviéramos pellizcando dolorosamente a nosotros mismos y pretendiéramos, al mismo tiempo, que no es así.

Las creencias son muy adecuadas en el dominio mental, pero no olvide que la espiritualidad solo tiene que ver solo con el dominio transmontar.

El Ello es el exterior individual, donde se dirige el comportamiento.

La aventura del despertar es uno de los dramas humanos mas universales.

El cuadrante interior individual, contiene todo aquello que hace referencia a nuestro mundo interior y que no es visto desde fuera.

Conciencia creciente = complejidad creciente.

Convertirse en un líder es lo mismo que convertirse en un ser humano completamente integrado.

La eternidad no es un tiempo eterno, sino el presente real, imperturbable e indestructible. El presente es lo único que no tiene fin.

El despertar espiritual o hacerse consciente es un camino que cuando se inicia no tiene ni fin ni retorno. Una vez lo iniciamos, no hay vuelta atrás.

Entre los estímulos de la vida y nuestras respuestas habituales existe la elección.

El Ellos es el exterior colectivo, lo social.